¿Qué es prana?

Prana es la fuerza que hace posible los procesos naturales
Prana es la fuerza que hace posible los procesos naturales. Yuri Nunes/Getty Images

Según la ciencia del yoga, el prana es energía vital. Es un principio activo que hace manifiestas todas las formas del mundo material, que anima las cosas vivas, que permite el movimiento, hace posibles la acción y que determina los procesos vitales. El prana es la suma de las diferentes fuerzas de la naturaleza. Está en la luz, en el calor, en el magnetismo, en la electricidad. Es el flujo de energía que está en el aire, en la energía del sol, en los alimentos, en el agua.

Es la fuerza sutil que hace evolucionar el universo, que contiene la inteligencia cósmica para generar transformación y llevarlo a su fin último. 

El conocimiento sobre el prana es fundamental para el sistema del yoga y de otras tradiciones orientales. Algunas han aprendido a canalizar esta energía universal para equilibrar y sanar. En la tradición china, por ejemplo, el equivalente del prana es el Chi, el principio activo central para su medicina y artes marciales. En la tradición yóguica es una palabra que define el Absoluto, la respiración, la vida, la energía vital. Por medio de las prácticas de asanas (posturas) y pranayama (ejercicios de control de la respiración), tomamos más prana y permitimos que fluya mejor, limpiando sus canales conductores.

El prana y los cuerpos energéticos

El prana da mayor vitalidad y fuerza a nuestro cuerpo, ayuda a sosegar la mente y es esencial para elevar la conciencia.

Para comprender los efectos energéticos y espirituales del manejo del prana es necesario conocer la anatomí­a energética según esta antigua ciencia. El yoga explica que además de nuestro cuerpo material, tenemos unos cuerpos sutiles: el cuerpo astral (compuesto por tres capas, o koshas) y el cuerpo causal, que es nuestro ser más puramente espiritual.

El prana conecta el cuerpo físico con nuestros cuerpos energéticos. Esta fuerza cósmica fluye en nuestro sistema energético a través de una serie de canales imperceptibles al ojo común, llamados nadis. Los nadis forman parte del cuerpo astral (que está conformado por tres capas, el cuerpo etéreo, cuerpo astral y cuerpo mental). Todo esto constituye nuestro sistema energético, al igual que los chakras (centros de fuerza vital).

Formas del Prana

Hay cinco formas de prana, que se encargan de diferentes funciones: prana (respiración), apana (excreción), samana (deglución), upana (circulación), vyana (digestión). El hatha yoga, con sus diferentes prácticas (asanas, pranayama, bandas, mudras) manipulan esta energía vital e intenta unir y equilibrar prana con su forma negativa, apana. Cuando esto sucede se eleva a través de los chakras la energí­a kundalini que tenemos recogida como una serpiente en la base de la columna vertebral.

Prana es la totalidad de la energí­a del universo. A través del manejo del prana los yoguis controlan el cuerpo físico, la mente, pero mucho más que eso: alcanzan la realización, porque es el fundamento de la vida cósmica. Es gracias al prana que funcionan nuestros sentidos, que podemos pensar y razonar.

Se dice que el control de ondas de prana en la mente lleva al control del prana universal. Si no hay prana no hay pensamiento y alcanzamos estados de conciencia más elevados.

Pranayama

Se dice que el prana guarda la realidad del universo. Por esto, Swami Sivananda Saraswati define el pranayama como "el proceso gracias al cual entendemos el secreto de prana y lo controlamos". La respiración nos conecta con el prana grueso (el corporal) y el sutil (mental). Entre los beneficios de la práctica de pranayama están la concentración, el conocimiento elevado, el refinamiento del intelecto, el equilibrio de los doshas (los excesos que identifica el Ayurveda) y también el equilibrio de tamas y rajas (las cualidades del mundo, o gunas, que generan letargo e hiperactividad respectivamente).

El manejo de estas fuerzas sutiles del ser nos lleva a trascender la experiencia ordinaria y nos lleva a un plano superior de conciencia.

Nos permite realizar el espíritu universal, es decir, alcanzar el estado de yoga que es nuestra esencia, la iluminación. En los Vedanta sutras dice: "la respiración es Brahman".

Fuentes:

-Freeman Richard, Awakening the Intelligence of Body and Mind, Shambhala Publications, Boston, 2010.

-Parragon Books Ltd., The book of yoga, the Bridgewaterboo Company Limited, Bath, 2010.

-Swami Sivananda, Raja yoga, The Divine Life Society, Himalayas, 2010.

-Suami Vishnu Devananda, El libro de yoga, Alianza Editorial, Madrid, 2001.

-The Sivananda Yoga Center, The Sivananda Companion to Yoga, Gaia Books Limited, New York, 2000.