¿Puedes tomar té en el embarazo? Los que sí están permitidos

té embarazo
© Dreamstime / Josiah Garber

Una bolsita de té puede ser una grave amenaza en el embarazo, pues las hierbas u otros ingredientes naturales podrían causar efectos tan graves como sangrados, malformaciones congénitas, nacimiento prematuro o la pérdida de tu embarazo.

A pesar de su buena fama y de ser naturales, algunas hierbas y frutos utilizados para hacer té poseen cualidades medicinales que no han sido estudiadas y no se conocen sus posibles efectos en el embarazo.

En otros casos, complicaciones han surgido tras el consumo de ciertos ingredientes, como la hierba de cinche que puede causar sangrados, la Menta Pulegium que podría llevar a malformaciones, y el té de salvia podría estimular contracciones. Para conocer más sobre los posibles riesgos y cuáles tés debes evitar, te recomiendo:

Los tés que sí están permitidos

El té negro es en realidad la variedad más inofensiva de té que puede tomar una embarazada. Sin embargo, como contiene cafeína, debes limitar la cantidad, pues esta sustancia puede traspasar la placenta y afectar el ritmo cardíaco del bebé. 

La recomendación general es que limites tu consumo total de cafeína a no más de 200 miligramos al día. Durante el embarazo, la cantidad máxima recomendada es tres tazas por día.

 El exceso podría aumentar tu riesgo de pérdida, muerte súbita infantil o síntomas de dependencia a la cafeína en el bebé. 

 

Recuerda también que el té negro puede tener un efecto diurético (causa que tengas que orinar con más frecuencia). En casos severos, esto puede llevar deshidratación. Si padeces anemia o andas baja en tus niveles de hierro, el té negro puede empeorar tu condición.

Te puede interesar: 

  • FAQ: ¿Puedo tomar café en el embarazo? Cafeína oculta en tus alimentos, riesgos y recomendaciones
  • FAQ: ¿Cuánta agua debes tomar en el embarazo?

El té negro sin cafeína es considerado más seguro en el embarazo. Puedes utilizarlo como base para hacer tus propias bebidas calientes al combinarlo con frutas, jugos u otros alimentos saborizantes.

Si lo que se te apetece es una bebida caliente y quieres variedad, puedes crear tus propias infusiones a partir de otros alimentos que sí son seguros durante el embarazo, como el limón, miel, naranja, manzana, arroz o jengibre. Eso sí, por más que tu abuela lo recomiende, no utilices plantas desconocidas o de tu jardín para hacer un té; es mejor ir a la segura y utilizar los tés preparados comercialmente.

Fuentes:
American Pregnancy Association. Drinking Herbal Teas during Pregnancy. Accedida 8 de julio del 2012.
American Pregnancy Association. Herbs to Avoid During Pregnancy. Accedida 8 de julio del 2012.
Base de Datos Exhaustiva de Medicamentos Naturales Natural Medicines Used During Pregnancy and Lactation. Accedida 8 de julio del 2012.
Biblioteca Nacional de Medicina de los EE.UU. Té negro. Accedida 26 de octubre del 2015.
National Center for Complementary and Alternative Medicine. Herbs at a glance. Accedida 8 de julio del 2012.
U.S. Department of Health and Human Services. Herbs at a Glance: A Quick Guide to Herbal Supplements. Accedida 8 de julio del 2012.