¿Qué es la Web 3.0 o Web Semántica?

Disparidad de opiniones y evolución de tendencias

Conceptos semánticos sobre la web del futuro
Foto © Chris P Jobling. Flickr

Historia de la web 3.0

La primera referencia a este futuro de la web, se acuñó en 2001, al aparecer publicado en un artículo científico de la American Scientific y a su autor, Tim Berners-Lee, apuntando a un entorno online idílico donde las máquinas pueden interpretar páginas web de la misma forma que los humanos.

La definición concreta de algo que todavía no existe, tiene diferentes versiones. Mientras unos expertos aseguran que será una unión coherente entre Inteligencia Artificial y Web, otros apuntan a una progresión de Internet tal como lo conocemos.

Así se entiende la Web 3.0

Muchos son los expertos que han tratado de dar respuesta a la definición de Web 3.0, pero todavía hoy no existe una explicación clara, algo lógico teniendo en cuenta que se trata de una predicción del futuro en la que deben considerarse tendencias que van apareciendo o mejorando continuamente.

Un sinónimo de Web 3.0 o concepto a través del que gira esta nueva concepción de la Red, es la Web Semántica. Esta consiste en una nueva concepción del entorno web para un uso más natural por parte de los usuarios, desapareciendo la búsqueda por palabras clave para dar paso a la búsqueda por necesidades y en forma de expresión humana natural. Se trata de utilizar un lenguaje similar al que se usa en la vida cotidiana, lo que conlleva además la aparición de software que permita codificar correctamente esta información para devolver resultados lo más personalizados posible.

Otra de las características apuntadas para esta Web 3.0 es la creación de un gran base de datos para dotar de nuevas posibilidades a los buscadores, enfocadas a la Inteligencia Artificial (que haría referencia al correcto funcionamiento de esta Web Semántica a través de una interpretación inteligente de datos) o la geolocalización.

La evolución de la Web 2.0 ha hecho posible que se den más pistas sobre lo que se considera Web 3.0, siempre que se vea como una verdadera revolución, aunque lo más correcto sea verlo como una evolución, un lugar al que se llegará con el continuo cambio presentado por la Web 2.0. El surgimiento de las redes sociales, haciendo una Red cada vez más social y persona, así como la creación de páginas web cada vez más dinámicas (y por tanto menos estáticas), aportando soluciones cada vez más personales (listas de deseos, sugerencias de compra, ofertas personalizadas, etc.), apuntan a que el cambio ya está patente y que la personalización de los contenidos es un hecho.

La visión más futurista y que llega del hecho de que cada vez existan más posibilidades de conexión en cuanto a dispositivos disponibles, es la de la conexión desde cualquier soporte dentro del hogar. Espejos, electrodomésticos... Todo ello para ofrecer un contenido personalizable, capaz de ofrecerse con la interacción de diferentes páginas web (portales que se conectan entre ellos para ofrecer un contenido a medida).

Disparidad de opiniones sobre el verdadero significado de la Web 3.0

Todos estos puntos de vista anteriormente comentados, evidencian el hecho de que no haya un consenso sobre lo que será la Web 3.0. La confusión empieza en la propia reflexión sobre el término: ¿será una evolución o significará la entrada en otro tipo de concepción de Internet, marcando una nueva fase?

Además de este interrogante, saber en qué consistirá realmente la Web Semántica está siendo una tarea compleja. Si bien anteriormente se ha apuntado a diferentes enfoques que pueden definir este nuevo entorno online, no hay consenso sobre en qué consistirá verdaderamente, ya que las tendencias que evolucionan continuamente y que se crean de forma constante, marcan el futuro de Internet a un ritmo vertiginoso.

Incluso algunos autores se plantean si la Web 3.0 y la Web Semántica son lo mismo, pudiendo referirse la primera a un cambio tecnológico y la segunda a una forma de concebirla.

El futuro de la web

Semántica o no y 3.0 o no, el futuro de la web trata de predecirse continuamente, incluso de la mano de los expertos creadores de la Worl Wide Web y de este concepto de Web Semántica, como Tim Berners-Lee. En 2002 apuntaba a un punto de eficiencia para la Web en el momento en que se convirtiese en el soporte para el intercambio de datos, compartidos y procesados por herramientas automatizadas y personas.

También existe debate sobre el futuro de los buscadores. Mientras Nicholas Carr pronostica un fin por obsolescencia, Tim Berners-Lee, con una visión más integradora, que opta por la suma de funciones más que por la desaparición.

Otra de las tendencias importantes parece ser la Web 3D, con ejemplos como Google Earth, que permitirán ofrecer una experiencia más real a los usuarios

Proyectos de futuro

Mientras tratan de ponerse de acuerdo sobre lo que es o no la Web Semántica o 3.0, las empresas más innovadoras se afanan a hacer posible lo que todavía hoy se considera utopía. Algunos ejemplos son: KnowltAll (trabajo de la Universidad de Washington, financiado por Google, que trabaja para agregar información de usuarios de productos) o empresas como PowerSet y TextDigger (que trabajan en buscadores semánticos).