Propósitos para un buen año escolar

mama desea suerte al hijo en la escuela
Apoya a tu hijo en la escuela con tu actitud positiva. © Gabriel Blaj | Dreamstime.com

Cuando empieza el nuevo año escolar, tanto en la escuela como en la casa hay entusiasmo por la novedad: nuevo salón, nuevo maestro, nuevos compañeros y un programa académico más interesante.

Hay que aprovechar esta energía positiva para hacer unos compromisos en casa que nos puede ayudar a mantener el interés y fomentar buenos hábitos para el futuro.

Cuando empiezan las clases, sugiero que pongan en alto los siguientes compromisos:

Como papá y mamá:

  1. Estaré al pendiente de los materiales que pide la escuela.

    Si tu hijo va a cumplir con sus obligaciones escolares, necesita tener a la mano lo siguiente:

    • Útiles. A principios de año las escuelas dan una lista de todo lo que el alumno debe traer para el uso durante las actividades en la escuela.

      Involucra a tus hijos en el proceso de compras o de reciclaje de útiles que todavía sirven del año pasado. Inclusive los puedes comprometer un poco más invitándoles a gastar su propio dinero para comprarlos a su gusto y cuidarlos.

      Durante el ciclo escolar, comprométete a estar al pendiente de la mochila de tu hijo, supervisando que él (no tú) empaque sus cosas para el siguiente día, y que estas cosas estén completas.

    • Tarea. La tarea es de los niños y no tuya. Comprométete a supervisar que tu hijo cumpla. Debe tener un horario fijo y un lugar adecuado para trabajar. Acuérdate que la tarea es un hábito de responsabilidad que requiere un poco de supervisión, sobre todo al principio.

      Comprométete a dejar que tu hijo haga su propio trabajo, y que tenga sus propios errores. Es importante que tú no intervengas para que el maestro pueda ver si el niño está entendiendo bien los conceptos y las instrucciones.

      Cuando se trata de estudiar, comprométete a ayudar a tu hijo a prepararse adecuadamente para las evaluaciones, ayudándole a descubrir y potenciar su particular estilo de aprendizaje.

    • Tiempo. Comprométete a dar a tu hijo el tiempo necesario para estar tranquilo y cumplir con las expectativas escolares. No llenes demasiado su horario de actividades extras, para que tenga la suficiente energía para hacer tarea y todavía divertirse libremente durante las tardes.

      También aparta una suficiente cantidad de tu propio tiempo para apoyarlo cuando lo necesite, y sobre todo para escuchar y platicar con él sobre sus experiencias en la escuela.

  1. Mantendré una buena relación con la escuela.

    Por el bien de tu hijo, comprométete a tener una relación positiva con la escuela. La educación es un trabajo en equipo entre casa y escuela.

    Entonces, asegúrate de poder mostrar entusiasmo por las actividades escolares, y evita hablar mal de los maestros en frente de tu hijo.

    Involúcrate en la escuela de tu hijo, asistiendo a las juntas y si tienes tiempo, participando en la asociación de padres de familia.

    Mantén abiertas las líneas de comunicación con la escuela, manifestando tus dudas, quejas y sugerencias a tiempo por los canales adecuados (directamente con las autoridades escolares en vez de hablar en pasillo con todo el mundo).

    Ahora habla con tu hijo y platica sobre los siguientes compromisos que deben ser suyos para que él tenga éxito:

    1. Siempre haré mi mejor esfuerzo.

      Desde el principio, si tu hijo sabe que tienes expectativas altas y que esperas lo mejor de él, tendrá que esforzarse al máximo.

      Este esfuerzo rendirá frutos: en casa será reconocido, y probablemente se verán los resultados académicos. Aclara que tú esperas su mejor esfuerzo, más no siempre los mejores resultados. El aprendizaje es un proceso de crecimiento, y si tu hijo se dedica, sus resultados irán mejorando.

    2. Tomaré responsabilidad por mis cosas.

      Es el momento para que nazca el amor por las cosas nuevas y la resolución de cuidarlas.

      Explica a tu hijo que tú siempre apoyarás sus necesidades hasta donde puedas, pero que él tiene que cuidar lo que se compra, no rompiendo ni perdiendo sus cosas.

    3. Tomaré responsabilidad por mis acciones.

      Explica a tu hijo que la escuela es su ámbito, no tuyo. Por lo tanto, él es responsable de su conducta dentro del salón de clases y en los recreos.

      Aclara que tú confías que él es capaz de resolver sus propios problemas con compañeros, y que tú escucharás sus comentarios y quejas y le ayudarás a buscar soluciones, pero que él es la persona que tiene que actuar, no tú.

      Recuérdale que es su responsabilidad poner atención en la clase, estar al pendiente de sus tareas y entregar las cosas a tiempo. Otra vez, tú sabes que él es capaz de eso y estarás apoyándolo con lo que necesite pero no harás las cosas por él.

    1. Aprenderé algo y disfrutaré cada día.

      La actitud positiva es una herramienta muy poderosa para tener éxito en la escuela.

      Tu hijo debe empezar el año con entusiasmo y optimismo, y durante los días y meses que sigan, siempre poner su mejor actitud para superar todos los retos.