Qué es el cambio Honda DCT

01
de 03

DCT: Transmision de doble embrague

Honda DCT
Dos embragues para distintas marchas. Foto © Honda

El DCT, o Dual Clutch Transmission, es como su propio nombre indica en inglés un sistema de transmisión primaria compuesto por un doble embrague. Honda lo incorporó por primera vez en 2010 en su Honda VFR1200F, en 2011 apareció la segunda generación del DCT en las 700, en 2012 ya eran cuatro modelos con la Honda Crosstourer, y en 2013 se extendió a las nuevas Honda CTX700N y CTX700. Ahora las nuevas Honda NC750X, NC750S y Honda Integra 750 pueden presumir de equipar el DCT más evolucionado y efectivo de todos.

El sistema utiliza dos embragues, cada uno es controlado independientemente por su propio sistema electro-hidráulico, y mientras que uno se encarga de las 1ª;, 3ª y 5ª marchas, el otro lo hace con las 2ª, 4ª y 6ª. ¿Cómo funciona? De la siguiente manera: cuando hay un cambio de marcha el sistema preselecciona la siguiente marcha usando el embrague que no está en uso en ese momento. El primer embrague es después desacoplado y, simultáneamente, se acopla el secundo embrague. Así se consigue un cambio uniforme, rápido y sin saltos, con la mínima interrupción de la transmisión a la rueda trasera.

02
de 03

Tres cambios: uno manual y dos automáticos

Honda DCT
Los modos automáticos siempre permiten la intervención del piloto. Foto © Honda

Lo primero que has de saber es que con el DCT nunca se te calará la moto, y lo segundo que dispones de tres modos diferentes de funcionamiento. El modo MT es totalmente manual y el conductor es el encargado de cambiar de marcha con los pulsadores de la piña izquierda. Es casi como un cambio manual convencional, pero con la ventaja de no usar embrague y no tener que dejar de acelerar.Puedes estirar marchas hasta el corte de encendido, pero si frenas y se te olvida reducir marchas el sistema lo hará por ti, sin extraños y sin que se te pueda calar el motor. Siempre, además, sin que tengas que cortar gas a la hora de cambiar.

Además del manual hay dos modos automáticos, el D y el S, pero es importante aclarar que tanto en uno como en otro siempre puedes intervenir manualmente para subir o bajar de marcha cuando lo necesites.

El modo D (Drive) está pensado para optimizar el consumo de combustible, recurriendo siempre a marchas largas, y aunque en ciudad no es del todo cómodo porque engrana relaciones demasiado largas antes de lo necesario, sí es muy interesante en conducción por autopista.

El modo S (Sport) es mucho más divertido, el motor siempre va más revolucionado y no cambia de marcha hasta que estamos en la parte alta del cuentarrevoluciones o cortamos suavemente el gas cuando queremos mantener esa velocidad. Es el mejor para circular en moto en ciudad y conducción deportiva, y también baja marchas antes que el modo D para ofrecer un mejor freno motor. Si necesitas más no tienes más que bajar marcha manualmente y todo seguirá en automático después de tu intervención.

03
de 03

Facilidad de cambio, un manejo más sencillo

Honda DCT
Más facilidad de uso. Foto © Honda

Honda ha actualizado el software que controla esta última evolución del DCT, por lo que el resultado es aún más suave gracias a unos cambios de marcha más rápidos. El sistema es tan suave que muchas veces sabremos que hemos cambiado de marcha simplemente por verlo indicado en el cuadro de instrumentos, ya que difícilmente notaremos saltos o tirones en la marcha.

La ventaja del DCT no es sólo la rapidez y finura de su funcionamiento, sino que dispones de tres cambios posibles en uno solo. El usuario es el que elige y podrá seleccionar uno u otro dependiendo del tipo de conducción que necesite en cada momento, la tecnología hará todo lo demás por él.

Puedes ver cómo funciona el DCT de Honda perfectamente explicado en este vídeo oficial de la firma japonesa.