¿Qué es el síndrome de Wolff-Parkinson-White?

Esta enfermedad requiere tratamiento con medicamentos antiarritmícos

sindrome de wolff-parkinson-white, arritmias, sindrome de pre-excitacion,
El sindrome de Wolff-Parkinson-White es una anomalía de pre-excitación de los ventrículos. PIXOLOGICSTUDIO

El síndrome de Wolff-Parkinson-White (WPW) es una enfermedad rara que afecta a las vías adicionales del sistema eléctrico del corazón. Es una de las causas más comunes que se produce en los circuitos accesorios que conducen los impulsos eléctricos a través del corazón en algunas ocasiones, a pesar de estar presentes desde nacimiento. Lo que significa que el impulso solo sigue de forma esporádica por el cortocircuito.

El corazón tiene unos haces de fibras especializadas que crean y transmiten el impulso eléctrico que da lugar al latido cardíaco. A lo largo de estas fibras hay dos centros. En condiciones normales, el primero inicia el estímulo (80-100 pulsaciones) y el segundo actúa como filtro, si los latidos son muy rápidos. Pero también pueden generar ritmos más lentos (60-40 pulsaciones). Cuando se produce esta condición, aparecen rutas eléctricas accesorias y los impulsos eléctricos son conducidos desde las aurículas hasta los ventrículos, “saltándose” el filtro y provocando episodios de taquicardias supraventriculares de unos 100 latidos por minuto.

Causas del síndrome de Wolff-Parkinson-White

Este trastorno de la conducción auriculoventricular puede manifestarse de forma precoz durante el primer año de vida, entre los 10 y los 25 años o de forma tardía a los 60 años. La mayoría de personas que sufren esta alteración no tienen otros problemas cardíacos.

Aunque el síndrome de Wilff-Parkinson-White ha sido asociado con una afección hereditaria llamada anomalía de Ebstein.

Las taquicardias de esta afección, también llamada síndrome de preexcitación, raramente pueden llegar a ser mortales, debido a que los latidos son demasiado rápidos para que el ventrículo se llene de sangre. 

Lo que hace que el corazón lata pero de forma ineficaz. Puede derivar de forma excepcional en una fibrilación ventricular, una de las arritmias más peligrosas.

Síntomas de la enfermedad de Wolff

El síntoma principal de esta afección son las taquicardias con palpitaciones, ya que causa episodios repentinos, a menudo durante un ejercicio. Otras manifestaciones relacionadas son el dolor de pecho, el mareo, el síncope y la dificultad para respirar.

Si las taquicardias son prolongadas pueden causar insuficiencia cardíaca en bebés en el primer año de vida. Estos episodios pueden dejarlos sin aliento o aletargados, con pulsaciones rápidas y visibles en el pecho y con problemas a la hora de alimentarse.

La duración de las arritmias causadas por el síndrome de Wolff-White-Parkinson puede ir de unos pocos segundos a varias horas, llegando a las 12 horas. La taquicardia puede acabar convirtiéndose en fibrilación auricular. Pudiendo ser especialmente peligrosa en un uno por ciento de las personas que sufren el síndrome.

En personas jóvenes y sanas suelen producir pocos síntomas, pero pueden llegar a ser muy molestas y estresantes y pueden causar un síncope o insuficiencia cardíaca.

Diagnóstico del síndrome de pre-excitación

El electrocardiograma es la prueba de diagnóstico más útil para su detección. Este síndrome suele identificarse por la onda delta característica que produce en este registro de la actividad eléctrica del corazón. También se suele utilizar un estudio Holter y un estudio electrofisiológico que, con la introducción de un catéter y “mapeando” la pared del corazón, permite localizar la ruta de conducción eléctrica adicional y aplicar la radiofrecuencia que secciona eléctricamente la vía accesoria (ablación).

Tratamiento del síndrome de WPW

El tratamiento para controlar las taquicardias es básicamente farmacológico, como procainamida o amiodarona. Estos fármacos antiarrítmicos no solo ayudan a tener bajo control los latidos rápidos, sino que además consiguen prevenir a largo plazo episodios de taquicardia.

En casos de urgencia médica, se utilizan medicamentos como el verapamilo o la adenosina por vía intravenosa para detener la arritmia, y en caso de una taquicardia ventricular se recurre a la cardioversión eléctrica (shock).

La ablación por catéter es el procedimiento que puede curar de forma permanente este síndrome con una eficacia muy alta que roza el 100% de los casos. Aunque dependerá de la localización y la presencia de otras rutas accesorias.

Referencias:

Síndrome de Wolff-Parkinson-White. MedlinePlus. Biblioteca de Nacional de Medicina Estados Unidos. Accedido: 10 de septiembre de 2015. https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000151.htm