¿Puede un cristiano celebrar halloween?

El debate sobre halloween surge cada año entre los cristianos

Nick Taylor

¿Puede un cristiano celebrar halloween? Es un debate que surge cada año en las iglesias porque existen ciertas reservaciones sobre si un cristiano debe celebrar esta fecha o no, debido a su origen y símbolos. Este artículo trata de ofrecer una breve historia del halloween y su significado para el cristiano.

¿Qué es halloween?

Halloween es un día festivo celebrado el 31 de octubre, mayormente en los Estados Unidos.

Es una fiesta que se distingue por los disfraces, dulces y temas sobrenaturales.

Origen e historia de halloween

Halloween se traza al festival celta de samhain, que ocurría el 31 de cada octubre, marcando el fin del verano y el empiezo del invierno. Los celtas creían que durante esa noche todos los mundos espirituales chochaban y los fantasmas regresaban para atormentar a los vivos. Rituales de este festival incluían el uso de disfraces, ceremonias para alejar a los espíritus, y los sacerdotes de la comunidad hacían predicciones sobre el futuro. En ceremonias de fogatas, sacrificaban animales y frutas a sus dioses.

La celebración de samhain fue cambiando poco a poco debido a las influencias del imperio Romano y eventualmente la iglesia católica. Para el siglo ocho, queriendo cristianizar la fecha, la iglesia católica declaró que el primer día de noviembre seria el día de Todos los Santos aunque la mayor parte de las prácticas de samhain continuaron.

El nombre halloween viene de la frase en ingles All Hallow's Eve que significa "víspera de todos los santos". El halloween se ha celebrado en los Estados Unidos desde la era colonial.

Símbolos del halloween

Los muertos y espíritus: Los celtas creían que los muertos y los espíritus regresaban la noche del 31 para visitarlos y atormentarlos.


Truco o trato: Para ganar el favor de los fantasmas y malos espíritus, en cambio de que no los molestaran, familias dejaban frutas y dulces en el frente de sus casas.
Los disfraces: Originalmente los disfraces se usaban durante las ceremonias que hacían los celtas. Luego se usaban para representar a los espíritus que vagaban por las calles esa noche. Personas se vestían de ellos poder tomar las frutas y dulces que otros dejaban afuera. Si no encontraban nada pues les hacían bromas a los de la casa (truco o trato). Los disfraces siembre eran de fantasmas, esqueletos, brujas o demonios. La combinación de los disfraces y el truco o trato forman gran parte de las celebraciones de hoy.
Las supersticiones: Las solteras consultaban a adivinos para que estos les revelaran quienes serian sus futuros esposos. Usualmente el ritual involucraba algún tipo de espejo, dichos y manzanas.
La cosecha: Porque la fecha cae en el tiempo de las cosechas, es común que los frutos de la época formen parte de cualquier celebración durante este tiempo. Las calabazas y las manzanas son bastante típicas.
Las calabazas: Las calabazas talladas con la imagen de una cara y alumbradas con una vela por dentro tiene su origen en Inglaterra con la historia folklórica de un hombre llamado Jack, quien quiso engañar al diablo.

En cambio, el diablo lo condeno a que viviera el resto de su vida con sólo la brasa del fuego del infierno para alumbrar su camino. La imagen ha sido asociada con el halloween desde la llegada de inmigrantes a las colonias.

¿Podemos reconciliar el halloween con el cristianismo?

Precisamente esto fue lo que el papa Gregorio III quiso hacer al combinar las fiestas de samhain y las de todos los santos. Aun así, la gente continuó con los rituales y las supersticiones paganas.

El cristianismo se basa en el triunfo de la vida sobre la muerte, de la luz sobre las tinieblas. No podemos encontrar ningún pasaje bíblico que hable sobre la muerte, el diablo, los demonios y la oscuridad en forma positiva. La Biblia no enseña que estas cosas son dignas de nuestra observación y reverencia. El nuevo testamento es básicamente la historia de como Jesúsvenció a Satanás y al pecado, y la liberación que nos ofrece de la muerte y el miedo.

Bíblicamente la respuesta es "no." No se puede reconciliar el halloween, y ninguna otra fiesta a los muertos, basado en lo que la Biblia nos enseña. Pero, secularmente, hay cristianos que continúan participando en eventos de halloween como lo hacen con otros días festivos como los son el día de independencia, el día de las madres, día de los trabajadores, etc.

Razones por la cual un cristiano participa de halloween

Algunos cristianos consideran esta celebración inofensiva y sin ningún significado espiritual para ellos. Los disfraces y los dulces hacen que el halloween sea un día divertido para ellos y sus hijos. Algunos de los que participan prefieren no usar disfraces relacionados con los aspectos oscuros de esta fiesta. Varias iglesias toman la oportunidad para hacer eventos este día para atraer a familias y proveerles un lugar seguro para congregarse.

Razones por la cual un cristiano no celebra halloween
Algunos cristianos se oponen al halloween debido a sus orígenes y los símbolos que caracterizan la fiesta. Usualmente un cristiano de esta opinión cita la diferencia que hay entre la luz y las tinieblas, o la vida y la muerte. Para ellos el contraste entre lo que representa halloween y lo que representa su fe son irreconciliables.

Entonces, ¿Qué debe hacer el cristiano con el halloween?

Cada cristiano tiene que depender de sus convicciones en cuanto a un tema como este. La Biblia habla claramente de que el cristiano es luz y que ya no pertenece a las tinieblas. Considerando los símbolos de halloween, podemos ser guiados por pasajes como Deuteronomio 18:10-12 que dice: "Que no haya en ti nadie que haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni nadie que practique la adivinación, ni sea agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni nadie que consulte a los muertos. Al Señor le repugnan todos los que hacen estas cosas, y precisamente por estos actos repugnantes el Señor tu Dios va a expulsar de tu presencia a estas naciones."

Tenemos que estar consientes de las cosas que permitimos en nuestras vidas y dejamos entrar en nuestras casas.

Que nuestra meta sea celebrar las bendiciones que Dios nos ha dado por medio de su hijo Jesucristo.

Referencias: The American Folklife center (www.loc.gov), History Chanel (History.com), y Who is Jack-O-Lantern? (Dictionary.com), La Biblia (Reina Valera Contemporanea)