¿Qué es una angioplastia coronaria?

Es una técnica que se utiliza para tratar la enfermedad coronaria

Angioplastia
La angioplastia suele ir acompañada de la implantación de un dispositivo conocido como stent. PIXOLOGICSTUDIO | Getty Images

La angioplastia coronaria es una técnica que abre zonas de las arterias coronarias que han sido estrechadas por el desarrollo de la arteriosclerosis, disminuyendo el flujo sanguíneo.

Estas placas, que pueden endurecerse, al crecer hacia el interior de la arteria reducirán su diámetro estrecharán la luz de la arteria dificultando la circulación de la sangre. Lo que hará que el corazón reciba menos oxígeno y nutrientes.

Esta situación causará una angina de pecho o la formación de un coágulo de sangre (trombo) encima de la placa, que cerrará la arteria, y que podrá romperse y soltarse en el flujo sanguíneo, causando un infarto o un accidente cerebrovascular.

¿Qué es una angioplastia?

Es el procedimiento más frecuente para tratar la enfermedad coronaria. Se realiza abriendo una o dos obstrucciones en los vasos sanguíneos que dificultan el riego del corazón. La angioplastia suele ir acompañada de la implantación de un dispositivo conocido como stent (pequeño cilindro de malla metálica). También .

¿En qué consiste una angioplastia?

Durante esta intervención, que suele durar entre una y dos horas, se hace una incisión en la muñeca o en la ingle para introducir a través de la arteria (radial, si se mete por la muñeca y femoral, si se hace por la pierna) un catéter especial. Este tubo estrecho tiene un pequeño globo hinchable de unos milímetros, al que se le inyectará aire a una presión controlada.

Cuando el catéter se encuentra en la posición adecuada se hincha el globo, y la arteria se abre con la fuerza que ejerce el globo hacia afuera, ensanchando la luz del vaso sanguíneo.

Según el aspecto de las lesiones y el resultado de la angioplastia coronaria, también llamada transluminal percutánea (ACTP), el médico decidirá la colocación de un stent.

Tipos de angiolastias

Actualmente se utilizan dos tipos de dispositivos para realizar una angioplastia:

  • Angioplastia con balón

Se trata de un dispositivo que en la punta tiene un globo desinflado, también llamado balón. Este dispositivo se desplaza hasta llegar al punto obstruido, donde se infla con la presión sanguínea necesaria para dilatar la pared del vaso sanguíneo, y desbloquear la zona obstruida. Al ensanchar la luz de la arteria, se mejora el flujo de la sangre.

  • Angioplastia con stent

El stent es un cilindro de malla metálica, también llamado endoprótesis vascular, que se lleva con una guía hasta el punto exacto de la arteria a ensanchar donde se coloca. En los últimos años, el stent se ha recubierto con fármacos para que se liberen de forma lenta y continua dentro de la arteria, y evitar que el colesterol se deposite en él. En caso necesario, también se puede implantar un stent dentro de un stent, si se ha ocluido pasado algún tiempo. Generalmente si no hay enfermedades asociadas, el stent no contiene fármacos.

Usos de la angioplastia

La angioplastia coronaria es un tratamiento para la enfermedad coronaria. También se utiliza para el tratamiento del infarto o angina de pecho, de urgencia o programada.

Además es el procedimiento de elección cuando no se puede poner un stent por dificultades técnicas

Preparación antes de la prueba

Antes de la intervención es necesario que te sometas a varias pruebas como una radiografía de tórax, un análisis de sangre y un electrocardiograma.

La angioplastia se realiza en un hospital por un cardiólogo, un médico especializado en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades del corazón. Es posible que ingreses en el centro hospitalario el día anterior a la prueba. No podrás conducir durante un tiempo después de la prueba médica, ten previsto que un familiar o amigo pueda acompañarte acabada la angioplastia.

No deberás tomar ni alimentos ni líquidos entre 6 a 8 horas antes de la intervención.

¿Qué ocurre durante la prueba?

Una vez en la sala de cateterismo cardíaco, te colocarán un catéter en la vena del brazo para suministrarte fármacos relajantes y antiagregantes plaquetarios para evitar la formación de coágulos dentro de la arteria o sobre el stent.

Se utiliza la anestesia local para dormir la zona donde se hace una incisión para introducir el catéter, que generalmente es en la ingle o en la muñeca. El procedimiento es prácticamente idéntico al que se sigue para realizar una angiografía. Se utiliza también la sustancia de contraste para visualizar el interior de la arteria coronaria en imágenes de rayos X. La diferencia es que durante la intervención se coloca el catéter con globo y/o el stent para abrir la luz del vaso sanguíneo.

¿Qué pasa después?

Te llevarán a una unidad de cuidados especiales durante unas horas, donde deberás permanecer inmóvil para ayudar a que se selle el vaso sanguíneo abierto. Te controlarán la presión arterial, la concentración de oxígeno, la frecuencia cardíaca y la temperatura, así como la zona donde se hizo la incisión.

Una vez en casa es importante que sigas las indicaciones que te dio el médico antes de salir del hospital. Podrás reanudar tus actividades habituales en una semana. Tu médico hará un seguimiento posterior a la operación para comprobar que todo evoluciona correctamente.

En algunos casos, será conveniente que sigas un programa de rehabilitación cardíaca.

Riesgos de la angioplastia

Los riesgos son los mismos que los de la angiografía. La única diferencia es que, en este caso el balón está hinchado y la arteria está técnicamente “bloqueada”, lo que puede producir dolor de pecho. Es un procedimiento seguro, y aunque las complicaciones graves no son frecuentes, hay unos riesgos a tener en cuenta como:

  • Daño en los vasos sanguíneos.
  • Molestias y sangrado en la zona de la inserción del catéter.
  • Reacción alérgica a la sustancia de contraste.
  • Arritmias.
  • Daño en los riñones por el contraste.
  • Infarto agudo de miocardio.
  • Accidente cerebrovascular.
  • Reestenosis (crecimiento excesivo de tejido en la arteria). Suele ocurrir seis meses después de la intervención en un 30% de pacientes a los que se ha intervenido sin stent y a un 15% con stent.
  • Coágulos de sangre.

Las complicaciones son mayores en función de la edad (mayores de 65 años) y de las enfermedades concomitantes (enfermedad crónica de riñones, enfermedad coronaria extensa...).

Más investigaciones

Aunque las complicaciones graves de la angioplastia no son frecuentes pueden presentarse. Actualmente el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la sangre (NHLBI) tiene la voluntad y el compromiso de apoyar investigaciones para mejorar los resultados de este tipo de intervención reduciendo sus riesgos y evitando que las arterias tratadas se vuelvan a estrechar.

Referencias:

Boden WE, O'Rourke RA, Teo KK, et al. Optimal medical therapy with or without PCI for stable coronary disease. N Engl J Med. 2007;356:1503-1516.

Kushner FG, Hand M, Smith SC Jr., et al. 2009 Focused Updates: ACC/AHA Guidelines for the Management of Patients With ST-Elevation Myocardial Infarction (updating the 2004 Guideline and 2007 Focused Update) and ACC/AHA/SCAI Guidelines on Percutaneous Coronary Intervention (updating the 2005 Guideline and 2007 Focused Update): a report of the American College of Cardiology Foundation/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines. Circulation. 2009;120:2271-2306.