Productos de bebé: ¿son las alfombras infantiles de hule tóxicas?

Alfombras infantiles
Estas alfombras infantiles son fabricadas con un químico conocido como EVA. ©Getty Images/Chris Steer

El titular "alfombras infantiles tóxicas" me alarmó en un principio, pero nada como un poquito de google para recordarte que en Internet se escribe cualquier cosa y queda allí, dando vueltas en la red.

Los productos de bebé en cuestión son conocidos como alfombras infantiles puzzle, de hule o goma (en la fotografía). Se usa con frecuencia en áreas de juego o cuartos de niños pequeños porque ofrece una superficie firme y dúctil que amortigua los golpes y caídas del bebé, son fáciles de limpiar, y tienen diseños y colores atractivos.

Si no las conoces aún, pronto las verás, porque están por todas partes, incluso el dormitorio de mi bebé hace unos años.

Si bien estas alfombras fueron retiradas del mercado en Francia, Bélgica y Taiwán en el 2010, y estudios comprobaron la presencia de sustancias tóxicas, desde entonces estos productos han sido sometidos a pruebas, regulados por nuevas leyes y formas de fabricación que cambian mucho las cosas. No es que ahora sean 100% seguras, pero por lo menos tómate un par de minutos antes de salir corriendo a quemar la alfombra en la hoguera.

¿Por qué fueron las alfombras de hule para bebé retiradas en Europa?

Las alfombras de juego están hechas de un polímero de etileno y acetato de vinilo (EVA por sus siglas en inglés). El EVA sí es permitido y utilizado con frecuencia para juguetes, gomas y hules, pero el problema, en el caso de las alfombras para bebé, es la inclusión de la formamida, un químico que se utiliza para contrarrestar el olor y dar flexibilidad al material.

Estudios en animales han achacado a la formamida efectos cancerígenos, tóxicos y abortivos, que en especial afectan la piel, ojos, hígado, el desarrollo fetal, el sistema nervioso y el reproductivo (los estudios se refieren al químico en sí, no a la cantidad y forma utilizada en estas alfombras específicamente).

Al pasar acostado o jugando sobre estas alfombras, el temor es que el bebé inhale, toque o consuma el químico. Bélgica fue el primer país europeo en retirar el producto del mercado mientras conducían sus propias pruebas. Poco después siguieron los gobiernos francés y australiano.

¿Qué dicen los estudios?

Los resultados de las pruebas europeas confirmaron la presencia del químico, especialmente en las alfombras fabricadas en China, donde no existían regulaciones en la fabricación. Sin embargo, los estudios también revelaron que la cantidad existente era "muy baja" para presentar un riesgo grave (5%), que la exposición se daba por inhalación y la concentración disminuía por el contacto con el aire en cuestión de unas semanas.

En Europa, los fabricantes y distribuidores debieron demostrar una reducción de emisiones de formamida, aunque el continente tenía desde tiempo antes estipulado que la sustancia debía eliminarse por completo de todos los juguetes en el 2013. Taiwán tomó una medida similar.

En Australia las pruebas también detectaron el químico, aunque en cantidades que consideraron inofensivas. Según la Comisión Australiana del Consumidor y la Competencia, un niño tendría que "masticar las alfombras de hule por 20 minutos, o comer al menos 4,17 metros cuadrados de la alfombra de hule todos los días, durante toda su vida, para acercarse al nivel de exposición a formamida que pudiese tener consecuencias en su salud”.

Estados Unidos no tiene limitaciones sobre el formamida más que la cantidad de exposición en su forma pura. Los Centros para la Prevención y Control de Enfermedades lo categorizan como un irritante que podría afectar ojos, piel, sistema respiratorio, sistema nervioso y sistema reproductivo, pero ni siquiera recomienda protección para la manipulación. Su única advertencia es prevenir el contacto con los ojos. 

Entonces, ¿puedo usar las alfombras de hule?

La respuesta depende de a quién preguntes. Como pudiste ver, los gobiernos de varios países opinan diferente. Para tomar tu propia decisión, toma en cuenta estos factores:

  • Safbaby, uno de los principales blogs especializados en la seguridad de productos para la familia, tiene una posición radical: no, no existe ninguna alfombra de hule segura para tu pequeño. Según sus autoras, aún los fabricantes que se declaran libres de formamida utilizan el químico en cantidades inferiores a los estándares establecidos, y eso no es seguro para ningún bebé.
  • Según los estudios, la mayor exposición se da por inhalación, y entre más fuerte el olor que emana la alfombra, mayor la concentración del químico. Una de las soluciones sugeridas es sacar las alfombras de las bolsas y dejarlas al aire unos días para que el químico se disipe. Cuando ya no huelan puedes usarlas. Si tienes alfombras de hule viejas, es probable que el químico ya se haya diluido suficiente y no sea necesario tomar pasos adicionales.
  • Un estudio español de la Organización de Consumidores y Usuarios analizó también el empaque plástico de las alfombras de hule y encontró ftalatos, otro tipo de químico controversial. Si vas a guardar la bolsa, mantenla lejos de tu pequeño.
  • Si vas a comprar una alfombra de juego fíjate bien en el país de fabricación. Europa y Taiwán tienen medidas estrictas sobre el uso de la formamida en productos para bebé, por lo que las alfombras allí manufacturadas ofrecen una seguridad adicional. En cuanto a marcas, el estudio español encontró una sola marca libre de químicos. En Estados Unidos, las madres de la organización Safbaby recopilaron pruebas de las marcas más comunes de alfombras de hule y comparten sus resultados, aunque su visión es firme en que ninguna alfombra es segura, pues para ellas aún los niveles bajos de formamida son inaceptables.

De compras

Fuentes:
Agence Nationale de Sécurité Sanitaire.Formamide and puzzle mats: minimising exposure for young children. Accedida 4 de marzo del 2016.
Australian Competition and  Consumer Commission. Testing of foam play mats finds no safety risk to children. Accedida 22 de abril del 2014.
Organización de Consumidores y Usuarios de España. Productos químicos en juguetes. Accedida 22 de abril del 2014.