¿Qué es la memoria flash de las MacBooks?

Memoria de estado sólido: qué es, ventajas y desventajas.

Memoria Flash
Memoria flash. Imagen vía Flickr por el usuario Gustav Holström CC BY.

Una de las características más cacareadas de las MacBooks más recientes, es que vienen equipadas con una memoria flash, que según nos cuenta Apple, le añade una serie de ventajas a sus computadoras. Tanto que otros fabricantes, animados por Intel, han decidido poner memoria flash a sus computadoras. Esto último lo podemos ver en las ultrabooks, que son computadoras ultra-portátiles que emulan en muchos aspectos a la MacBook Air.

Qué es una memoria flash

La memoria flash es también llamada memoria de estado sólido, o SSD por su siglas en inglés (Solid State Drive). Es un dispositivo electrónico de almacenamiento persistente de datos.

Este tipo de memoria usa circuitos integrados (chips o microchips) para almacenar datos de una computadora o cualquier otro aparato que tenga que almacenar datos. Por ejemplo:  las cámaras fotográficas digitales y los teléfonos inteligentes como el iPhone, utilizan memoria flash como unidad de memoria.

La palabra “persistente” en el párrafo anterior, significa que la memoria de estado sólido no es volátil, o lo que es lo mismo:  mantiene la información almacenada por un largo tiempo, tal como lo hace un disco duro óptico, pero con algunas diferencias de funcionamiento.

Qué diferencia hay entre una memoria flash y un disco duro óptico

La memoria flash y los discos duros ópticos cumplen exactamente con la misma función: almacenar datos.

Sin embargo, tienen diferencias en la forma en la que funcionan.

La diferencia principal es que los discos duros ópticos son dispositivos electromecánicos, lo que significa que tienen piezas movibles. Mientras las memorias flash están formadas por chips electrónicos que no tienen ninguna pieza movible por dentro.

Puesto de otra manera, los discos duros ópticos tienen discos magnéticos que giran y cabezas láser que se mueven para leer o almacenar la información en esos discos, y las SSD son simplemente chips estáticos, que no tienen ningún movimiento y que sirven para lo mismo que un disco duro óptico.

Las ventajas de la memoria de estado sólido

Las memorias flash, al no tener movimiento, son más silenciosas y menos sensibles a los golpes o los movimientos bruscos. Una de sus características es que se puede accesar más rápido a la información que contienen, es por eso que la MacBook Air tiene un tiempo de arranque de aproximadamente 15 segundos, y puede pasar de la inactividad (stand-by) a estar encendida casi instantáneamente. En contraste con el tiempo que tarda en iniciar un disco duro óptico: más o menos un minuto. Así que sólo queda mencionar que este tipo de memoria mejora el desempeño general de una computadora.

La parte mecánica de los dispositivos electromecánicos, como los discos duros ópticos,  consume energía y genera calor, por lo que también acortan el tiempo que dura la batería de un aparato. Al quitar la parte mecánica de la memoria de una computadora, esta generará menos calor y también consumirá menos energía.

Lo anterior se hace evidente si tomamos en cuenta  la duración de la batería de las MacBooks, que pueden durar encendidas, sin necesidad de conectarse a la corriente eléctrica, hasta 10 o más horas. 

En lo que toca a portabilidad, la SSD también tiene su contribución, ya que el espacio físico que ocupan dentro del aparato es menor y se pude distribuir mejor que el espacio que ocupa un disco duro. La memoria flash es más pequeña y más ligera que un disco duro de la misma capacidad, lo que ha permitido a Apple fabricar notebooks tan ligeras y portables como la MacBook Air, el iPad, iPhone o cualquiera de los dispositivos que fabrican los de Cupertino, que son pequeños, ligeros y poderosos, y que traen en sus entrañas una memoria flash. 

Las desventajas de la memoria de estado sólido

Las memorias flash son caras.

Esa es simple y llanamente su desventaja, por lo menos por ahora, ya que los componentes electrónicos han presentado históricamente una tendencia a bajar de precio en función del tiempo, y estos dispositivos no son la excepción ya que ahora mismo tienen un precio menor del que tenían hace un año.

El precio de las notebooks de Apple que usan memoria de estado sólido es más alto que el de su competencia que usa discos duros ópticos. La MacBook Air, por ejemplo, es la notebook más portátil en el mercado, y tiene algunas características que no podemos encontrar en su competencia, sin embargo, su precio es alto (inglés) para su categoría: podemos encontrar computadoras con características de hardware similares, y más capacidad de almacenamiento, por un precio menor.  Aunque estas últimas no tendrían la misma duración de la batería, la portabilidad o las otras ventajas que ofrecen los aparatos equipados con  SSD.  Lo mismo pasa con la MacBook Pro con Retina Display y su precio (inglés).

Memoria flash: más eficiente, más veloz…y más cara

En resumen:  las memorias flash son más eficientes, más veloces, más resistentes, más ligeras y más pequeñas. ¿Entonces por qué no están en todas las computadoras? Hay una razón de peso para que no todos los fabricantes equipen sus computadoras con memorias flash: su precio. Y esa es tal vez la única desventaja que tienen ante los discos duros ópticos. Una gran desventaja, ya que los fabricantes de electrónicos, en su lucha por ser más competitivos,  buscan formas de abaratar sus productos, no de encarecerlos.  Y no todos ellos pueden tener una estrategia de negocios (¿marketing?) como la de Apple, que le permite usar este tipo de componentes en sus productos, con la sabida consecuencia de una alza de precio y sin absolutamente ningún perjuicio para sus ventas.