Qué es la contaminación lumínica

El desorden lumínico es un tipo de contaminación.
El caos visual del desorden lumínico nos provoca agotamiento mental. Oi Max (Flickr)

¿Qué es la contaminación lumínica?

La contaminación lumínica es la intrusión de la luz artificial a la oscuridad en exceso a lo que es estrictamente necesario; también puede definirse como el desperdicio de la iluminación artificial.

La gran mayoría de los seres vivos han evolucionado durante millones de años con el ritmo natural de luz y oscuridad. Muchos procesos biológicos dependen de la oscuridad, incluyendo nuestro propio ritmo circadiano.

El uso inapropiado de la luz artificial es la única causa de la contaminación lumínica y provoca daños a la salud humana, la vida silvestre y el medio ambiente.

Tipos de contaminación lumínica

  • Dispersión hacia el cielo (skyglow): La intrusión de la luz artificial al cielo. La dispersión hacia el cielo es el tipo de contaminación lumínica que provoca el brillo difuso y anaranjado en los cielos de las ciudades, obstruyendo nuestra vista de las estrellas y la Vía Láctea. La dispersión de la luz hacia el cielo se debe a la combinación de dos factores: la iluminación mal dirigida, especialmente el alumbrado público, y la presencia de partículas en el aire, sea humedad o contaminación del aire. Las partículas dispersan la luz en todas las direcciones, resultando en el halo anaranjado en del cielo urbano.
  • Intrusión lumínica (light trespass): La intrusión lumínica pasa cuando la luz se extiende fuera de donde se está utilizando y/o entra una propiedad privada, por ejemplo cuando la luz del foco exterior de tu vecino entra tu habitación por la ventana o cuando la luz de las farolas ilumina tu propiedad aunque prefieras la oscuridad.
  • Deslumbramiento (glare): El deslumbramiento se refiere a la incomodidad física provocada por el uso inapropiado de la luz artificial. Nuestra habilidad de ver en la noche se debe a una sustancia llamada rodopsina. El cuerpo empieza a producir la rodopsina cuando hay bajos niveles de iluminación y se logra la visión nocturna óptima después de media hora de oscuridad no interrumpida. El deslumbramiento ocurre cuando nuestros ojos ya se adaptaron a la oscuridad y se enfrentan a una luz fuerte, por ejemplo los focos de un carro que viene de frente, y esto causa una ceguera temporal (a veces dolorosa) que puede ser peligrosa aunque sea de corta duración. El contacto frecuente con la luz artificial también perjudica producción de rodopsina, así reduciendo nuestra capacidad para ver en la noche. Esto provoca un ciclo vicioso porque pensamos que no podemos ver, entonces usamos más luz, la cual perjudica nuestra visión nocturna natural.
  • Desorden lumínico (clutter): Cuando la organización de las luces no se hace de acuerdo a la psicología y fisiología humana, el conjunto de luces nos resulta molesto o confuso; esto se llama desorden lumínico. El desorden lumínico es bastante fácil de observar en las calles comerciales donde todas las tiendas tienen letreros iluminados con colores y focos para llamar la atención. El conjunto de estos letreros es un caos visual que cansa a los ojos y la mente. El desorden lumínico afecta la mente subconsciente y provoca agotamiento psicológico, la verdadera causa del cual a menudo pasa desapercibida.