¿Qué es la fuerza de voluntad?

La fuerza de voluntad está relacionada con la capacidad para ejercer autocontrol y se puede definir como:

- La capacidad para posponer la gratificación y resistir tentaciones a corto plazo para poder satisfacer metas más a largo plazo. Por ejemplo, no comerte un helado ahora para cumplir con tu objetivo a largo plazo de adelgazar. Las personas que lo desean todo de inmediato y no pueden esperar están mostrando una muy escasa capacidad de autocontrol.

- La capacidad para ignorar o no hacer caso a un pensamiento, sentimiento o impulso no deseado. Esto significa ser capaz de controlar tus propios pensamientos, impulsos y emociones sin dejarte dominar por ellos.

- La regulación consciente de nosotros mismos. Es decir, en vez de funcionar con el piloto automático la mayor parte del tiempo, se trataría de ser capaces de ejercer un control sobre nosotros mismos cuando sea necesario y de darnos cuenta de cuándo es necesario.

- Aunque algunas personas tienen una mayor capacidad de autocontrol que otras, también es cierto que, para todo el mundo, el autocontrol es una recurso limitado capaz de gastarse, como se explica con detalles en el artículo Cuanto tu autocontrol se agota.

Si quieres conocer algunos consejos para mejorar tu capacidad de autocontrol, echa un vistazo al artículo llamado Aumenta tu fuerza de voluntad.

Tener más autocontrol puede hacer que seas más feliz (si conoces el modo correcto de ejercerlo)

Aunque muchas personas tienden a ver el auto control y la autodisciplina como modos de privarse de ciertas cosas, de coartar la propia libertad o de reprimirse, en realidad el autocontrol se relaciona más con la capacidad para manejar metas que están en conflicto, y lograrlo hace que nos sintamos mejor.

Un estudio formado por diversos experimentos y publicado en la revista Journal of Personality mostró que las personas con mayor autocontrol sienten una mayor satisfacción en sus vidas y son más felices. Según los autores “sentirse bien en vez de mal puede ser un beneficio fundamental de tener un buen autocontrol, y sentirse satisfecho con la vida es una consecuencia importante”.

El autocontrol puede ayudar a una persona a mejorar su estado de ánimo. Las personas que, en el estudio, mostraron mayor autocontrol, informaban también de más estados de ánimo positivos que negativos. Pero esto no era debido a que utilizasen el autocontrol para resistir las tentaciones, sino que lo utilizaban para exponerse menos a situaciones que pudieran incitar dichas tentaciones, organizando su vida de un modo que les ayudaba a evitar conflictos internos.

Las personas con más autocontrol creaban menos situaciones en las que sus metas pudieran estar en conflicto. Por ejemplo, se ponían menos en la situación de tener que elegir entre su meta de comer un dulce y su meta de adelgazar (dos metas en conflicto). Al estar con menos frecuencia en situaciones en las que sus metas están en conflicto, experimentaban menos frustración y menos emociones negativas en general.

Es decir, el autocontrol no consiste en resistir las tentaciones, sino en encontrar mejores modos de evitar que surjan.

Por tanto, si deseas alcanzar una meta que exija autocontrol, como hacer una dieta para adelgazar, ten en cuenta que serás más feliz si, en vez de luchar por resistir las tentaciones, tratas de organizar tu vida de manera que te expongas a las menores tentaciones posibles. Por ejemplo, en vez de salir a cenar con unos amigos y estar todo el rato resistiendo tentaciones de comida y bebidas alcohólicas, sales a dar un paseo o ver una exposición y luego vas a cenar a casa.