Practicar deportes de equipo previene problemas serios de la adolescencia

Mejora su estado físico y emocional y ayuda a evitar las drogas

Deportes
Es recomendable que los adolescentes practiquen deportes semanalmente. Getty Images

La práctica de deportes es una de las actividades más positivas para los adolescentes. Pero si además se trata de un deporte de equipo, los beneficios son aún mayores.

Algunos estudios han descubierto que los adolescentes dedican más de seis horas diarias a actividades de ocio sedentarias como mirar la televisión, navegar por internet, chatear con sus amigos, jugar en la computadora o hablar por el celular.

Estamos en la era de las comunicaciones y es muy beneficioso que los adolescentes estén conectados con ese mundo. Pero si a esas horas les sumamos las que pasan en la escuela y las que dedican a hacer las tareas escolares en el hogar, el resultado es un exceso de actividad sedentaria. Y eso no es beneficioso para la salud. No es nada infrecuente que los adolescentes que de niños han practicado deportes, abandonen estos tras la pubertad. La excusa que utilizan es que les falta tiempo para todo. Y están en lo cierto. Por eso es recomendable que los padres les ayuden o, al menos, les orienten a organizar su tiempo para poder hacer diversas actividades, y entre esas actividades no debería faltar el deporte.

Y si son deportes de equipo, mejor. Y es que algunas de las características de los deportes que se practican en grupo son inmejorables para su formación en esta etapa fundamental de sus vidas.

Qué aportan los deportes de equipo

1.- Disciplina. Todos sabemos que es muy difícil para muchos adolescentes ser disciplinados. La práctica de un deporte de equipo les enseñará la importancia de la disciplina sin que se den cuenta. Y es que verán que el equipo funciona bien cuando todos sus componentes siguen la disciplina impuesta.

2.-La importancia de las normas. Los deportes en general ayudan a los chicos a entender la importancia de las normas. En los que se practican en equipo, los chicos observan de manera directa que cuando ellos no cumplen con las normas impuestas, perjudican también al resto del equipo.

3.-Trabajo en grupo. Esa es quizá la principal enseñanza del deporte de equipo, los chicos y las chicas aprenden a trabajar en grupo, descubren la importancia de confiar en los demás y de que los demás confíen en ellos.

4.- Liderazgo. Otro de los aspectos que ofrece la práctica del deporte de equipo es que los adolescentes descubren lo que es el liderazgo, su importancia para el equipo rinda bien. Lo que un líder puede hacer para guiar al resto y ganarse la confianza de sus compañeros.

4.- Solidaridad. Practicar un deporte de equipo refuerza también los lazos de solidaridad entre los componentes.

5.- Tolerancia a la frustración. Es cierto que tanto en los deportes de equipo como en los individuales lo habitual es ganar unas veces y perder otras, pero está demostrado que en los que se practican en equipo se adquiere de forma mucho más sólida la tolerancia a la frustración derivada de las derrotas. Y ese es un aprendizaje muy importante para la vida adulta.

6.- Victoriosos sin prepotencia. De la misma forma, las victorias se viven en los deportes de equipo sin prepotencia. Otra enseñanza fundamental para su vida de adultos.

Qué hacer para que practiquen deporte

Todos sabemos que muchas veces es difícil convencer a los adolescentes de que hagan ciertas cosas. En esta época son individualistas y le dan mucha importancia a su autonomía y además tienen cambios de carácter continuos y no admiten con facilidad los consejos. Pero sus padres son adultos inteligentes que pueden seguir una estrategia cuando quieren conseguir que sus hijos hagan algo.

1.- Lo primero que hay que hacer es aportar al adolescente información sobre las ventajas de practicar un deporte. Es muy saludable, les ayudará a hacer más amigos o a estrechar las relaciones con su grupo y tiene beneficios que continúan durante toda la vida.

2.- Elegir un deporte que vaya con la personalidad del adolescente. También ahí los padres pueden ayudar mucho. Ellos conocen como nadie el carácter y las habilidades de sus hijos e hijas y esa es la información más importante para decidir qué deporte puede ser mejor para él. Pero debe ser el propio adolescente el que tome la decisión aunque también sus padres pueden ayudarlo a adquirir la información que necesita para tomarla.

3.- Proveerle del equipo que necesita y facilitarle el transporte. Aunque eso sea un esfuerzo para los padres pueden considerar que les dará tiempo para pasar con su hijo adolescente. También es importante que, incluso, a esta edad, los padres asistan a los partidos de sus hijos. Que estos sepan que son importantes para toda la familia.

4.- Ofrecerle un modelo a imitar. No sólo los niños, también los adolescentes imitan lo que ven. Si en la familia nadie realiza actividad física, será muy difícil convencerlos de que ellos la practiquen.