Qué es el Zika y cómo afecta tu embarazo

Zika embarazo
El virus Zika es transmitido por este mosquito, el Aedes Aegypti. ©Getty Images/Mario Tama

El Zika es un virus transmitido por los mosquitos tipo Aedes. Aunque en la mayoría de personas el virus es leve o inofensivo, para las mujeres embarazadas el Zika presenta un riesgo grave que puede causar malformaciones congénitas en el bebé y otras secuelas severas.

Síntomas del Zika en embarazadas

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), sólo un 25% de las personas infectadas con el virus presenta síntomas.

Por lo general se relaciona con:

  • Fiebre leve
  • Brote o salpullido en la piel
  • Conjuntivitis (ojos enrojecidos)
  • Dolor muscular o en las articulaciones
  • Malestar general

Los síntomas se manifiestan entre tres y doce días después de la picadura del mosquito infectado y suelen ser leves. El malestar se mantiene entre dos y siete días más.

¿Cómo se diagnostica el Zika en mujeres embarazadas?

En mujeres embarazadas que tienen riesgo de haber contraído el virus o han estado en lugares donde se encuentra el mosquito, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan los siguientes pasos:

En madres que reportan síntomas:

  • Realizar prueba de sangre para identificar el virus Zika.
  • Si la prueba es positiva o sus resultados son inciertos, realizar un ultrasonido fetal para detectar microcefalia o calcificaciones intracraneales. Ofrecer amniocentesis para detectar el Zika.
  • Si la prueba es negativa, realizar ultrasonido para detectar, microcefalia o calcificaciones craneales. En caso de encontrarlas, considerar amniocentesis para descartar el Zika.

    En madres que no reportan síntomas:

    • Realizar ultrasonido para detectar microcefalia o calcificaciones craneales.
    • Si se detectan indicios de defectos cefálicos, realizar prueba de sangre a la madre para detectar el Zika. Considerar amniocentesis.
    • Si el ultrasonido no revela defectos cefálicos, considerar una serie de ultrasonidos posteriores para confirmar resultados. Si surgen sospechas, realizar prueba de sangre a la madre y considerar amniocentesis.

      Por ahora, la evaluación para encontrar el Zika no se recomienda como parte de las pruebas de control prenatal generales; sólo en las madres que están en riesgo. Parte de la limitación se debe a la dificultad del diagnóstico (la mayoría de las pacientes no tiene síntomas o se pueden confundir con otros males, el virus se mantiene en el sistema de la paciente por un corto lapso, y las pruebas de laboratorio existentes pueden confundir los resultados con los de otras condiciones similares, como el dengue y la Chikunguña) y al riesgo asociado con una amniocentesis.

      Posibles complicaciones en el embarazo causadas por el Zika

      El Zika es un mal relativamente desconocido. Aunque aún no se confirma la causa exacta de las complicaciones, la evidencia apunta a que el Zika puede afectar al bebé durante su desarrollo en el embarazo y causar:

      • Microcefalia. Una malformación congénita en que el cerebro y la cabeza del bebé son mucho más pequeños que el promedio. La microcefalia suele estar acompañada de condiciones adicionales, como retraso mental, parálisis cerebral, epilepsia, hiperactividad, enanismo y otras deficiencias. Más información en: ¿Qué es la microcefalia? Causas, diagnóstico, tratamiento
        • Síndrome de Guillain Barré. Un trastorno en que el sistema inmunológico ataca parte del sistema nervioso propio. Gradualmente, el mal puede interferir con la comunicación entre el cerebro y los músculos hasta dejarlos inoperantes, causar parálisis y poner en riesgo la vida del paciente. 
        • Otros síndromes neurológicos. El virus Zika puede afectar las células cerebrales en su proceso de formación y causar otros males. En brotes anteriores se reportaron casos de meningitis, meningoencefalitis y mielitis, que son infecciones de las membranas cerebrales y la médula espinal que pueden llevar sangrado cerebral y daño neurológico.
        • Aborto espontáneo. Aunque el Zika no ha sido confirmado como la causa directa de muerte fetal; sin embargo, si el daño celular o cerebral es severo, es posible que el embarazo termine inesperadamente. Casos de aborto espontáneo examinados en Brasil han reportado la presencia de Zika en el bebé.

          Tratamiento

          No existe un tratamiento, vacuna o cura para el virus Zika. En caso de presentar síntomas, puedes pedirle al médico medicamento para tratar los malestares causados por la enfermedad, como fiebre y dolores. Por el momento no existe una vacuna, medicamento preventivo ni cura al Zika.

          Prevención

          Por el momento la única defensa contra el Zika es prevenir la picadura del mosquito. Según la OMS, el repelente de mosquitos es la medida más efectiva, pero también puedes tomar en cuenta las ubicaciones de más riesgo, la etapa más vulnerable durante el embarazo y otras precauciones para evitar el Zika durante el embarazo.

          ¿El Zika afecta la lactancia materna?

          Aunque la presencia del virus sí se ha detectado en la leche materna de madres infectadas, la cantidad del virus que se transmite es muy baja y no afecta al bebé. Según el Congreso de Obstetras y Ginecólogos, los beneficios de la lactancia materna para el bebé son mayores al riesgo de transmisión.

          ¿El Zika puede afectar futuros embarazos?

          Según los CDC, el virus del Zika se mantiene en el flujo sanguíneo de la persona infectada por un plazo de siete días. De acuerdo a la evidencia, el virus no afecta embarazos concebidos después de que el virus abandona tu sistema.

          Fuentes:
          Centros para el Control y Prevención de Enfermedades. Morbidity and Mortality Weekly Report: Interim Guidelines for Pregnant Women During a Zika Virus Outbreak – United States 2016. Accedida 2 de febrero del 2016.
          National Institute of Neurological Disorders and Stroke. Meningitis y encefalitis. Accedida 2 de febrero del 2016.