¿Qué es SSD Trim y por qué es importante para la velocidad de tu disco duro?

Foto cortesía PriceGrabber

El aumento de velocidad de los discos duros con la aparición de los nuevos de estado sólido o SSD ha sido bastante notable. Estamos, ante mejoras en la velocidad de lectura y escritura de entre 2 y 3 veces en relación a un disco duro normal.

Para entender mejor que es un disco SSD es necesario entender como funciona una unidad convencional. Un disco duro normal o disco duro rígido, utiliza un sistema de grabación magnética sobre una serie de platos.

Dentro de un disco duro pueden existir uno o más de estos platos. Sobre cada uno de estos y por cada una de sus caras se sitúa un cabezal que lee y escribe sobre la superficie.

Debido a su modo de funcionamiento, los discos duros tradicionales tienen una serie de problemas:

Tiempo de búsqueda de datos. La cabeza lectora necesita encontrar donde se encuentra el dato que queremos leer y escribir. Para realizar esta operación la búsqueda se hace girando los platos con lo cual esta operación requiere de un lapso grande de tiempo.

Soporte a golpes. Al tratarse de un elemento mecánico, un golpe brusco puede hacer que esas cabezas se muevan. Si aterrizan sobre el disco sencillamente se estropea. Con los años estos dispositivos se han ido convirtiendo en mas resistentes tanto a movimientos como a golpes.

Ruido. La rotación de los platos y las cabezas lectoras son ruidosas. Al igual que ha ocurrido con los problemas relacionados con los golpes con cada nueva generación se han creado discos duros menos ruidosos.

Consumo. Su consumo es alto debido a que estamos hablando de elementos mecánicos.

¿Cómo funciona un disco duro SSD?

En su interior tiene memoria NAND. Muy parecida a la que puedes encontrar en la RAM de tu equipo. La diferencia es que es no es volátil, es decir la información no se pierde si apagas y enciendes el equipo.

Las mejoras que conseguimos son las siguientes:

Tiempo de búsqueda de datos. Al ser una memoria de acceso aleatorio el tiempo es siempre el mismo. Da igual que el dato este más o menos cerca del centro del disco.

Soporte a golpes. No tienen problemas de cabezas que puedan rallar nada. No existen elementos mecánicos.

Ruido. Son totalmente silenciosas.

Consumo. Sus consumos son menores que los de los discos duros normales.

¿Todo son mejoras?

Por desgracia no. Estas memorias, las NAND, siempre han tenido problemas con su rendimiento a largo plazo. Se sabe que cualquiera de ellas tiene un número limitado de ciclos de lectura y escritura que es menor que el que tenemos con los discos duros convencionales.

Tenemos el problema añadido que es la escritura amplificada. Imagina, que quieres borrar un archivo que tiene 10 Kilobytes. En principio debería de ser sencillo pero no lo es.

Los SSDs tienen el problema que las escrituras solo se pueden hacer en bloques que hayan sido previamente borrados. El tamaño del bloque esta predeterminado. Si tenemos bloques de 20 KB y queremos borrar 10KB, el procedimiento consiste en leer los 10 que queremos conservar, borrar el bloque entero, y volver a escribir los 10 que quedaban.

Esto provoca problemas de rendimiento y puede producir degradación del disco duro SSD. Como vemos para realizar una sola escritura debemos de realizar varias.

¿En que consiste TRIM?

Es un comando que el sistema operativo manda al disco duro SSD para informarle de que un bloque puede ser borrado. De esta forma, el disco duro puede utilizar esa información para reducir el numero de escrituras.

Sencillamente lo que hacen los discos duros es agrupar los datos que pueden ser borrados de tal forma que los bloques se borren de una sola vez.

¿Cómo se si esta activado?

Primero tienes que tener un sistema operativo y una unidad con un firmware que lo soporte:

Windows. A partir de Windows 7.

Linux. A partir del Kernel 2.6.28

¿Cómo se si esta activado?

Debes de utilizar el siguiente comando:

fsutil behavior query disabledeletenotify

Debe devolver 0 si TRIM esta activado.