¿Qué es la terapia de renacimiento o rebirthing?

Hombre en la cima de una montaña meditando
¿Funciona el rebirthing para sanar?. swissmediavision/Getty Images

El rebirthing o terapia de renacimiento es una técnica holistica terapéutica basada en ciclos de respiración que tienen como fin canalizar y desbloquear energía para soltar tensiones y recuerdos traumáticos del pasado, incluyendo el nacimiento físico.¿Funciona?

¿Cómo surgió el rebirthing?

El rebirthing ha pasado por varias transformaciones y adaptaciones desde su creación en los años 60. El nombre inicialmente surgió de la idea de simular un nacimiento, un comienzo en la vida, sin los traumas del pasado.

A veces conocido como técnica de respiración consciente y conectada, el renacimiento o rebirthing es atribuido a Leonard Orr, quien dice que mientras tomaba un baño recordó su propio nacimiento físico.

Al describir en un seminario su experiencia y ver la reacción de interés por parte de otras personas, sugirió que hicieran lo mismo, pasando algún tiempo en una bañera hasta que ya no lo soportaran. El siguiente paso sería forzarse a quedarse en la bañera aunque tuvieran urgencia de salir. La lógica del ejercicio según Orr era que cuando nos forzamos a hacer algo más allá de nuestra zona de comodidad, nos damos cuenta de nuestros límites y podemos superarlos.

La mayoría de personas que intentaron el ejercicio, verbalizaron su deseo de que alguien más hubiera estado con ellos en esos momentos, pues la experiencia era altamente emocional y relajante.

De ahí nació el rebirthing como terapia – Orr se ofreció a estar con ellos en esos momentos y apoyarlos en el proceso de rebirthing, y fue el primer terapeuta de rebirthing.

¿De qué se trata el renacimiento o rebirthing?

La técnica del renacimiento fue evolucionando con el tiempo hasta que el agua y la experiencia en la bañera ya no eran necesarias. La experiencia podía reproducirse con ciclos de respiración, y en compañía de un terapeuta.

La terapia de rebirthing está basada totalmente en la respiración y la intuición.

La idea es que con la respiración todos podemos inspirar aire pero también energía, y este proceso induce a una relajación profunda. Esta relajación, acompañada de la guía de un terapeuta, es en últimas lo que nos sana.

El proceso permite que disminuyamos la censura a nuestros sentimientos y memorias, y cuando éstos se traen al presente, pueden entonces ser procesados y el dolor que los acompaña disminuye hasta desaparecer. Cuando tenemos una experiencia negativa, nuestro ritmo de respiración se altera - al modularlo de nuevo, podemos volver a un estado de calma y salud.

El proceso terapéutico involucra trabajar a través de lo que Orr llama los 8 traumas principales del ser humano: el nacimiento, el síndrome de desaprobación parental, negatividad específica, la urgencia inconsciente de morir, karma de vidas pasadas, el trauma religioso, el trauma de la escuela y el envejecer.

Existen varias escuelas de rebirthing. La original, liderada por Orr, se ha convertido con el tiempo en una de las más espirituales. Su énfasis es en la energía divina, el karma, y Dios como fuente principal. Hay otras corrientes que se enfocan más en los procesos emocionales y psicológicos del proceso, y la superación de trauma físico y emocional.

En años pasados, ha existido confusión acerca de lo que realmente es el rebirthing. Mucho tiene que ver con practicantes que distorsionaron la práctica.

En casos extremos, terapias mal llamadas rebirthing han causado la muerte de pacientes. El más famoso de estos trágicos casos es el de una niña de 10 años en los Estados Unidos que murió después de que terapeutas la forzaran a “revivir” su nacimiento empujándola y sepultándola en capas de almohadas y sábanas que simulaban el canal cervical. Desde ese entonces, la práctica de literalmente revivir el nacimiento ha sido prohibida en los Estados Unidos. Esto no aplica al rebirthing original, basado en técnicas de respiración.

¿Cómo es una sesión de rebirthing?

Hoy en día, una sesión de rebirthing dura entre una y dos horas, en las cuales en compañía de un terapeuta, el individuo se acuesta totalmente vestido y practica un ciclo de respiración específico, que alivia tensiones y trae emociones a flote.

Aunque algunos practican renacimiento por sí solos, se recomienda empezar con un profesional. Lo ideal son 10 sesiones de una o dos horas. En estas sesiones se aprende el ritmo de respiración conectada al igual que técnicas para guiar nuestros pensamientos y emociones de una manera constructiva y sanadora.

¿Por qué respirar es sanador?

El 60 al 70 por ciento de las toxinas corporales se desechana través de la respiración. El resto se elimina por la orina, el sudor y la defecación. Entre más eficaz sea nuestra manera de respirar, más alerta y sano estará nuestro cuerpo.

La mayoría de nosotros no sabemos cómo respirar apropiadamente. Debido a la ropa que usamos, los traumas y la costumbre, nuestra respiración es limitada y superficial y no provee suficiente oxigeno ni energía a nuestros organismos. Al arreglarla, podemos soltar toxinas y tensiones acumuladas por años, y este proceso nos pone en contacto con emociones y pensamientos que habíamos sepultado en nuestros músculos y demás órganos.