¿Puedo tomar acetaminofén en el embarazo?

acetaminofén embarazo
©Getty Images/Medic Images

Sí puedes tomar acetaminofén en el embarazo, pero con cautela, por tiempo limitado y bajo la supervisión de tu médico. Aunque el acetaminofén, también conocido como paracetamol, es uno de los medicamentos para aliviar dolores y reducir la fiebre más utilizados por mujeres embarazadas, no está exento de riesgos.

Seguridad del acetaminofén en el embarazo

Según la Admisitración de Drogas y Alimentos (FDA por sus siglas en inglés), el acetaminofén es un medicamento categoría B, lo que significa que “estudios reproductivos en animales no han demostrado riesgo fetal, pero no existen estudios controlados en mujeres embarazadas; o estudios de reproducción animal demostraron un efecto adverso que no ha sido confirmado en estudios controlados de mujeres durante el primer trimestre de embarazo" (esta es la manera oficial de decir que no se conoce lo suficiente sobre la droga, pero hasta ahora no se han encontrado problemas, entonces probablemente sea segura).

El acetaminofén sí tiene la capacidad de traspasar la placenta, pero no causa pérdida del embarazo o defectos congénitos. 

Estudios sobre medicina respiratoria apuntan a una posible relación entre el uso prolongado del acetaminofén en el embarazo y el riesgo de que el bebé desarrolle sibilancias (un problema causado por ductos respiratorios estrechos), asma o déficit atencional con hiperactividad. Sin embargo, la FDA mantiene su recomendación sobre el uso del paracetamol en el embarazo, pues encuentra que los estudios no son contundentes, tienen limitaciones y arrojan resultados contradictorios. Además, según la FDA, el beneficio que el medicamento ofrece a la madre supera los riesgos, pues dolores intensos y persistentes pueden llevar a depresión en el embarazo, ansiedad e hipertensión. 

La clave al utilizar acetaminofén es tomarlo solo cuando sea absolutamente necesario, como para bajar una fiebre (que podría poner en riesgo tu embarazo o llevar a malformaciones en tu bebé) o ayudar con los síntomas de la gripe.

También se prescribe para dolores, como de cabeza y musculares, pero en estos casos debes procurar no usarla por largos períodos de tiempo ni exceder la dosis recomendada.

En Estados Unidos, los nombres comerciales más populares para el acetaminofén son Tylenol y Panadol (puedes encontrar otras marcas en esta lista de medicamentos que contienen acetaminofén).

Este medicamento está disponible en tabletas, jarabe o supositorio.

Dosis recomendada

Puedes usar la dosis prescrita por tu médico o recomendada por el fabricante, pero no te excedas. Por lo general el rango es entre 325 mg y 1.000 mg cada cuatro a seis horas, con un máximo de 4.000 mg por día (según la recomendación de la FDA). Una sobredosis te pone en riesgo de daño severo a tu hígado, por eso también debes investigar si otros medicamentos que tomas contienen acetaminofén. Como regla general con este y cualquier otro medicamento, utilízalo en la menor dosis necesaria y por el menor tiempo posible. 

Precauciones

  • La primera precaución que debes tener antes de tomar cualquier medicamento durante el embarazo es consultarle a tu médico. Aún cuando algunas medicinas estén permitidas en el embarazo, tu caso es único y tu médico debe evaluarlo antes de darte el visto bueno.
  • Según un estudio en Nueva Zelanda, el uso excesivo de acetaminofén durante el embarazo podría estar relacionado con el desarrollo de asma en el bebé. Sin embargo, los investigadores aclararon que esto no cambia su recomendación: sí se puede utilizar el acetaminofén en el embarazo, en tanto se haga con cautela, evitando el uso frecuente e innecesario.
  • El acetaminofén es procesado en tu hígado, por lo que si padeces de anemia, hepatities o alguna otra enfermedad en este órgano o en los riñones, debes abstenerte de tomar el medicamento.
  • Al comprar acetaminofén, asegúrate de utilizar el medicamento puro, no combinado con otros menos conocidos. Por ejemplo, compra acetaminofén Tylenol, no los otros compuestos disponibles con la misma marca, como Tylenol Cold.
  • La dosis máxima de 4.000 mg diarios incluye todos los medicamentos que consumes. Por eso es importante que revises las etiquetas de cualquier otra medicina que estés tomando para verificar que no contenga acetaminofén. En las listas de ingredientes puedes encontrarlo también bajo los nombres APA, N-acetyl-para-animopheno, acetaminofeno y paracetamol.
  • No te confundas; asegúrate de consumir solo el acetaminofén. Otros medicamentos populares como la aspirina y el iboprufeno no son recomendados durante el embarazo.

    Fuentes:
    Black, Ronald A., et al. Over the Counter Medications in Pregnancy. En: American Family Physician. 2003 Jun 15;67(12):2517-2524. Accedida 6 de marzo del 2013.
    Organización de Especialistas en Información de Teratología. Hoja Informativa: El Acetaminofén. Accedida 6 de marzo del 2016.