¿Qué dice la Biblia sobre la homosexualidad?

Pasajes bíblicos sobre el homosexualismo

Los siguientes pasajes bíblicos sobre la homosexualidad sirven como referencia para aquellos que desean conocer la fuente del punto de vista cristiano tradicional sobre este tema. Antes de leer, toma en cuenta que el homosexualismo es un tema divisivo, tanto en la sociedad general como en la iglesia. Mientras las opiniones e interpretaciones varían de grupo en grupo, los textos bíblicos no han cambiado.

Siendo esto así, los textos deben ser leídos en su contexto adecuado para no caer en el error de mal interpretar el carácter de Dios, o de usarlos como excusa para maltratar a una persona. ¿Cuál es el contexto bíblico de este tema? Hay varios: 1) Entender que la Biblia siempre ha considerado la practica del homosexualismo como pecado. No existe un solo pasaje que hable de la homosexualidad fuera de este contexto, ni uno que justifique este estilo de vida delante de Dios. Esto es cierto tanto en el antiguo testamento como en el nuevo. 2) No es el único pecado. Es más, todos hemos pecado de una forma u otra. 3) Aunque Dios aborrece el pecado, el ama al ser humano, por lo cual, la actitud del cristiano hacia todas las personas debe ser una de amor. 4) De acuerdo a la Biblia, el pecado tiene malas consecuencias. Como todos somos pecadores, todos necesitamos el perdón de Dios, el cual está disponible para todos, sin excepción.

Antiguo Testamento

Génesis 18:16-19:29

La historia de Sodoma y Gomorra.

Jueces 19

La historia del levita y su concubina.

Levítico 18:22

“No te acostarás con varón como los que se acuestan con mujer; es una abominación…” (LBLA)

Levítico 20:13

 “Si un hombre practica la homosexualidad, al tener relaciones sexuales con otro hombre como si fuera una mujer, ambos han cometido un acto detestable.

Ambos serán ejecutados, pues son culpables de un delito de muerte.” (NTV)

Nuevo Testamento

Marcos 10:6-9

Pero, al principio de la creación, Dios los hizo hombre y mujer.  Por esto el hombre dejará a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán un solo ser, así que ya no son dos, sino uno solo.  Por tanto, lo que Dios ha unido, que no lo separe nadie.” (RVC)

Romanos 1:26-28

Por esta razón Dios los entregó a pasiones degradantes; porque sus mujeres cambiaron la función natural por la que es contra la naturaleza. De la misma manera también los hombres, abandonando el uso natural de la mujer, se encendieron en su lujuria unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos hombres con hombres, y recibiendo en sí mismos el castigo correspondiente a su extravío. Y así como ellos no tuvieron a bien reconocer a Dios, Dios los entregó a una mente depravada, para que hicieran las cosas que no convienen. (NBLH)

1 Corintios 6:9-11

¿No saben ustedes que los que cometen injusticias no tendrán parte en el reino de Dios? No se dejen engañar, pues en el reino de Dios no tendrán parte los que se entregan a la prostitución, ni los idólatras, ni los que cometen adulterio, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los que roban, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los ladrones.

 Y esto eran antes algunos de ustedes; pero ahora ya recibieron el baño de la purificación, fueron santificados y hechos justos en el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de nuestro Dios.” (DHH)

1 Corintios 7:2

Para evitar el pecado sexual, es mejor que cada hombre tenga su propia esposa, y que cada mujer tenga su propio esposo.”(PDT)

1 Timoteo 1:9-11

“Tengamos en cuenta que la ley no se ha instituido para los justos sino para los desobedientes y rebeldes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos. La ley es para los que maltratan a sus propios padres, para los asesinos,  para los adúlteros y los homosexuales, para los traficantes de esclavos, los embusteros y los que juran en falso. En fin, la ley es para todo lo que está en contra de la sana doctrina enseñada por el glorioso evangelio que el Dios bendito me ha confiado.” (NVI)

Judas 1:7

Asimismo no se olviden de Sodoma y Gomorra ni de las ciudades vecinas, las cuales estaban llenas de inmoralidad y de toda clase de perversión sexual. Esas ciudades fueron destruidas con fuego y sirven como advertencia del fuego eterno del juicio de Dios.” (NTV)