¿Qué es el oil pulling?

¿Te apuntas al enjuague bucal con aceite?

Oil Pulling o enjuague bucal con aceite
Si el oil pulling es una moda o ha venido para quedarse, el tiempo lo dirá. Maximilian Stock Ltd/Getty Images

Una vez más han sido nuestras celebridades y sus gestos de belleza quienes han sacado del anonimato una técnica milenaria para traerla a la primera página de las revistas. En esta ocasión Miranda Kerr y Gwyneth Paltrow no han tenido problemas en explicar porqué han incorporado el oil pulling a sus rutinas de belleza diaria por ser un gesto con beneficios desintoxicantes. La sencillez de esta técnica nacida en la India, en el seno de la medicina ayurvédica, los beneficios acumulativos que logra y lo baratísimo de su aplicación la divulgarán a la velocidad del rayo, ya lo verás.

Pero ¿qué es exactamente el oil pulling? ¿Y cómo se práctica?

En realidad el oil pulling sólo es un curioso enjuague bucal en el que no se emplean los habituales productos higiénico si no un aceite crudo de cocina. Yo puedo imaginar que es ideal para las fumadoras (que aún necesitan razones para dejar de fumar).

¿En qué consiste?

Preferiblemente por las mañanas en ayunas, introduce una cucharada de aceite comestible en tu boca y muévelo por toda ella mediante suaves movimientos de la mandíbula y con ayuda de la lengua. El movimiento debe ser similar al que harías con un colutorio pero sin hacer gárgaras y sin correr. Deja que el aceite recorra las paredes, el paladar, los dientes….

¿Cuánto tiempo se realiza?

Los que practican esta técnica regularmente mantienen el aceite en la boca durante 20 minutos cada día pero para empezar y mantenerse en la práctica sin caer en el aburrimiento lo más recomendable es practicarla primero durante 5 minutos, e ir sumando 2 minutos en los días sucesivos hasta alcanzar los 20 minutos.

¿Qué aceite se usa?

Uno de cocina, comestible y crudo -no con un aceite de belleza-. Por su sabor, el aceite que más fans consigue es el de coco pero lo cierto es que se puede emplear también el de sésamo o ajónjoli (es el que suelen proponer tradicionalmente en el ayurveda), el de girasol, el de oliva… Si fuera de alta calidad (primer prensado en frío) y ecológico, mejor que mejor.

¿Qué beneficios promete?

El paseo del aceite dentro de la boca va limpiándola de perjudiciales microorganismos que minan nuestra salud y belleza.  Se le asigna efecto anticaries y capacidad para reducir la placa que se acumula en los dientes. Pero no queda todo ahí, al eliminar las toxinas de la boca se asegura que esto se nota en una piel más purificada, unos dientes más resplandecientes y, además, en un mejor aliento.

¿Cómo se acaba?

Es importante que no te tragues el aceite al acabar ya que contiene los gérmenes y deshechos que ha ido encontrando en la boca. Yo te recomiendo que lo escupas en un papel de cocina y lo tires a la basura (ya sabes que no es recomendable para la ecología echar aceites por las tuberías).

Como notarás una sensación pastosa, enjuágate con un poco de agua con sal marina y acaba con un cepillado.

Mi experiencia

Te comentaré que yo he empezado a ponerlo en práctica hace sólo unos días y con actitud crítica pues no termino de entender la base de su efectividad. Pero el riesgo que corro con su ineficacia es muy bajo y, particularmente, siento especial interés por lo que procede de la medicina ayurvédica. Conozco a más de una persona que ha pasado temporadas en clínicas ayurvédicas –alguna incluso viajando a la india- y algo hay algo que parece que funciona aunque la ciencia aún no pueda explicarlo… Pero en este caso, llega a la conclusión que te parezca más razonable por ti misma y no por lo que yo te diga… Lo importante es que tú conozcas y cuides tu cuerpo y lo hagas con amor.