Protege al gato callejero del frío

gato_realengo-frio.jpg
Disfrutar de la nieve dentro de casa es agradable. Bien diferente a vivir en el frío intenso. Foto: Glorimar Anibarro

 Llega el invierno. Con las temperaturas tan bajas lo mejor para tu gato es quedarse dentro de casa envuelto en su frisa favorita cerca de la calefacción. El gato callejero no tiene esas comodidades y pasa el invierno tratando de mantener su temperatura nivelada mientras busca alimento y refugio. Muchos fallecen durante la época, el frío gana la batalla. Pero no tiene que ser así. Podemos ayudarlos a sobrevivir.

¿Por qué ayudar a los realengos? No es nuestra obligación, pero como seres pensantes sabemos lo terrible que es pasar frío y hambre. El gato realengo que se pasea por tu casa diariamente o la colonia de gatos que vive en la esquina son parte de tu vida. Ya los conoces. Quizás hasta les tienes nombres. Y cuando ya existe esa conexión, no se puede permitir el verlos sufrir.

Refugio contra el frío

Muchos desearíamos traerlos todos a casa para que no sufran en el exterior. Pero sabemos que esa situación en la mayoría de los casos es imposible. Lo que sí podemos hacer es crearles un área para cobijarse de las temperaturas bajas proveyendo comida y agua.

No tienes que ser un arquitecto graduado para diseñar el área. Utiliza materiales que tienes en tu hogar como:

• Botes de basura

• Cajas de cartón

• Bolsas para la basura

• Envases plásticos para el agua y comida

• Paja (straw)

Datos importantes para refugio:

• Debe ser privado: al gato no le gusta sentirse expuesto, sobretodo a la hora de comer.

• La instalación debe quedar elevada del suelo para mantenerla seca.

El refugio varía si hablamos de un solo gato o de una colonia.

Si el gato callejero ya conoce tu casa:

• Coloca una caja de cartón, bote de basura o envase de plástico elevado del suelo en algún lugar privado alrededor de tu casa, ya sea el garaje, una esquina del balcón o patio.

• Dentro del envase coloca paja para usarla como calefacción. Las mantas o frisas parecen mantener el calor, pero la realidad es que capturan la humedad enfriando la temperatura de la caja.

• NOTA IMPORTANTE: Si vas a utilizar un área del garaje, limpia cualquier residuo de anticongelante (anti-freeze) del suelo. El olor de este líquido es tentador tanto para perros como gatos, pero ingerirlo es tóxico.

• Asegúrate que el minino tenga fácil acceso al lugar.

• No lo fuerces a entrar. Deja que descubra el sitio por sí solo. Si aparenta ser acogedor y seguro, el minino lo aprovechará.

• Puede que después de sentirse seguro en tu casa quiera entrar y ser parte de la familia. Adoptar un gato callejero es una obra de caridad que trae alegría y compañía por años, considéralo.

Si hay que proteger una colonia de gatos: Los principios son los mismos, solo a mayor escala.

• La colonia tiene su lugar decidido desde ya, moverlos a tu garaje no es una alternativa. 

• Al igual que el gato solitario, utilizas cajas o envases plásticos colocados a pulgadas elevadas del suelo.

Más grande no es mejor: Pensamos que si son muchos gatos, un envase más grande provee más comodidad. Pero el mundo gatuno no funciona así.

El cuerpo crea calor y mientras más cuerpos convivan en el mismo lugar, más caliente se mantiene. Un área muy grande dispersa la temperatura haciendo del envase uno tan frío como el exterior.

Todos son amigos: El gato es inteligente, que nadie lo dude. Durante el resto del año es "cada cual en su esquina", pero cuando hace frío, todos se acurrucan juntos para mantenerse calientes.

Detalles sobre comida y agua tanto para uno o más gatos:

• Si conoces sobre "atrapar / esterilizar / devolver", sabes que la necesidad de rutina gatuna no se elimina cuando la colonia vive en la calle. Con esto me refiero a que esperan su comida y cambio de agua a la misma hora todos los días. UNA GRAN RESPONSABILIDAD.

De modo que si piensas cuidar la colonia, toma en consideración estos detalles antes de comenzar.

Los gatos no van a entender porqué el humano que los alimentaba dejó de venir. Es importante tener más personas responsables a cargo de la misión en caso de que alguien se tenga que ausentar. Aunque no viven contigo, ya se sienten parte de la familia y esperan por ti.

• Coloca los platos de comida y agua en superficies elevadas del suelo y lejos de corrientes de viento. Evita que se congelen rápidamente.

Si vas a alimentarlos con comida enlatada: Abre las latas y calienta la comida antes de llevarla. Al gato le gusta la comida a temperatura templada, no congelada. 

• Ten siempre comida seca disponible. Aunque también sufre con el cambio de temperatura, el hambre puede más.

• Agua congelada: Calienta el agua antes de llevarla. Si se congela no sirve para los mininos. Y éstos pueden sobrevivir sin comida por unos días, pero solo resisten un día sin tomar agua.

• Se consistente. Y gracias por cuidar de los mininos. Necesitamos más gente como tú.