El Renacimiento

Esplendor de las artes y ciencias

Hombre del Vitruvio
Uomo Vitruviano, de Leonardo da Vinci, artista arquetípico del Renacimiento.  vaara / Getty Images

El Renacimiento fue un movimiento cultural y social que se dio en Europa a partir del siglo XV y se le considera la etapa de transición entre la Edad Media y la modernidad. Aunque se debate el inicio exacto del Renacimiento, se suele usar la caída de Constantinopla en 1453 como la fecha de inicio de esta época. Nuevos esquemas sociales y políticos fueron dejando atrás el mundo feudal y la economía agrícola, dándole paso a la economía mercantil y a nuevos ordenamientos en la sociedad.

Así, el Renacimiento no fue solo un cambio en la estética artística sino un cambio en la mentalidad de las personas.

De suma importancia anotar que el hombre es quien está ahora en el centro de interés, desplazando las creencias teocentristas en las que Dios era el centro de todo. Así mismo, la ciencia adquiere un valor nunca antes visto, y gracias a la observación se desarrollan y amplían disciplinas como la astronomía, la medicina, la biología, y la botánica, entre otras; de la misma manera la observación misma inyecta un optimismo por los avances técnicos y nuevas posibilidades que estos ofrecen para el hombre y su calidad de vida. 

Características

Durante este período hay un renovado interés e inclinación por:

  • El mundo grecolatino, su estética y sus temas
  • La vida secular
  • La importancia de los artistas para la sociedad
  • El optimismo
  • Vivir el presente y gozar de la vida (carpe diem)
  • La ética y nuevos valores sociales

La estética renacentista valora las formas equilibradas y armónicas, y la idealización de la realidad. Además, surge un nuevo prototipo del caballero: ya no basta ser experto en las armas, como en la Edad Media, sino también en las letras y artes.

También hay que resaltar el crecimiento de la burguesía, clase social que adquiere poder durante esta época y va desplazando poco a poco a los señores feudales. 

Las artes 

El renovado interés por la naturaleza y su observación se traslada a la pintura y la escultura. Maestros como Leonardo Da Vinci, Miguel Ángel y Rafael fueron líderes en la creación artística de este período. Luego de muchos siglos en los que la Iglesia católica era quien encargaba las obras de artes y patrocinaba a los artistas, ahora la creciente burguesía, más pudiente, también se encarga de comisionar piezas y de proporcionar dinero a escultores y pintores. Aún así, muchas de las piezas seguían teniendo temáticas religiosas, pero dado que los encargos también venían de independientes, hay muchas escenas de la vida cotidiana, retratos familiares, y temas domésticos. 

De suma importancia es el patrocinio de los Medici, una rica familia de mercantes de Florencia, quienes patrocinaron a muchos de los más grandes nombres del arte renacentista. 

También la literatura y la filosofía tienen un florecimiento sin precedentes. 

La prosa del Renacimiento

Durante esta etapa abundan varios subgéneros narrativos, como la novela pastoril, la novela bizantina, la novela morisca y el libro de caballerías.

Este último fue parodiado por Miguel de Cervantes Saavedra cuando escribió su obra maestra Don Quijote de la Mancha (1605 y 1615), la primera novela moderna y un claro ejemplo del Humanismo renacentista, pero con rasgos barrocos. De este periodo, también destaca Lazarillo de Tormes, la primera novela picaresca.

William Shakespeare, John Milton, Tomás Moro y Niccolo Machiavelli son otros de los grandes nombres que produjeron obras maestras durante esta época. 

La poesía 

Garcilaso de la Vega encarna el ideal hombre renacentista por ser soldado y también poeta. En sus poemas aparecen carpe diem, el amor idealizado,y una clara influencia del poeta italiano Petrarca. Otro caballero poeta influido por la lírica italiana es Juan Boscán. Como Garcilaso, Boscán emplea el endecasílabo, tan característico del siglo XVI.

La poesía ascética y mística es otra corriente de la poesía renacentista. Sus exponentes principales son Santa Teresa de Jesús, San Juan de la Cruz y Fray Luis de León.

Ludovico Ariosto, Torquato Tasso, Pierre de Ronsard, y Christopher Marlowe, entre otros, fueron excepcionales exponentes de la creación poética en el Renacimiento. 

El teatro 

Si bien generalmente se considera pre-renacentista, La Celestina (1499) de Fernado de Rojas es una de las obras más importantes de la literatura española. Esta tragicomedia humanística, que tiene sus raíces en la comedia latina, refleja la transición de la Edad Media al Renacimiento, dado que sus personajes viven en un mundo en crisis, donde los valores medievales se están desintegrando. Otro dramaturgo importante de esta época es Lope de Rueda, quien además de ser actor profesional, escribió comedias, farsas y entremeses.