¿Qué es un síncope o desmayo?

Se produce cuando disminuye el riego sanguíneo en el cerebro

Que es un sincope o desmayo
Un síncope o desmayo es una pérdida de conciencia brusca y transitoria como consecuencia de la disminución de riego sanguíneo en el cerebro. David De Lossy | Getty Images

Un síncope o desmayo es una pérdida de conciencia brusca y transitoria como consecuencia de la disminución de riego sanguíneo en el cerebro. También conocida como crisis vasovagal, esta alteración de la perfusión cerebral puede iniciarse por diversas causas dependiendo de su origen: tanto por razones fisiológicas (circulación sanguínea o alteraciones del sistema nervioso) o psicológicas (estrés, miedo o dolor).

Tipos de síncopes

Según su origen, el síncope puede clasificarse en tres categorías, que a su vez pueden tener distintas variedades:

  • síncope neurológico o reflejo: incluye el síncope vasovagal cuyo desencadenante puede ser el miedo, el dolor, una fobia, etc... o causada por tos, estornudos, levantar pesos...El desmayo por causas mentales se produce por un aumento del tono vagal (variaciones producidas por el sistema parasimpático). Si el nervio vago se inhibe se acelera el corazónpero cuando el nervio vago se potencia se enlentece el ritmo del corazón. Por ejemplo, los golpes bajos en estómago durante un combate de boxeo pueden producir una parada cardíaca por afectación vagal. Las crisis vagales son típicas de los jóvenes, sobre todo si están de pie, expuestos al sol o los síncopes son más frecuentes en personas mayores o con arritmias peligrosas.
  • síncope ortostático: se debe a la disfunción del sistema parasimpático por enfermedad (Parkinson), por alteraciones producidas por medicación (diuréticos, hipotensores) o pérdidas de líquidos (sangrado, diarrea).
  • síncope cardíaco: causado por arritmias, o enfermedades valvulares.

Causas del síncope

Respecto a las causas pueden ser desde benignas a procesos más severos, y aunque la mayoría no tienen importancia debe consultarse al médico sobre todo si se reúnen factores de riesgo cardiovascular o alteraciones del sistema parasimpático.

Siempre es adecuado hacer un estudio exhaustivo de las causas.

En la crisis vasovagal es, en general, un proceso benigno, temporal y que remite con medidas preventivas, intentar mantener la tensión arterial al menos a 110mmHg o métodos de relajación si hay una situación de estrés.

En casos de síncope o desmayo es un proceso más complejo y que puede tener múltiples causas no siempre fáciles de identificar. En personas de edad hay que descartar ritmos cardíacos lentos (bradicardia) por bloqueo o enlentecimiento de los centros que crean el impulso cardíaco o por las fibras que lo trasmiten. En estos casos, un marcapasos es la solución.

Algunas alteraciones del ritmo cardíaco, especialmente las arritmias cardíacas rápidas (taquicardias) pueden dar lugar a síncopes porque aunque el corazón late no es eficaz, las hay benignas que ceden con medicación o malignas como la fibrilación ventricular que requieren la implantación de un desfibrilador.

Síntomas del síncope

Un síncope provoca que el ritmo del corazón sea más lento de lo normal (bradicardia) y que baje la presión arterial disminuyendo el riego del cerebro lo que produce una pérdida de conciencia en segundos.

Lo más frecuente en estos casos es una aceleración de la respiración dando lugar a una hiperventilación y síncope.

La conciencia se recupera al cabo de dos minutos. Cuando la pérdida de conciencia se prolonga y no responde a estímulos externos, (cachetes, gritos o agua) estamos ante una afectación cerebral más profunda, que se llama coma. La anestesia general es un coma temporal inducido y controlado. En determinadas personas se induce el coma como medida terapéutica (traumatismos craneales).

Diagnóstico del síncope

El diagnóstico del síncope puede ser complicado y de hecho hay unos protocoles establecidos donde primero se descartan problemas cardíacos, crisis de hipoglucemia, bajadas bruscas de tensión (Holter de tensión), Doppler carotideo y yendo de los más frecuente a lo menos se llega a un TAC craneal para descartar un tumor o pequeños accidentes cerebrovasculares limitados.

Desafortunadamente no siempre se llega a un diagnóstico satisfactorio, y a veces es el resultado de varios procesos acumulativos.

Por ejemplo, sería el caso de una persona hipotensa, en situación de estrés que ha estado varias horas sin comer.

El síncope es un proceso en que una buena historia clínica y la colaboración de la persona que debe intentar, si puede, o bien relacionar una causa-efecto, o bien anotar, dónde y cuándo le ocurre y en casa o fuera, etc… Un detalle muy importante sobre todo en el síncope es saber si la persona acaba con un traumatismo a consecuencia de la caída. En síncopes reiterados que no producen daño al caer hay que pensar en causas psicológicas.

Este tipo de alteración tiene distintos grados de profundidad, mientras algunas personas se recuperan enseguida, en otras situaciones en que se llega a hacer una relajación de esfínteres,  cuando la persona vuelve en sí se da cuenta que ha orinado o defecado.

Pruebas para averiguar las causas del síncope

Los exámenes que pueden ayudar a determinar el origen del síncope suelen ser:

  • Análisis de sangre para descartar anemia o alteraciones químicas corporales, hipotiroidismo, alteraciones de electrolitos o hipoglucemia.
  • Monitorización del ritmo cardíaco como Holter para ver si hay una arritmia, especialmente arritmias ventriculares como la fibrilación ventricular, que suele producir desmayo.
  • Radiografía de tórax para descartar masas (tumores) que puedan comprimir vasos sanguíneos o bronquios.
  • Electrocardiograma o ECG para detectar arritmias y bloqueos cardíacos.
  • Ecocardiograma para comprobar el flujo sanguíneo y descartar una estenosis aórticasevera, que limita la salida de sangre del corazón y la hace insuficiente cuando se realiza un esfuerzo. Es una indicación de intervención quirúrgica para arreglar o cambiar la válvula cardíaca.
  • Electroencefalograma (EEG) para observar si se ha producido un accidente cerebrovascular, a veces pequeño y limitado pero que puede afectar centros vitales.

¿Cómo actuar ante un desmayo?

Es importante avisar a los servicios de emergencia en los casos que:

  • La persona tiene más de 50 años.
  • Se ha producido una caída de una altura, especialmente si está lesionada o sangrando.
  • No recupera el conocimiento rápidamente (en un par de minutos).
  • Está embarazada.
  • Es diabético.
  • Siente dolor, presión o molestia en el pecho (podría ser un infarto).
  • Tiene latidos cardíacos fuertes o irregulares (arritmia).
  • Presenta convulsiones, una lesión en la lengua o la pérdida del control de esfínteres.
  • Se produce una pérdida del habla, problemas de visión o incapacidad para mover una o más extremidades.

Referencias:

Desmayo: Medline Plus. Biblioteca Nacional de Médicina de Estados Unidos. Accedido: 26 de noviembre de 2014.

Stuart Ira Fox. Editorial McGraw Hill.Interamericana. 2003. Lo esencial en sistema cardiovascular-Curso Crash. Toby Fagan, Romeshan Suntharreswaran.