Procesamiento del té: oxidación o fermentación

Diferencias entre fermentación y oxidación del té

Procesamiento de las hojas del té
Procesamiento de las hojas del té. Michael Pieracci/Getty Images

El verdadero té es el que proviene de la planta Camellia Sinensis, pero dentro de él hay muchos tipos, entre los que destacan el té negro, rojo Pu Erh, Oolong y el verde. Existen algunos más y dentro de estos mencionados diversas variedades, entre la que podemos destacar el té blanco que es una clase de té verde.

Te puede interesar:

Propiedades del té negro

Qué es el té rojo Pu Erh

Propiedades del té verde

Si todos proceden de la misma planta, ¿por qué hay distintos tipos?

La diferencia entre todos los tipos de té estriba en la forma de procesarlos o tratarlos desde que son cosechadas las hojas hasta que están preparadas para el consumo.

Las hojas del té sufren variaciones en su composición química al ser sometidas al efecto del oxigeno, entre otras cosas, lo que produce, a pesar de proceder de la misma planta, que el resultado sea distinto.

Procesamiento según tipos de té

Té negro

Es el más procesado de todos los tipos de té y, de manera general, aunque existen otros, sigue el siguiente tratamiento:

  1. Marchitado. Para ello se extienden las hojas sobre unas rejillas y se las somete a la acción de aire caliente para acelerar el proceso. Esto implica que las hojas pierdan agua y se conviertan más flexibles.
  2. Enrollado. Las hojas se enrollan para romper las células y se liberen los aceites esenciales.
  1. Fermentación u oxidación: Aquí viene el momento en que la acción del oxigeno modifica las características químicas de las hojas, lo que también conlleva que el té cambie de color y libere sustancias aromáticas. Para este procedimiento las hojas se extienden sobre mesas y se mantienen húmedas para que fermenten.
  1. Secado. Cuando desean detener el proceso de fermentación secan las hojas. El momento del secado dependerá de la clase de té que se quiera obtener.

Té Oolong, también llamado té azul

Este tipo está es una fase intermedia, entre el más procesado té negro y el menos que es el té verde. Por tanto, su oxidación es más corta que en el caso del té negro, por lo que también se le llama té semifermentado.

Té verde y su subtipo té blanco

El té verde es el tipo menos procesado de todos, y dentro de él, el té blanco, el más exquisito y delicado de todos los tipos de té. En todos los casos de tés verdes la oxidación es muy breve, aunque en el caso del blanco mencionado, es todavía más corta.

El té rojo Pu Erh

La característica del Pu Erh es que es sometido a un largo y complicado proceso, bastante secreto por parte de los productores. Lo poco que se sabe de él, es que lleva doble fermentación y existen añadas, como ocurre con el vino.

Fermentación y oxidación del té, ¿es lo mismo?

Se utiliza el término fermentación, en la fase del procedimiento del té, cuando las hojas son sometidas a la acción del oxigeno, aunque realmente se debería decir oxidación, ya que en esta fase no se utilizan ni bacterias ni levaduras.

Los procesos de fermentación se utilizan para elaborar, queso, cerveza, pan, cerveza o vino, entre otros. Pero en el caso del té, sería más idóneo denominarlo solamente oxidación, a pesar de que es utilizado, de manera global, el de fermentación.

Curiosidades sobre la producción del té

Antiguamente, el té se clasificaba y se envasaba en cajas de madera forradas con papel de aluminio. También eran envueltas con papel y, a menudo, se pintaban.

En la actualidad esto ha cambiado, las hojas de té se envasa en bolsas de papel y, en algunos casos, se utilizan cajas para el té de hoja grande. Las etiquetas se hacen con plantillas, en las que anotan el país de origen, el grado de la hoja, el peso bruto, información sobre el proceso de recolección y algunos datos más.