Qué es un scooter

Qué hace a un scooter ser un scooter

Vespa 1946
La Vespa, el comienzo de los scooter. Foto © Vespa

Un scooter es un vehículo diferente a una moto. Tiene dos ruedas, sí, pero su concepto y su estructura interna poco tiene que ver.

En nuestra galería de imágenes sobre los diferentes tipos de motos encontrarás multitud de estilos de motos, dependiendo su finalidad así será cada una.

Pero como ves entre ellas se han colado los scooter, un género que se merece toda una clasificación propia de subgéneros dada su propia identidad y naturaleza, diferentes a las motos tanto por fuera como por dentro.

El comienzo de los scooter

Mucho han evolucionado los scooter desde que la primera Vespa naciera en 1946 de la mano de Enrico Piaggio. Eran tiempos difíciles en Italia, la Segunda Guerra Mundial había dejado la economía seriamente afectada y el pueblo necesitaba un medio de transporte sencillo y barato. La solución: la Vespa.

La Vespa es la madre de todos los scooter y su nombre nació de la expresión de su propio creador Piaggio, "Sembra una Vespa!" ("¡Parece una avispa!), y con ella nació un nuevo concepto de moto: el scooter. Un vehículo ligero, manejable, barato y fácil de adquirir. Justo lo que Italia necesitaba en ese momento.

Muchas décadas después el concepto del scooter ha evolucionado hacia muchas diferentes versiones; grandes, pequeños y para todos los gustos. Pero entre todos ellos se sigue estando viva la fantástica idea de Enrico Piaggio.

Qué es un scooter

En su origen el cambio de marchas se movió al puño izquierdo, se retrasó el motor y el chasis era la propia carrocería de la Vespa, con una posición de conducción mucho más cómoda que la de una moto al no tener que subir sobre un alto bastidor, sino que resultaba tan sencillo como sentarse en una silla cualquiera.

Hoy los scooter han evolucionado hacia el cambio automático, motores de todos los tamaños y chasis sofisticados, pero se sigue manteniendo un puesto de manejo confortable y donde los pies van perfectamente resguardados de los elementos, no como en una moto. Hoy en día el mercado nos ofrece diferentes tipos de scooters creados desde este mismo concepto.

Los scooter hoy

Hoy entre los scooter se pueden encontrar infinidad de versiones y modalidades. Desde pequeños ciclomotores urbanos hasta grandes y pesados mega scooter. En la actualidad la transmisión automática se ha extendido entre la mayoría de los scooter, gracias a un variador automático o CVT (Continuously Variable Transmission), que cambia de manera completamente automática entre diferentes valores de desarrollos, variando dentro de sus límites sin utilizar engranajes fijos, sino mediante poleas formadas por elementos cónicos que al acercarse o alejarse por acción de la fuerza centrífuga, y nuestra acción sobre el acelerador, hacen que una correa encargada de transmitir el movimiento a la rueda trasera cuente con mayor o menor desarrollo.

En definitiva, una transmisión sencilla y cómoda que se adapta a la velocidad del scooter y a nuestra aceleración. El basculante en un scooter se sustituye por el propio motor portante y la transmisión, al ser cerrada y por correa, requiere un mantenimiento mínimo.

Prácticos ante todo

Además de la mencionada transmisión automática y su cómoda posición de conducción un scooter se caracteriza por su practicidad. De hecho conviene recordar las ventajas de usar un scooter en la ciudad

La mayoría de ellos cuenta con buena capacidad de carga al ofrecer un hueco portabultos bajo el asiento donde incluso pueden caber uno o dos cascos. También la protección aerodinámica es una de sus ventajas, con escudos y pantallas que protegen de los elementos en muchos de los casos.

Son compañeros perfectos en la ciudad y sus alrededores, sus consumos suelen ser muy bajos y el mantenimiento algo que tener en cuenta sólo muy de vez en cuando.