Procesadores Intel Core de Tercera o Cuarta Generación, ¿Cuál comprar?

Logo Intel
Copyright Intel

29 de Noviembre de 2013. El fabricante de procesadores Intel a principios del mes de Junio lanzaba al mercado sus nuevos micro Core de Cuarta Generación, hasta entonces conocidos por su nombre en clave Haswell.

Se esperaba, como no podía ser de otra forma, grandes cosas de esta nueva familia de micros. Sin embargo Intel sorprendió a todos con unos procesadores pensados más para el entorno móvil que para el que había sido hasta entonces objetivo central de la compañía que eran los PCs de escritorio.

Para entender mejor que son estos micros empecemos con  algo de historia:

Ivy Bridge. Los procesadores Core de Tercera Generación es lo que Intel denomina un “tick” en su proceso de diseño “tick/tock”. Esto significa que respecto a la anterior serie se ha mejorado el proceso de fabricación y que la arquitectura interna no se ha tocado al menos no sustancialmente.

Se pasa de utilizar un ancho de puerta de transistor de 32 nanómetros a uno de 22 nanómetros. De esta manera se pueden incluir dos en la misma área donde antes sólo existía uno. Se puede por tanto, añadir más elementos y bloques de computación haciendo que el micro tenga unas mayores prestaciones.

En concreto Intel denomina a esta generación como “tick+” por que no sólo aprovecha para mejorar el proceso de fabricación sino que mejora la tarjeta gráfica integrada, muy importante para los dispositivos móviles, donde siempre el fabricante ha tenido un gran lastre.

Haswell. Los procesadores Intel Core de Cuarta Generación son lo que Intel denomina “tock” es decir una redefinición de la arquitectura interna de estos dispositivos. A la hora del diseño puedes centrarte en hacer un equipo más rápido, o más eficiente energéticamente. Intel pensando en el mercado de tablets, smartphones donde se encuentra retrasado respecto a los basados en diseños de ARM decide que esta generación se redefinirá pensando sólo en estos dispositivos.

Consigue sobre todo reducir el consumo cuando el equipo no se usa, esencial para dispositivos móviles que están la mayoría del tiempo a la espera de ser usado pero a costa de aumentar el consumo cuando lo estas usando. Esto aunque pueda parecer una contradicción es así. También por supuesto mejora, y de que manera, la gráfica interna para permitir mayores prestaciones.

¿En qué se parecen los procesadores Core de Tercera y Cuarta Generación?

Estas son algunas de los elementos que tienen en común ambos grupos de procesadores:

Núcleos. Al usar la misma tecnología de fabricación en los transistores en ambas generaciones el número de núcleos no se ha querido variar así que te encuentras modelos idénticos en este sentido.

Memoria cache. El tamaño de la memoria cache de nivel tres es uno de los aspectos más importantes a la hora de definir el procesador que estas comprando ya que esta relacionado con las prestaciones que será capaz de ofrecerte. Al igual que ocurre con el número de núcleos Intel ha decidido mantenerlo constante.

Frecuencia de funcionamiento. Los procesadores tanto de tercera como de cuarta generación ofrecen las mismas características en cuanto a frecuencia de funcionamiento

¿En que se diferencian los procesadores Core de Tercera y Cuarta Generación?

Estos son algunas de las diferencias:

Eficiencia computacional. Haswell consigue procesar entre un 5 y un 10% más de instrucciones que Ivy Bridge a la misma frecuencia de funcionamiento. Nada para tirar cohetes pero algo es algo.

Conjunto de instrucciones. Los nuevos micros implementan ciertas instrucciones pensadas para acelerar aplicaciones como juegos, procesado de imágenes o codificación de video. Se esperan en este caso mejores de hasta un 25% pero el  problema es que necesita que los diseñadores de programas las utilicen.

Consumo. El consumo de energía de ambos procesadores no tiene nada que ver. Haswell consigue reducir el gasto que realiza en espera pero a costa de aumentarlo cuando lo estas usando. Esto lleva a una paradoja y es que los micros de Cuarta Generación tienen un TDP o consumo máximo mayor que el que tienen los Ivy Bridge.

 

Socket. Los sockets que utilizan ambos micros, son distintos con lo cual olvídate de comprar una placa base para Ivy Bridge y después actualizarlo a Haswell. En concreto el socket de Haswell para PCs de escritorio es conocido como Socket H3 o LGA 1150 y el de Ivy Bridge, LGA 1155.

Tarjeta gráfica integrada. Las tarjetas gráficas integradas consumen mucho menos que las discretas y si estas están en el interior del procesador estamos hablando de más eficiencia  energética todavía. Así que Haswell se ha centrado en mejora las prestaciones de la anterior generación en este elemento.

¿Quién debería de comprar un Intel de Tercera Generación?

Como no podía ser de otra forma la llegada de los Core de Cuarta Generación ha traído una caída en precio de los de tercera lo cual los hace más atractivos para muchos usuarios.

Totalmente recomendable por ejemplo para aquellos que les gustan los juegos ya que con lo que te ahorras puedes invertir más en la tarjeta gráfica. También es una seria elección para aquellos que lo utilizan sólo para navegar o con programas tipo Word ya que no notaras las diferencias en prestaciones.

¿Quién debería de comprar un Intel de Cuarta Generación?

Obviamente para todo lo que suene a móvil. Por ejemplo es ideal para tabletas o laptops.

Cuando las aplicaciones hagan uso de todas las instrucciones nuevas seguramente serán micros mucho más recomendables.