Qué fue la doctrina del Destino Manifiesto

El Destino Manifiesto y la colonización del Oeste americano

1800s 19th CENTURY...
Charles Phelps Cushing/ClassicStock / Getty Images

La doctrina del Destino Manifiesto es la creencia de los colonos de Estados Unidos de que su destino era expandirse hacia el Oeste hasta alcanzar el Pacífico. Fue una ideología con consecuencias históricas fundamentales.

Ideas detrás de la doctrina del Destino Manifiesto

  • El gobierno de los Estados Unidos, la Constitución y las instituciones del país y, a consecuencia de ello, los propios estadounidenses, poseen virtudes que los hacen únicos y especiales.
  • Como consecuencia de lo anterior, los estadounidenses tienen la obligación moral de propagar su forma de gobierno y su visión del mundo.
  • Y que en esta misión serán acompañados por Dios.

Esas tres ideas se combinaron, junto con otras como el excepcionalismo americano, para formar una ideología asumida por muchos estadounidenses que justificaba y veía con buenos ojos la expansión hacia el Oeste.

¿Quién utilizó por primera vez la expresión Destino Manifiesto?

En 1845 el periodista John O´Sullivan publicó un artículo en el que apoyaba que Texas pasase a formar parte de los Estados Unidos por dos razones:

  • Texas así lo deseaba.
  • Y porque "es nuestro destino manifiesto expandirnos por el continente que nos ha dado la Providencia".

El concepto se haría muy popular ese mismo año cuando O´Sullivan volvió a emplearlo en un artículo publicado en el New York Morning News para justificar que los Estados Unidos tomaran control de todo Oregon, territorio sobre el que los británicos también tenían intereses.

Hay que resaltar que en la visión de O´Sullivan el gobierno de los Estados Unidos y el Ejército no tendrían papel en la expansión hacia el Oeste, que sería obra de los propios colonos americanos que llevarían la virtud de las instituciones americanas por todo el continente.

También hay que tener en cuenta que aunque fue O´Sullivan el primero en darle nombre a esta doctrina lo cierto es que sus diversos componentes ya estaban esparcidos desde mucho antes por buena parte de la sociedad y la política americana.

Los años del destino manifiesto

Es el periodo comprendido entre la Guerra de 1812 y 1860, antes de estallar la Guerra Civil. Se inicia tres décadas antes de que O´Sullivan le diera nombre a la expansión territorial de los Estados Unidos hacia el Oeste. Es decir, antes vinieron buena parte de los hechos y la filosofía en la que se basaban que el nombre de la misma.

Al finalizar ese periodo los Estados Unidos, en estados o territorios, ya tenían definido lo que son hoy los 48 estados contínuos (todos excepto Alaska y Hawái, que no son fronterizos con ninguno otro).En apenas medio siglo EEUU llegó del Atlántico al Pacífico.

Expansiones territoriales atribuíbles a Destino Manifiesto

  • Rechazo del plan británico de 1814 en el Tratado de Ghent, que puso fin a la Guerra del 1812, de crear un territorio indio al sur de los Grandes Lagos.
  • Fijación de fronteras con Canadá desde el Atlántico hasta las Rocky Mountains en 1818.
  • Ocupación junto con los británicos de lo que se conoce como territorio de Oregón.
  • Compra de Florida a España.
  • Incorporación de Texas
  • Incorporación de California, Nuevo México, Nevada y todos los territorios mexicanos al norte del Río Grande como consecuencia de la guerra entre Estados Unidos y México y de la Compra de Gadsden de 1853.

    Oposición a Destino Manifiesto

    Buena parte de la sociedad americana se opuso a esta doctrina, destacando:

    • El partido Whig, que antes de la fundación del partido republicano era uno de los dos grandes partidos políticos de Estados Unidos junto al Demócrata.
    • Los abolicionistas, que se oponían a la expansión de la exclavitud a nuevos territorios.
    • Políticos de la talla de Abraham Lincoln, que calificó a esta doctrina de injusta.

    Los grandes perdedores

    La población indígena fue la gran perjudicada, ya que perdió territorio y su forma de vida, siendo obligados a abandonar sus tierras ancestrales para ser reducidos a reservas y ser obligados a convertirse en granjeros. Se les condenó a la asimiliación o a la desaparición.