Preguntas frecuentes: ¿es lo que busco?

clase de yoga
El yoga tiene grandes beneficios físicos y mentales. Entre estos, favorecer la flexibilidad y fuerza, pero no son requisitos para comenzar. El yoga se adapta a todo el mundo. Hero Images/ Getty Images

¿Cuáles son los beneficios físicos del yoga?

El yoga hace que todo funcione adecuadamente. Aumenta nuestra energía y vitalidad. Nos hace más flexibles y fuertes. Favorece el equilibrio y la coordinación. Promueve la salud de la columna vertebral. Facilita la eliminación de toxinas de nuestro organismo. Baja la presión sanguínea. Regula el sistema endocrino, respiratorio, cardiovascular. Favorece la digestión.

Estimula todos nuestros órganos, oxigena y nutre nuestras células para que funcionen bien. Mejora nuestro sistema inmunológico. Ayuda a tratar algunas enfermedades y a disminuir dolores. Nos hace vernos más jóvenes y radiantes. Regula el sueño. Nos conecta con nuestro cuerpo y naturalmente comenzamos a amarlo y a darle lo que necesita. La lista de los beneficios del yoga sigue y sigue.

¿Y los beneficios mentales?

El yoga nos ayuda a mejorar la concentración y la memoria, aumenta nuestras capacidades intelectuales, y estimula la creatividad. Calma la ansiedad y el estrés y ayuda a tratar la depresión. Nos hace más positivos y calma el discurso mental que determina en gran medida nuestra experiencia. Además de esto, es un sistema de desarrollo personalcon innumerables efectos. Por ejemplo, nos ayuda a sanar emocionalmente y a soltar lo que impide nuestro crecimiento. Aumenta el autoestima, la motivación personal, ayuda a la superación de miedos.

Nos ayuda a aceptar los cambios, a enfrentar retos, a sentirnos seguros pero de corazón abierto. Puede llegar a hacernos sentir realmente felices y conectados con algo más allá de nosotros mismos.

¿Puede el yoga ayudarme a calmar un nivel alto de estrés?

Sin duda. El principal beneficio del yoga es que nos relaja.

El yoga reúne diversas técnicas para tratar el estrés como la respiración, la meditación, el estiramiento y el movimiento. Suelta la tensión muscular y serena nuestra actividad mental. Nos enseña a limpiar nuestra mente de tanto ruido y estar plenamente en el momento presente, donde podemos actuar de manera efectiva. Calma los nervios porque disminuye nuestra respuesta de fight or flight, de donde se desprenden respuestas desproporcionadas de ansiedad e irascibilidad. Por otra parte, aumenta la confianza personal y cambia nuestra perspectiva ante los resultados, con lo cual la ansiedad y la preocupación usualmente disminuyen.

¿Puedo hacer yoga si no soy flexible o fuerte?

Claro que sí. Para eso precisamente practicamos yoga. El yoga no nos exige ser flexibles o fuertes, pero su práctica sí aumenta la flexibilidad y la fuerza. El yoga aumenta la flexibilidad a medida que lo practicamos y esta flexibilidad está ligada a la salud de todo nuestro cuerpo, a nuestra vitalidad, a cargas emocionales que soltamos, a relajarnos mentalmente. De la misma manera, el yoga aumenta nuestra fuerza física e interior. Las fotografías que ves de posturas de yoga son engañosas, porque la mayoría de las personas en el mundo no somos así.

El yoga es para gente real y se adapta a las necesidades de cada uno. Cada uno hace su práctica respetando los límites y características de su propio cuerpo.También, por eso hay diferentes corrientes y adaptaciones de yoga. De hecho, el yoga clásico es un yoga adecuado a la mayoría de personas.  Además el yoga no se trata de “llegar” a ningún lado. Es un proceso permanente y todo el mundo comienza desde el punto en el que su cuerpo lo permite. 

¿Puedo hacer yoga si no soy atlético?

El yoga es para cualquier tipo de cuerpo. Lo mejor del yoga es que no tienes que ser nada diferente a lo que eres. Precisamente, una de sus mayores lecciones es liberarnos del “deber ser” que tanto nos atormenta y nos muestra que somos bellos, únicos y que tenemos todo para estar plenos. Se trata de honrar el cuerpo, aceptarlo tal como es, y cuidarlo para que pueda tener una salud radiante.

Lo mismo sucede con todo nuestro ser. El yoga no compara. El yoga no juzga, sólo ama y celebra. Habrá posturas fáciles y otras más difíciles. Hasta donde lleguemos está bien porque cada uno es diferente.

¿El yoga puede ayudarme a perder peso?

Eso depende del tipo de yoga, pero definitivamente la práctica nos ayuda enormemente a sentirnos bien con nosotros mismos y a vernos más saludables. La práctica de yoga hace que todo funcione mejor, por lo cual tendremos un semblante más radiante y a estar en forma, por lo cual nos veremos mejor. Puede que no en todos los casos el yoga se refleje en una disminución de peso, pero por lo general perdemos algo de peso. El motivo es que yoga nos lleva a un estado de equilibrio interior donde los buenos hábitos de vida se dan de manera casi espontánea, como una alimentación más saludable. Hay versiones contemporáneas de yoga que son dinámicas y físicamente exigentes (como Ashtanga, Power o Vinyasa) que pueden quemar más calorías y ser más indicados para este propósito. Pero más importante todavía, el yoga nos lleva a cambiar la mirada porque nos hace sentirnos bien con nosotros mismos.