Propiedades y características del té amarillo

Té amarillo: té chino poco popular, pero muy beneficioso

Té amarillo, un tipo de té chino
Té amarillo, un tipo de té chino. Dan Herrick/Getty Images

Los tipos de té más famosos y consumidos en el mundo quizás sean el negro, el rojo Pu Erh, elOolong y el verde, pero además de estos existen otros mucho menos conocidos, pero que, además de proceder de la misma planta Camellia Sinensis, también poseen un exquisito paladar y muchas propiedades para la salud.

Uno de estos tipos de té menos célebres es el té amarillo, denominado de esa forma por el color amarillento que toman sus hojas y, sobre todo, la infusión final.

Esto es debido a que en el procesamiento el té sufre unas transformaciones químicas que son las responsables de los diferentes tipos.

A pesar de su escasa popularidad, cada día lo van descubriendo más personas, que encuentran en él un sabor muy diferente al resto de tés y muchos beneficios. Posee un cuerpo definido, con un sabor algo agridulce, que queda presente en la punta de la lengua. Ideal para los que no les agrada el sabor típico del té.

Cómo se consigue el té amarillo

La principal diferencia entre las diversas clases de té estriba en la forma de tratarlos desde su cosecha hasta su resultado final. El té negro y el rojo, son un claro ejemplo de tés con procesos muy largos, en cambio, todos los tipos de té verde, entre los que se destaca el exquisito té blanco, no tienen apenas procesamiento, ni oxidación.

En el caso del amarillo, su fermentación es muy corta y se frena con un calor seco.

En este proceso las catequinas presentes en el té, al oxidarse producen las teaflavinas, también llamadas “oro amarillo”, de ahí su peculiar color amarillento.

En el caso del té negro, al someterse a más oxidación posterior, se producen las tearubiginas, que poseen una fuerte coloración marrón oscura y es el responsable del color del té negro.

Otra característica del té amarillo es que para realizar la infusión las hojas suelen ir acompañadas de pequeños tallos, a diferencia de otros.

Origen del té amarillo

Llamado también el té de las Cinco Dinastías, fue creado por monjes budistas y taoístas, los que, durante muchos años, fueron los consumidores exclusivos de este tipo de té.

Procede de China, país que actualmente es el único que lo produce y comercializa, a pesar de que tampoco entre los chinos tiene mucha popularidad, pero sí una larga tradición.

Propiedades del té amarillo

Al igual que todos los tipos de té procedentes de la planta Camellia Sinensis, el té amarillo posee altas virtudes, entre ellas destacamos las siguientes:

  • Alto poder antioxidante.
  • Muy digestivo.
  • Rico en minerales como el hierro, fósforo, calcio y manganeso.
  • Diurético. Favorece la eliminación de líquidos del organismo, lo que ayuda mucho en la pérdida de peso.
  • Cada día hay más argumentos a favor de sus beneficios en problemas de visión.
  • Vigoriza y activa la capacidad intelectual.
  • Protege contra la caries dental por su contenido en flúor.

Variedades del té amarillo

El más preciado de todos ellos es el Jun Shan Yin Chin. Otros tipos son el Chun Shan Yin Zhen, Huang y Mao Chien.

Forma correcta de elaborar un té amarillo

Al igual que el resto de tés, su preparación es en infusión y no en decocción u otra forma. También admite varias infusiones, sin que pierda ninguna propiedad, lo único que va eliminando es cafeína, lo que hace que sea muy recomendable para personas nerviosas o que padezcan insomnio.

  • Calienta agua filtrada, sin que llegue a hervir, hasta una temperatura de unos 85º aproximadamente.
  • Coloca en la tetera, previamente calentada, una cucharada de postre por taza.
  • Vierte el agua, tapa y deja que repose de 2 a 4 minutos. Si te gusta suave mejor déjalo solo 2 minutos.

Esta es la forma general, no obstante es importante leer las etiquetas del té, que indicará en ese caso concreto, según el tipo de té amarillo, la mejor forma para elaborarlo.

Curiosidades

Se dice que este tipo de té, en la antigüedad, solo podía ser consumido por la familia imperial y las clases sociales más altas.

De ahí la denominación de las Cinco Dinastías.

Posee muy pocas variantes, al contrario que el resto de tipos de tés.

También posee fama de adelgazante, y se aconseja para prevenir el sobrepeso.