Propiedades y características del té ahumado Lapsang Souchong

Té chino Lapsang Souchong, el mejor té ahumado

Té Lapsang Souchong con limón
Té Lapsang Souchong con limón. Clive Streeter/Getty Images

La característica principal de los tipos de té ahumados se debe a la forma de secar sus hojas. Se suele hacer con madera de pino y el secado tiene lugar por la acción del humo, que impregna la planta. De esa forma el té resultante tiene un aroma y sabor peculiar. Amados por unos y odiados por otros, tienen unas características que no dejan a nadie indiferente.

El té ahumado se elabora con hojas de té negro y es originario de China.

Se produce, de forma mayoritaria, en las altas montañas de Fujian, aunque los asiáticos no suelen consumirlo, lo hacen básicamente para la exportación.

A pesar de no ser un tipo de té muy conocido a nivel general, siempre ha estado muy valorado por ciertos sectores, sobre todo en los años 30 y 40 del siglo XX.

Té Lapsang Souchong: leyendas, origen y más características

De todos los tipos de té ahumado, el más importante y conocido es el Lapsang Souchong. Parece ser que fue el primer té negro que se produjo en China y existen algunas leyendas en cuanto a su origen. Una de ellas nos habla de los viajes de los productores durante el siglo XVII, cuando transportaban el té desde China hasta Europa. Se trataba de trayectos largos que duraban alrededor de 15 meses, y muchas veces se estropeaban las hojas de té. Por ese motivo se les ocurrió el proceso de oxidación y secado. Para ello extendían sobre cestas de bambú las hojas, y las ponían sobre hornos de madera de pino.

El humo que desprendía se absorbía por el té que le confería ese toque ahumado.

También existe otra leyenda que dice que apareció en la dinastía Qing, después que se interrumpiera la producción anual por las fuerzas armadas. Pese a la paralización, la demanda seguía, por lo que los fabricantes de té comenzaron a acelerar el proceso de secado, que antes era solo al aire, con el fuego de madera de pino.

El té Lapsang Souchong se cultiva a más de 3000 metros del nivel del mar, y este detalle lo convierte en único en su especie. Además, para el proceso de su elaboración, se utilizan la segunda y tercera planta del té, hojas grandes que se secan con las brasas de madera de pino, que penetra de forma lenta en la planta, impregnando con ese aroma peculiar y característico de este tipo de té. Todo este proceso de secado suele durar entre 8 y 10 horas.

La bebida resultante es de color dorado oscuro muy brillante,  con un aroma intenso y un sabor amaderado, con notas terrosas y de gran carácter. Sin ningún género de dudas, es de obligado consumo para cualquier amante y sibarita del té. Una experiencia que no deben dejar pasar, aunque sea de forma ocasional o para momentos especiales.

Cómo preparar el té Lapsang Souchong

Ingredientes para dos tazas:

  • 2 vasos de agua mineral o filtrada
  • 4 cucharadas de postre de té negro Lapsang Souchong

Preparación:

Calentar el agua, sin que llegue a la ebullición, hasta unos 95ºC, aproximadamente.

Poner en la tetera el té.

Verter el agua caliente, tapar y dejar que infusione durante unos 3 minutos.

Sugerencias y curiosidades

A pesar de que se trata de un té negro, muchos especialistas en té son partidarios de no añadir leche, ya que opinan que perdería parte de su sabor y aroma peculiares.

Se suele recomendar para acompañar a quesos y más alimentos salados.

Era el té preferido del político y estadista inglés Winston Churchill, y se dice que también lo era el famoso investigador Sherlock Holmes, aunque esto último está menos probado, entre otras cosas porque en ninguna de las novelas que narran las peripecias de este investigador, aparece ninguna referencia a este tipo de té.

Propiedades del té negro Lapsang Souchong

Si queremos tomar un té no por el placer de tomarlo sino por sus beneficios, mejor optar por el té verde y blanco, que son los que más propiedades y antioxidantes poseen. Aun así, el té negro Lapsang Souchong también ofrece algunas bondades, entre ellas:

  • Ayuda a reducir el colesterol
  • Diurético
  • Antioxidante, aunque en menor medida que los citados anteriormente.
  • Es también óptimo para la salud cardiovascular, aunque hay que tener presente que su contenido en cafeína es más alto que en los otros tipos, por esa razón puede subir la presión arterial y excitar el sistema nervioso en personas sensibles.