¿Qué es un ensayo crítico?

GettyImages
Escribiendo un ensayo. GettyImages

Un ensayo crítico es un escrito en el cual el autor expresa libremente su pensamiento acerca de un tema determinado. El ensayo crítico debe ser un texto donde se presenten reflexiones personales bien estructuradas y argumentadas acerca de un tema; el objetivo no es que el lector esté de acuerdo con lo que el autor dice (por ejemplo al respecto de un libro) pero sí que pueda leer en el texto el cuidado y la destreza mental con que elaboró sus ideas y planteamientos.

Reflexión, coherencia, y destreza con la palabras son algunas características de la manera en la que se presenta la crítica. 

El ensayo crítico o ensayo argumentativo ayuda a que el escritor aprenda a pensar de manera razonada, acorde a un sistema y un orden. De ahí que este tipo de ensayos hagan parte importante de la instrucción académica en todas las áreas.  El ensayo crítico no es una texto donde se presentan opiniones como "me gusta" o "no me gusta" sino reflexiones elaboradas que argumentan la posición personal acerca del tema. 

Características del ensayo crítico

El ensayo crítico tiene, en general: 

  • Un estilo  libre y personal; lo que es esencial a este tipo de ensayo es la marca del escritor; su pensamiento respecto al tema que trata.
  • Una serie de argumentos elaborados y no simples opiniones.
  • Una serie de citas bibliográficas si el autor considera pertinente demostrar su punto de vista valiéndose de lo que otros ya han dicho al respecto. Estas se usan para complementar el planteamiento pero no siempre son necesarias. 
  • Una temática libre; los ensayos críticos tratan sociales, culturales, económicos, etc.
  • Una forma y extensión libre, pero coherente.

Partes del ensayo crítico

Aunque hay que resaltar que la esencia del ensayo es su estilo libre tanto en el lenguaje como en la estructura del mismo, se puede recurrir a la forma clásica del ensayo (introducción, desarrollo y conclusión) para escribirlo.

 

    La introducción

    En esta se debe cautivar al lector de inmediato. Un lenguaje dinámico y fácil de leer que plantee rápidamente de qué se trata el ensayo (tesis) llamará más la atención que un párrafo lento y confuso que le da rodeos a la idea central. Así que la introducción debe ser, idealmente, breve y directa. Redactar una introducción específica y no una general garantiza que el lector no va a perder el hilo de la lectura y podrá entender los argumentos en el desarrollo como una derivación lógica de la introducción que acaba de leer. Ensayos escolares breves requieren una introducción breve, y los más largos pueden darse el lujo de elaborar un poco más las ideas iniciales. En cualquiera de los casos se puede hacer un repaso rápido de los argumentos que se van a tratar y de la estructura que va a tener el ensayo.

    El desarrollo

    En esta sección, como su nombre lo indica, los argumentos que aparecieron descritos brevemente en la introducción se desarrollan uno a uno. Cada segmento (párrafo) debería tratar un solo tema/idea. De acuerdo a la extensión total del ensayo un párrafo puede ser suficiente para desarrollar una idea, como lo pueden ser también varias páginas para ensayos más largos.

    En un ensayo breve acerca de el aborto uno de los párrafos puede tratar las estadísticas mundiales del fallecimiento de mujeres en clínicas clandestinas, y en un ensayo más largo acerca del mismo tema se pueden usar varios párrafos, o páginas, hablando de las clínicas clandestinas en el primer mundo y aquellas en países en vía de desarrollo, de los médicos que deciden colaborar en la terminación de los embarazos, del estado de los servicios de salud que ofrecen los gobiernos, etc. Mientras sean ideas conectadas por un tema común hacen parte del mismo segmento. Si son ideas diferentes deben ir en párrafos o secciones diferentes que el lector debe poder identificar fácilmente. Para escritores menos experimentados es una buena idea comenzar el párrafo con la idea central y luego desarrollarla.

     

    En el desarrollo se deben ofrecer ejemplos, anticipar las reacciones de los retractores de la posición del escritor y darles un argumento en contra, citar a expertos en el tema que respalden la idea del párrafo, y respaldar la tesis con evidencias. No se deben dar opiniones sin fundamento. 

    La conclusión

    Las conclusiones no solo son un resumen o una síntesis de lo que ya se dijo, sino deben ser al mismo tiempo terreno fértil de reflexión para los lectores. La tesis que el autor desarrolló en el cuerpo del ensayo debe, a esta altura, haber quedado clara y haber sido probada y respaldada por la información que se ofreció. Para un ensayo breve la conclusión debe ser breve; para un ensayo más largo y elaborado sí vale la pena retomar punto por punto los argumentos que se presentaron, con cuidado de no ser repetitivo o sin quitarle dinámica al texto.