¿Puedes pedir una cesárea programada?

cesárea programada
©Getty Images/Peter Dazeley

La cesárea programada electiva -cuando se realiza a petición de la madre aunque no haya razón médica que amerite la cesárea- es un tema un tanto controversial, pero sí puedes solicitarla. La decisión final la toman tú y tu médico.

El Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología (ACOG) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan que el parto natural sea la primera opción para traer a un bebé al mundo, sin embargo, 32,2% de los nacimientos en Estados Unidos se dan por cesárea, y al menos 18% de los ellas son electivas.

En América Latina esos números son mucho más altos. Las razones detrás de esta tendencia van desde simple conveniencia hasta fobia al trabajo de parto. Sea cual sea tu motivo, considera los riesgos, beneficios y recomendaciones médicas antes de tomar tu decisión.

¿Cuándo puedes tener una cesárea programada electiva?

Una cesárea electiva puede realizarse después de las 39 semanas de embarazo, según las recomendaciones de ACOG. Esta medida previene el nacimiento prematuro de un bebé y complicaciones relacionadas debido al desfase en el cálculo de la edad gestacional.

Riesgos de una cesárea electiva

  • El parto por cesárea aumenta tu riesgo de complicaciones en embarazos futuros, como placenta previa, placenta acreta, desgarro uterino, lesiones en la vejiga o intestinos, y terminar requiriendo una histerectomía. A mayor número de cesáreas, mayor el riesgo de complicaciones en el futuro.
  • Una cesárea es una cirugía mayor, y como tal requiere que te quedes en el hospital más tiempo. En Estados Unidos la estadía promedio es de dos días después de un parto vaginal y cuatro días tras un parto por cesárea.
  • Tu bebé también puede requerir una estadía prolongada en el hospital y observación en la unidad de cuidados intensivos neonatales.
  • La tasa de iniciación de lactancia materna es menor en madres que dan a luz por cesárea.
  • Los bebés que nacen por cesárea tienen mayor tendencia a complicaciones respiratorias, como la taquipnea, hipertensión pulmonar y el síndrome de dificultad respiratoria.
  • La recuperación es más dolorosa y prolongada. También tienes mayor riesgo de infecciones, paro cardiorespiratorio, complicaciones a raíz de la anestesia y trombosis venosa profunda.

Beneficios

  • Una cesárea programada puede prevenir riesgos relacionados con los procedimientos de emergencia, como infecciones, problemas con la anestesia, lesiones al bebé o daño a los órganos maternos.
  • Menor riesgo de hemorragia posparto y necesidad de transfusión de sangre en la madre.
  • Las madres que dan a luz por cesárea sufren menos incontinencia urinaria durante el primer año después del parto.
  • La cesárea minimiza el riesgo de disfunción sexual durante los primeros tres meses posparto.
  • Una cesárea programada reduce la ansiedad, incertidumbre y temor que puede generar un trabajo de parto y nacimiento vaginal.
  • Los beneficios para el bebé incluyen una menor tasa de mortalidad fetal y menor riesgo de asfixia, sufrimiento fetal, infecciones y lesiones durante el nacimiento.

Recomendaciones

Según ACOG, una cesárea programada electiva puede realizarse en tanto se haga después de las 39 semanas de embarazo, y la petición de la madre no sea motivada por la falta de información sobre opciones para el manejo del dolor durante el trabajo de parto.

Además, la cesárea electiva no se recomienda a las mujeres que deseen tener más hijos, dado que el riesgo de complicaciones aumentan con cada cesárea.

La OMS es firme en su posición: “la cesárea debe realizarse sólo cuando es médicamente necesaria”; sin embargo, también admite que la decisión debe hacerse según el caso específico. Desde el punto de vista médico, tu proveedor de salud debe aconsejarte basado en:

  • Tu edad y riesgos asociados
  • Número de embarazos previos y deseados en el futuro
  • Tu estado de salud general, condición física e índice de masa corporal.
  • El uso de tecnologías de reproducción asistida
  • El desarrollo fetal y de tu embarazo
  • Tus expectativas para el nacimiento de tu bebé. Un rol activo en el proceso ofrece beneficios psicológicos. Por otra parte, la necesidad de sentirse en control del proceso es más importante para otras madres.
  • Consideraciones económicas y cobertura del médico.
  • Actitud y experiencia del equipo médico. Si no te sientes bien informada y apoyada en tu decisión, busca mejores opciones para tu cuidado.

Fuentes:
American College of Obstetricians and Gynecologists. Committee Opinion: Cesarean Delivery on Maternal Request. Accedida 22 de febrero del 2016.
Morales Gómez, Paola, et al. Cesárea: beneficios y riesgos. En: Revista de Investigación Médica Sur. 2009;8(4): 181-184. Accedida en línea el 22 de febrero del 2016.
National Institutes of Health. NIH State-of-the-Science Conference Statement: Cesarean Delivery on Maternal Request. Accedida 13 de marzo del 2016.
Organización Mundial de la Salud. Declaración de la OMS sobre tasas de cesárea. Accedida 13 de marzo del 2016.
World Health Organization. Global Health Observatory Data Respository: Births by Cesarean Section by Place of Residence. Accedida 18 de marzo del 2016.