¿Qué es la lomografía?

La lomografía es una corriente social/artística abanderada por un fabricante de cámaras fotográficas analógicas ruso/chinas. Supuestamente, el movimiento inicia en Viena durante los 90’s cuando dos jóvenes curiosos adquieren una cámara Lomo LC-A y comienzan a utilizarla de formas no convencionales que resultaron en imágenes llenas de vida y con tratamientos completamente alternativos. Poco a poco fueron expandiendo su entusiasmo que se transformó en una reconocida organización global a la cual diariamente, se adhieren nuevos integrantes persiguiendo un mismo objetivo: La expresión artística.

La lomografía establece en sus principios 10 reglas principales que los practicantes deben observar para considerarse parte del movimiento:

01
de 10

Siempre lleva tu cámara contigo

La lomografía recarga gran parte de sus sorprendentes resultados a la casualidad, por eso, promueve la idea de siempre portar la cámara y disparar en todo momento, aun cuando aparentemente la situación no lo amerite. Ya sea en aventuras extraordinarias o en las actividades cotidianas de cualquier día como lavarse los dientes, cocinar o lavar el auto, los disparos deben ser impulsivos y nada racionales.

02
de 10

No hay restricciones de horario

Fumando
Fumador (estilo lomográfico). Ricardo Avila.

Sin importar si es de día o de noche, o las condiciones suficientes o deficientes de iluminación, las tomas impulsivas deben de fluir de forma constante, aún bajo circunstancias desfavorables. Un ejemplo es la primera foto del día, cuando acabas de abrir los ojos y difícilmente tienes la claridad mental para concentrarte en la calidad técnica de la toma, sólo busca la cámara y dispárala de inmediato. Los resultados no pueden ser previsibles.

03
de 10

La lomografía no interfiere en tu vida, es parte de ella

Metro París
Metro París. Claudia Aguilar.

El carácter portátil de los modelos de cámara LomoGraphic, buscan la facilidad de integrarse a tu cuerpo como cualquier otro accesorio: un llavero, una bolsa, una cartera. Así como la costumbre te ha disciplinado a salir siempre de tu casa con las llaves en la mano, el "lomografo" debe acostumbrarse a portar y sobre todo usar la cámara en todo momento y sin recato ya sea durante una conversación, en la lavandería, asistiendo a clases o mientras desayunas.

04
de 10

No uses el visor

El carácter impredecible y accidental de la lomografía exhorta a sus seguidores a no atarse a convencionalismos y dejar de utilizar el visor. Simplemente apuntar la cámara desde cualquier posición o altura y disparar, así se elimina eficientemente la intervención del raciocinio y la predisposición estética que no comulgan con esta osada ideología.

05
de 10

Acércate más

Close up lomográfico
Close up estilo lomográfico. TVFiesta

La lomografía es intrusiva por naturaleza, no da píe a pose o actitudes montadas y tampoco respeta la distancia íntima a la cual estamos acostumbrados a que nos tomen una fotografía. En la insistente búsqueda de puntos de vista no explorados, esta regla promueve acortar las distancias entre cámara y sujetos al mínimo para “llegar al fondo de las cosas”.

06
de 10

No pienses

En la práctica de la lomografía no cabe el entrenamiento ni la antelación. No se buscan respuestas condicionadas ni predispuestas a una tarea tan simple como registrar lo que en ese momento observas sin razonarlo. Imagina por un momento que tuvieras la capacidad de con un simple parpadeo, tomar una fotografía, pues de la misma forma debes interactuar con tu cámara y el entorno que te rodea, siempre impulsivamente.

07
de 10

Reacciona rápido

Si piensas de forma consciente “ahora voy a dedicar un poco de tiempo a la lomografía” y comienzas a preparar tu cámara para hacer unas tomas, estas descalificado por completo de los principios de este movimiento. Como se mencionó en reglas anteriores, la cámara es una extensión de tu cuerpo y debe estar lista en todo momento para reaccionar velozmente y disparar. El mundo va demasiado de prisa como para esperar a que estés preparado.

08
de 10

Los resultados no se anticipan

Debido a que el principio tecnológico de la lomografía es utilizar cámaras analógicas, no tiene sentido anticiparse a los resultados ya que no podrán ser visualizados en el momento. Tiene que transcurrir un tiempo mientras se agotan los fotogramas disponibles en el negativo y si observas los principios básicos de esta práctica, seguramente cuando termines el rollo, ni siquiera podrás recordar qué fue lo que estuviste fotografiando.

09
de 10

La sorpresa ante los resultados

Después de terminar de exponer la película, tienes que enviarla al laboratorio para posteriormente recibir los positivados. Mientras tanto no sabes qué tomaste y cómo lo hiciste, lo que convierte el resultado en una experiencia gratamente sorpresiva que te involucra no sólo como autor, sino como espectador al mismo tiempo.

10
de 10

No sigas las reglas

Loncheando
Eli y su lonche. TVFiesta.

La forma de sostener la cámara, la dirección hacia donde apunta, la distancia “conveniente” hacia el sujeto, lo inoportuno del momento, las restricciones físicas y legales para efectuar la toma, son todos convencionalismos que debes ignorar en tu persecución por una expresión original y propia.