¿Qué es una NAS?

Foto cortesía PriceGrabber

NAS es el acrónimo de Network Attached Storage y es un dispositivo cuya única función es servir de respaldo a los ficheros que se encuentran en una red de área local.

Las NAS aparecieron primero en el entorno empresarial debido a las cada vez mayores necesidades de almacenar gran cantidad de datos. Sin embargo, es ahora cuando es más común verlas en las casas debido al aumento de volumen de información que todos almacenamos.

Suma las películas, videos, música y fotos que tienes repartidas en PCs, laptops, discos duros externos y seguramente llegaras a los cientos de gigabytes.

En esencia, no es más que un PC dedicado, es decir no se usa para ninguna otra función, que tiene gran capacidad de almacenamiento y que actúa como servidor de archivos. Son controlados remotamente, de ahí lo de Network, es decir no tienen ni pantalla, ni ratón, ni teclado.

Como su única función es servir de almacenaje, es necesario que estos equipos sean lo más robustos posibles. Debido a esto es normal que encuentres funcionalidades que pertenecen al mundo de los servidores. Por ejemplo, sus discos duros te los encontraras que pueden ser usados en alguna configuración RAID. Esta tecnología consigue, agrupando varios de ellos, que no pierdas información incluso aunque alguno deje de funcionar.

Características adicionales que te puedes encontrar incluyen fuentes redundantes y también otro tipo de conexiones como Wifi o USB.

¿Cómo es su uso?

Estos equipos suelen traer un Linux instalado que te ofrece una interfaz Web. Como ya te comente tienes que olvidarte del ratón, del teclado y de la pantalla. En esta puedes dar permiso para el acceso a los usuarios y crear carpetas compartidas. Lo más normal es que puedas crear usuarios de los tipos NFS para Linux, SMB/CIFS para Windows o AFP para equipos Apple.

No te olvides de comprobar que la NAS que vas a comprar es posible accederlo desde los equipos que tienes en casa antes de realizar tu compra.

¿Son seguras?

No hay ningún equipo, PC, laptop que te pueda dar una confianza del 100%. Es seguro que acabaran fallando lo que no sabes es cuando pasara.

Siempre ten tus datos, sobre todos los más importantes en al menos dos localizaciones. El mayor problema que puedes encontrar es que te confíes en tenerlos sólo en este dispositivo. Debido a sus grandes capacidades de almacenamiento las perdidas suelen ser bastante dolorosas.

Ten en cuenta que además dadas sus características estos equipos están pensados para usarse durante mucho tiempo continuado, por lo cual pueden fallar más fácilmente. Además, al estar configurados los discos en RAID si por lo que fuera no puedes rescatar los datos tendrías muchos problemas para recuperarlos por ti mismo.

¿Diferencias con una SAN?

SAN es el acrónimo de Storage Area Network. En una SAN tenemos una red aparte de súper alta velocidad y a ella están conectados solamente los elementos que almacenan los datos.

Se trabaja a nivel de bloques y no de archivos. Esto es totalmente transparente para el usuario ya que estará conectada a un servidor que será el que se encargue de convertir las peticiones al sistema de archivo.

Dentro de una SAN pueden existir varios dispositivos y no sólo uno en los cuales se pueden incluir equipos que realicen las copias de seguridad.

¿Qué debo mirar al comprar una NAS?

Deberías de tener en cuenta:

Precio. Por desgracia la calidad se paga y en este tipo de equipos más todavía.

Conectividad. Comprueba que puedes conectarte con los PCs que tienes en casa.

Tamaño. Es su característica principal.

Soporte. Al ser un mercado tan inmaduro no es raro que los fabricantes realicen equipos que después no actualizan tenlo en cuenta por que en un futuro puedes quedarte sin conectividad por ejemplo.

Software. Es muy común que los fabricantes añadan algún tipo de aplicación que permita realizar copias de seguridad. Aunque no es necesario nunca viene mal tener este tipo de aplicaciones.