¿Puede una emoción fuerte causar una arritmia?

Solo en casos excepcionales puede desencadenar una arritmia maligna

Emociones y arritmias
Sólo en ocasiones excepcionales, una emoción fuerte puede desencadenar una arritmia. Henrik Sorensen| Getty Images

Respuesta a la pregunta "¿Puede la arritmia cardíaca derivarse de una emoción fuerte que cause temor?" que un lector nos ha dejado en la página de Facebook de Enfermedades del Corazón.

"Sí, una emoción fuerte (tanto positiva como la alegría o negativa como la pena o incluso el dolor) puede producir que se altere el ritmo del latido del corazón, derivando en una arritmia. Esta será habitualmente de carácter benigno, como una taquicardia sinusal o una extrasístoles supraventricular, y desaparecerá una vez pasado el estímulo.

Solamente, y en casos excepcionales, una emoción puede desencadenar una arritmia maligna como una fibrilación ventricular", nos cuenta la cardióloga Carmen Ferrer.

Estrés emocional

Lo que si está demostrado es el efecto del estrés emocional en la salud del corazón. Diversos estudios relacionan el exceso de estrés y aumento del riesgo cardíaco. Porque el estrés puede modificar las sustancias químicas del organismo. La razón básicamente es el aumento del nivel de hormonas en sangre, lo que puede dañar el corazón.

El estrés emocional no solo incrementa las posibilidades de sufrir una enfermedad coronaria, también puede desencadenar arritmias ventriculares, a veces mortales.

Un estado de ansiedad puede además manifestarse con un dolor en el pecho y provocar taquicardias nocturnas.

Complicaciones

Si la persona tiene un problema cardíaco, como arteriosclerosis, un infarto, una angina de pecho o insuficiencia cardíaca, puede complicarse y aparecer una arritmia extrasístoles ventricular que es más peligrosa.

La especialista en cardiología aconseja que "en el caso que afecte a personas mayores con fibrilación auricular, es necesario que sigan un tratamiento".

Cuando las arritmias benignas molestan mucho es posible que el médico aconseje la administración de algunos fármacos como los betabloqueantes. Estos ayudarán a disminuir el latido del corazón haciendo que este sea más lento, y actuando sobre puntos específicos (receptores beta) que crean y transmiten el impulso cardíaco.

Consultar siempre con el médico

La especialista recomienda hablarlo con el médico "si las arritmias son frecuentes, ya que es importante descartar que sean provocadas por hipertiroidismo o por alteraciones de sodio y potasio, o por una insuficiencia renal".

Para el estudio de las arritmias se realizan algunas pruebas como el electrocardiograma o ECG, o el ecocardiograma. El ECG puede leer el impulso del corazón, el tiempo de transmisión de este impulso y sus posibles irregularidades, incluso su forma lo que permite deducir si hay alteraciones en el músculo cardíaco y sus cavidades. La ecografía del corazón obtiene imágenes no solo de la anatomía del corazón, sino además del movimiento de la actividad cardíaca y del flujo sanguíneo.

Lecturas recomendadas:

Referencias:

Entrevista Dra. Carmen Ferrer, PhD, especialista en Cardiología. Asociada al Hospital Moisès Broggi (Barcelona). Colaboradora del Club Coronario ACARD.