Prosa

¿Qué es la prosa? Significado y ejemplos

Prosa
 kemie/Getty Images

La prosa es una modalidad de expresión natural del lenguaje que, a diferencia de la poesía, no está sujeta a versificación y rima determinadas. Dicho esto, es importante aclarar que hay diferentes tipos de prosa, y algunos lindan más con el lenguaje poético que otros. Por ejemplo, la prosa literaria se asemeja más al verso que la prosa coloquial o la prosa científica que, si bien esta última es culta, tiene un fin informativo en lugar de artístico.

Por ende, a veces resulta problemático distinguir entre la prosa literaria (o poética) y la poesía en verso libre, porque en ambas aparecen tropos, figuras y artificios. El escritor Yuri Tyniánov (1894-1943), integrante del formalismo ruso, analizó las diferencias y similitudes entre estas modalidades y llegó a esta conclusión:

La poesía y la prosa se distinguen entre sí no por la sonoridad inmanente, no porque la poesía se oriente de modo coherente y sistemático hacia el sonido y la prosa hacia los significados, sino sustancialmente, por el modo en que estos elementos influyen uno sobre otro, por el modo en que el aspecto sonoro de la prosa es deformado por su aspecto semántico (por la orientación de la atención hacia los significados) y el significado de la palabra es deformado por el verso. 

Ejemplos de prosa

De Los adioses, de Juan Carlos Onetti

Quisiera no haber visto del hombre, la primera vez que entró en el almacén, nada más que las manos; lentas, intimidadas y torpes, moviéndose sin fe, largas y todavía sin tostar, disculpándose por su actuación desinteresada. Hizo algunas preguntas y tomó una botella de cerveza, de pie en el extremo más sombrío del mostrador, vuelta la cara--sobre un fondo de alpargatas, el almanaque, embutidos blancos por los años--hacia afuera, hacia el solo del atardecer y la altura violeta de la sierra, mientras esperaba el ómnibus que lo llevaría al hotel viejo. 

De Ocnos, de Luis Cernuda

El sol poniente encendía apenas con toques de oro y carmín los bordes de unas frágiles nubes blancas que descansaban sobre el horizonte de los tejados. Caprichoso, con formas irregulares, se perfilaba el panorama de arcos, galerías y terrazas: blanco laberinto manchado aquí o allá de colores puros, y donde a veces una cuerda de ropa tendida flotaba henchida por el aire con una insinuación marina.