¿Qué es la melatonina?

Y cómo ayuda a conciliar el sueño

Foto cortesía de [Antonio Covarrubias]

Definición:

La melatonina es una hormona que se produce en la glándula pineal y que se encarga, entre otras funciones, de inducir y controlar el sueño.

El órgano del sueño

La glándula pineal es un órgano del cuerpo, localizado entre la médula espinal y el cerebro. Está muy cerca del cerebelo, que es la parte del cerebro más primitiva, y el hipotálamo, que es el filtro de la información que procesa el cerebro sobre nuestro cuerpo y juega un rol importante en el manejo de las emociones.

La glándula pineal es, en general, desconocida, pero sabemos de ella que modula los patrones de sueño y que se estimula a partir de la luz del medio ambiente. Controla el ritmo circadiano, aquel que nos hace dormir de noche y estar activos de día, y se altera fácilmente con los patrones de luz azul, pues éstos le indican que es de día.

Y si no sabemos por completo cómo funciona la glándula pineal, hay algo que sí sabemos: es la productora de melatonina.

Qué hace la melatonina

Entre las funciones de la melatonina se le adjudica la de contorlar el sueño, pero también la de ser antioxidante, auxiliar en el combate contra el cáncer, regulador de hormonas de reproducción, protección ultravioleta, ayudar a prevenir el Alzheimer, controlar la glucosa, ser antiinflamatoria y antiansiolítica.

 La glándula pineal crece durante el primer o los primeros dos años de vida. Después ya no crece, pero sí aumenta su densidad.

Durante niños, producimos grandes cantidades de melatonina —a partir de la serotonina—, que se reajusta en la pubertad. Se sospecha que podría inhibir la sexualidad en los niños.

Solía creerse que la producción de melatonina continúa decreciendo con los años, pero nuevos estudios sugieren que no es así (aunque el consumo de diversas sustancias y los malos hábitos pueden causar un decaimiento crónico en la producción de melatonina).

 

La serotonina juega papeles importantes en el cerebro y en el intestino, y curiosamente, su buen estado depende de nuestro estado anímico. Quizás de ahí que la depresión nos dificulte dormir, mientras que reír con frecuencia nos ayuda a regular el sueño.

Es posible que la mitad de las características adjudicadas a la melatonina, que la promueven como la hormona maravilla, sean simples teorías, lo que sí es cierto es que juega un papel fundamental en la regulación del sueño.

La melatonina y los alimentos

La producción de melatonina se lleva a cabo a partir de una sustancia llamada triptófano (presente en alimentos como la espirulina, la soya, las semillas de calabaza, la granada, la levadura de cerveza y las almendras).

Por su parte, hay alimentos que estimulan la producción de serotonina y que resultan remedios para dormir, como el pavo.

Otros factores, como el consumo de alcohol y algunos medicamentos, pueden afectar la producción de melatonina, lo que disminuye la calidad del sueño.

La luz y la melatonina

La cantidad de melatonina que producimos depende de qué tan oscuro sea el lugar en el que nos encontramos.

Mientras nuestros ojos están expuestos a menor cantidad de luz, más melatonina producimos.

Por eso es que cubrirse los ojos y crear una atmósfera ideal para dormir, es un buen remedio para conciliar el sueño.

Existen en el mercado pastillas de melatonina para dormir. Su consumo puede tener efectos secundarios, aunque son mínimos si se consume por periodos cortos de tiempo y en dosis controladas.

Como sea, hay sugerencias de que las dosis disponibles en la farmacia son hasta 30 veces superiores a la que el cuerpo necesita. Pero, honestamente, para qué comprar lo que el cuerpo puede producir simplemente apagando la luz.