Preguntas frecuentes sobre piercings

FAQs-Piercings
Foto © Flickr TheChanel

El piercing es la práctica de perforar la piel o partes del cuerpo para colocar adornos de forma duradera. Como joyas, aros, anillos o todo tipo de otros objetos.

Hacerse un piercing puede tener fines sólo estéticos. Aunque con cierta frecuencia se destinan también a aumentar el disfrute sexual, según en qué parte se hagan.

Estas son las preguntas más frecuentes relacionadas con los piercings cuya respuesta te interesa conocer.

¿Qué riesgos corro si me hago un piercing?

La perforación provoca una herida y una potencial vía de acceso para virus y otros agentes infecciosos. El piercing también puede infectarse durante su cicatrización.

El riesgo más habitual viene de bacterias de varios tipos. Algunas son bastante inofensivas, pero hay otras muy peligrosas como las relacionadas con infecciones por SARM. Entre los virus que pueden contraerse están la Hepatitis C, el SIDA, el herpes o el llamado "virus de la verruga".

No te asustes más de la cuenta. Minimiza esos riesgos comprobando que el local donde te lo hagas cumpla estas normas de higiene sobre los piercings.

Evita hacerte uno si padeces infecciones de cualquier tipo, como dentales, bucales, de garganta o en la zona genital. Sobre todo si piensas poner el piercing en la lengua, los labios, las mejillas o los genitales. Espera a que la infección esté totalmente curada, si hace falta con ayuda médica.



Un buen anillador o piercer debe hacerte todas las preguntas necesarias acerca de alergias u otros problemas de salud antes de realizar el trabajo. SIEMPRE infórmale tú de ellos si no lo hace. O mejor, busca un anillador que sí te pregunte.

 

¿Duele hacerse un piercing?

Decir que no duele nada sería mentirte.

Pero que duela más o menos depende de qué zona elijas perforarte. Las hay más o menos sensibles. El anillador puede darte más detalles sobre eso.

Un piercing realizado por un buen profesional no tarda mucho tiempo en hacerse, por lo que el dolor suele soportarse con facilidad.

Evita estar ebrio o bajo la influencia de drogas cuando vayas a hacerte un piercing. Eso no te va ayudar a soportar mejor el dolor. Cuando el anillador nota a alguien un poco nervioso o asustado, suele aplicar un anestésico local en spray que hace más llevadero el mal trago.

¿Qué tipo de material debo elegir?

Uno de los más recomendables es el llamado acero quirúrgico, que es barato y tiene propiedades antialérgicas. Otras opciones son el oro, la plata, el plástico o metales exóticos como el niobio o el titanio. Echa un vistazo a los detalles sobre los distintos materiales para piercings.

Debes tener en cuenta también el tamaño y la forma del adorno. Uno muy grande, por ejemplo, no es recomendable como primer piercing. Tampoco los que implican grandes dilataciones de la piel. Déjate guiar por los consejos del profesional. Él te dirá qué es lo más apropiado en tu caso.

¿Qué cuidados debo tener después de hacérmelo?

Estas son las recomendaciones básicas:

  • No toques la zona del piercing con las manos sucias.
  • Evita ropa ceñida que haga presión o roce el área del piercing. Aunque en piercings genitales o en perforaciones en los pezones conviene usar siempre ropa interior, porque ayuda a protegerlos.

 

  • Limpia la zona al menos una vez al día. Desde que te hagas el piercing hasta su completa cicatrización.
  • La limpieza debe ser suave, eliminando sangre o residuos acumulados en el orificio. Basta usar agua tibia y jabón neutro (tipo el de glicerina), pero puedes ayudarte de una gasa o un bastoncillo que NO sea de algodón (deja hebras).
  • Mueve despacio la joya o el adorno para realizar la limpieza, deslizándolo con suavidad. No te olvides de eliminar bien el jabón con agua tibia o suero fisiológico después de quitar los residuos.
  • Es muy importante secar todo bien con una toalla limpia o una servilleta de papel absorbente. Eso previene la aparición de infecciones debidas a la humedad.
  • Conviene usar una solución antiséptica a base de polividona yodada durante el tiempo de cicatrización. Hazlo durante unos 15 días en piercings genitales y unos 7 días para otros tipos.
  • Si te has perforado la lengua o los genitales evita el contacto oral o el sexo durante al menos 3 semanas. Si realizas antes el acto sexual, que sea con las debidas protecciones.

¿Cómo sé si está cicatrizando bien la herida?

Durante los primeros días después de hacerte un piercing es normal notar un cierto enrojecimiento o inflamación y sentir más o menos dolor.

Acude lo antes posible a tu médico si esos síntomas duran más de una semana o se complican. Pueden deberse a una infección. O a reacciones alérgicas que a veces causan el producto antiséptico o el material del piercing.

Una cicatrización completa tarda entre varias semanas hasta meses, según en qué zonas se hayan hecho las perforaciones y su extensión.