Posturas de yoga para el chakra del corazón

Posturas para el chakra Anahata

01
de 05

Postura del camello (Utrasana)

Postura del camello
MmeEmil/Getty Images

Arrodíllate sobre el suelo, con las rodillas abiertas al ancho de la cadera. Coloca la mano derecha en tu espalda baja para darte apoyo y eleva el brazo izquierdo por encima de tu cabeza y utilízalo para elevarte en la postura. Lleva las caderas hacia delante y abre el pecho, mientras la cabeza y el cuello siguen la dirección del brazo izquierdo. Apoya la mano izquierda sobre el tobillo izquierdo. Repite con la mano derecha (puedes apoyarte sobre los talones, si es más fácil). Estira las caderas hacia delante, eleva el pecho hacia el cielo, lleva los hombros hacia atrás y lleva la cabeza hacia atrás. Respira profundamente por veinte segundos y regresa del mismo modo. Esta es una asana de apertura hacia atrás intensa pero relativamente segura. Estimula la tiroides, estira los muslos y la ingle, fortalece los músculos de las piernas, el abdomen y la espalda, estimula la digestión. Nos ayuda a respirar mejor, a ser más flexibles de cuerpo y corazón, a ser más expansivos, a soltar emociones estancadas y así equilibrar las emociones

02
de 05

Postura del pez (Matsyasana)

Postura del pez
Westend61/Getty Images

Acuéstate boca arriba sobre el mat o cobija. Lleva los brazos debajo del cuerpo tan pegados entre sí como sea posible, las palmas de las manos mirando hacia el suelo y tan abajo como puedas, idealmente bajo tus muslos. Mantén las piernas estiradas. Haz presión sobre tus codos y desde aquí eleva la parte superior del cuerpo, mira hacia tus pies. Luego abre el pecho lo que más puedas y manteniendo esta apertura, apoya la corona de la cabeza en el suelo, suavemente. La mayor parte del peso debe estar en los antebrazos. Respira profundamente por veinte segundos y en cada inhalación llena tu cuerpo de prana y de energía positiva. En cada exhalación suelta todo aquello que no te sirve. Siente cómo tu capacidad pulmonar está siendo totalmente aprovechada. La postura del pez nos permite respirar plenamente, alivia el estrés, puede disminuir problemas respiratorios, nos da confianza y apertura, abre el chakra del corazón, liberando emociones estancadas.

03
de 05

Postura de la cobra (Bhujangasana)

Postura de cobra
 MmeEmil/Getty Images

Acuéstate boca abajo, junta los pies y lleva las palmas de las manos a cada a lado de tu pecho. Tus manos deben estar justo debajo de tus hombros y los codos están muy juntos al cuerpo. Apoya la frente contra el suelo. En la siguiente inhalación, abre el pecho y activa la espalda, mientras levantas los hombros y el pecho, flexionando la columna hacia atrás armoniosamente como una serpiente. Ayúdate con la manos, pero sin olvidar que tu espalda es la protagonista. No dejes que tu cabeza se caiga hacia atrás ni que tus caderas se levanten. Cuida que tus hombros estén lejos de tus orejas. Sigue respirando y sostén la cobra por quince segundos. La cobra estimula los órganos abdominales, alivia el estrés y eleva el sistema inmunológico. Dentro de sus propiedades terapéuticas está el alivio de problemas respiratorios y de dolores de espalda. Nos hace más flexibles de columna y de la misma manera podemos estar más abiertos a las cualidades amorosas y luminosas de Anahata chakra. 

04
de 05

Postura del puente (Setu bandhasana)

Postura del puente
 triloks/Getty Images

Comienza boca arriba sobre el mat con las rodillas dobladas y los pies separados al ancho de tus caderas, paralelos el uno al otro. Tus brazos están a cada lado del cuerpo. Inhala y al exhalar, levanta las caderas del suelo con la ayuda de los músculos de tu abdomen, las nalgas y la pelvis. Entrelaza los dedos de tus manos y acerca los hombros. Esto te ayudará a elevar más las caderas y a abrir el pecho. Asegúrate de que tus rodillas no se abran y que no tengas tensión en el cuello. Levanta las caderas lo más que puedas, haz diez respiraciones profundas y regresa con control. Esta postura es relativamente sencilla y es adecuada para todos los niveles. Fortalece las piernas y da flexibilidad a la columna y los hombros. Abre el pecho, lo cual estimula el chakra del corazón, libera emociones estancadas, nos llena de energía y vitalidad. 

05
de 05

Postura de la cigarra (Salabhasana)

Postura de la cigarra
 MmeEmil/Getty Images

Acuéstate boca abajo sobre el tapete de yoga. Tu frente está sobre el tapete, tus piernas juntas y tus brazos estirados a cada lado de tu cuerpo con las palmas de las manos hacia arriba. Entrelaza las manos detrás de la espalda, juntando los omoplatos, o estira los brazos hacia el frente, activando el abdomen. Inhala y al exhalar, con la fuerza de tu espalda y piernas, eleva al mismo tiempo las piernas, la cabeza, los brazos y el torso. Sólo tu pelvis y abdomen están sobre el suelo. Mantén los glúteos y las piernas firmes y estiradas. Mira hacia delante, estirando el cuello. Sostén la postura durante diez segundos y descansa, bajando de manera controlada. Salabhasana aumenta la flexibilidad de la columna, fortalece los glúteos, espalda y las piernas, da confianza y energía. Contrarresta la fatiga, activa la digestión, y alivia el dolor de la espalda baja. Por ser una flexión hacia atrás nos ayuda a contrarrestar los desbalances que vienen de un cuarto chakra desequilibrado y a vivir en un estado de amor y alegría propios de este centro energético.