Qué hacer cuando tu pareja sufre una depresión

La enfermedad es un problema más complejo de lo que parece a priori

pareja muy triste
Qué hacer cuando tu pareja sufre una depresión. Juanmonino / Getty Images

La depresión puede causar graves problemas en el ámbito de la pareja y el matrimonio. Cuando cualquier persona recibe la noticia de que a su cónyuge le han diagnosticado una depresión, tratará por todos los medios de ayudarla, pero lo más seguro es que se dé cuenta de que se trata de un problema mucho más complejo de lo que parece a priori.

Convivir con una persona deprimida resulta difícil. Cuando alguien sufre una alteración anímica cambia de forma radical, por lo que la relación con esta persona se verá alterada por completo.

Incluso puede correr el riesgo de romperse, si no se toman las necesarias precauciones.

Problemas de comunicación

Los expertos suelen afirmar que la pareja se basa sobre todo en la comunicación. Pero ésta no fluye de la forma habitual cuando uno de los miembros de la misma sufre una depresión. Esto viene a ser un grave problema que dificulta la organización diaria, la solución de problemas y la convivencia.

Por regla general el enfermo no consigue explicarse con facilidad, y además, tiene miedo de que nadie va entienda lo que dice. En los casos más graves, se aísla casi por completo, por lo que casi intercambia palabras con pocas personas en casos concretos. Así las cosas, resulta muy complicado para su pareja entender lo que le ocurre, y saber cómo puede ayudarle.

Conviene realizar un gran esfuerzo, mentalizarse de que algo grave está sucediendo, y prepararse para una comunicación difícil pero no imposible.

Se desaconseja insistir cuando no se obtiene una respuesta a lo que se le pregunta. Tampoco resulta conveniente enojarse porque la persona deprimida no ha explicado lo suficientemente bien algo o ha provocado un malentendido.

Problemas sexuales

Cuando se presenta una depresión de carácter leve suele afectar a la vida sexual de la pareja moderadamente, aunque casi siempre produce una menor satisfacción mutua, y disminuye la frecuencia con la que se practica el acto sexual.

En los casos más graves, lo normal es que el sexo desaparezca por completo, porque el afectado experimentará inapetencia total. Le ocurrirá lo mismo que con las ganas de comer, o la falta de interés que se suele experimentar hacia actividades que anteriormente se practicaban con asiduidad, así como con las aficiones que repentinamente le han dejado de interesar. Si se insiste en la necesidad de llevar a cabo el acto sexual, la reacción puede ser bastante negativa, y se dificulta la recuperación del paciente. Lo mejor es tratar de entenderlo, y jamás enfadarse con esa persona por esta causa.

Consejos para ayudar a la persona amada depresiva

Muchas veces, puede parecer que aunque se realice un gran esfuerzo para ayudar al cónyuge deprimido, no haya resultados de ningún tipo. Pero en realidad, la actitud de la pareja puede resultar crucial de cara a la progresiva recuperación.

Existen una serie de consejos a tener en cuenta:

  1. Resulta muy importante mantener la serenidad y comportarse de forma positiva. Cuando alguien que sufre una depresión nota que la persona a su lado parece demasiado triste, puede sufrir un empeoramiento. Es importante comportarse con normalidad. Conviene saber que la depresión tiende a extenderse, por lo que se debe tener cuidado para no caer también.​
  1. La pareja del depresivo es la persona que está más cerca y tiene un papel fundamental a la hora de velar porque el paciente cumpla con la ​medicación prescrita por el médico, y acuda a la consulta cuando es necesario. También debe asegurarse de que continúe con la psicoterapia.​​​
  2. Aunque parezca no escuchar, resulta útil transmitirle que puede contar con su pareja para lo que considere necesario. De esta forma se sentirá apoyado en todo momento.