¿Por qué siento algo atorado en la garganta?

Lo más probable es que se trate de ansiedad. Pero acude a tu médico

tengo-algo-en-la-garganta.jpg
Generalmente, no se debe a nada grave. La ansiedad o un resfriado mal curado pueden producirlo. Imagen Glow Wellness / Getty Images

Pregunta: ¿Por qué tengo la sensación de tener algo atorado en la garganta? Aquí te lo explicamos. 

Si buscas en Internet 'Tengo algo atorado en la garganta, ayuda' te encontrarás muchos resultados. ¿Por qué? Es un problema muy común que no tiene por qué ser síntoma de una enfermedad grave, sino de una mala dieta, reflujo gastroesofágico o, incluso, ansiedad. Te lo explico a continuación. 

Aprende más sobre Nutrición y suscríbete a nuestro boletín de noticias semanal gratis y en menos de un minuto.

Yo también tuve la sensación de algo atorado en la garganta:

A mí me ocurrió y acudí muy asustada al médico. Le manifesté mis síntomas, realizó una exploración física y me dijo que probablemente no tendría nada. Para tranquilizarme, me explicó que este síntoma se estudia en los primeros años de Medicina y que es muy habitual que las personas acudan al médico preocupadas pensando que tienen algo grave. Añadió, además, que estas persona suelen estar atravesando  por una época de estrés.

¿Qué causa tener algo atorado en la garganta?

Reflujo gastroesofágico: La sensación de tener algo atorado en la garganta podría deberse al  reflujo gastroesofágico, un problema que suele diagnosticarse por los síntomas o con una endoscopia. Cuando se padece este problema, los ácidos del estómago pasan al esófago y acaban irritando la garganta y produciendo una especie de quemazón. A la larga, se siente como si hubiera algo allí.

El abordaje del reflujo es dietético: disminución de las grasas, alcohol, café, chocolate... Además, se recomienda dormir con la cabeza en alto, no echar siestas, no llevar prendas que compriman el abdomen, comer poco y varias veces al día. Si no disminuye, se recurrirá a un tratamiento farmacológico.

Síndrome de Barret: Es un trastorno por el cuál el revestimiento del esófago se daña por la exposición de los ácidos del estómago. Cuando comemos, los alimentos pasan de la garganta al estómago y pasan por el esófago. En este, los ácidos ayudan a disolver los alimentos. Estos ácidos no vuelven al esófago gracias a que este cuenta con una especie de puerta (fibras musculares) que se cierran. Si no se cierran bien y los ácidos pasan al esófago repetidamente, acaba dañándose. Este síndrome no presenta síntomas. Pero el reflujo del ácido que sube por el esófago sí puede provocar el síntoma de acidez y de tener algo atorado en la garganta. 

Problemas en la tiroides: La tiroides es una glándula en forma de mariposa situada en el cuello, justo por encima de la clavícula. Su función primordial es la producción de hormonas que intervienen en el ritmo cardiaco, la presión arterial, la temperatura corporal y el peso. También ayuda a mantener una concentración de calcio saludable en el cuerpo. En la tiroides se encuentran las células tiroideas que crecen, se dividen, envejecen y mueren como las del resto del cuerpo. En ocasiones, este proceso natural se descontrola, se produce una acumulación de células y se forma una masa de tejido denominado nódulo (bulto o tumor).

La mayoría de los nódulos o tumores de la tiroides son benignos. Si son malignos se denomina cáncer de tiroides. Los síntomas pueden ser desde la palpación de un bulto o masa en el cuello, inflamación, dolor, ronquera o cambios en la voz que persisten, problemas de deglución, dificultad para respirar o tos constante. Si se padecen estos síntomas, es importante acudir al médico inmediatamente para que realice los exámenes necesarios y descartar la presencia de un tumor. 

Otras causas que pueden producir tener la sensación de algo atorado en la garganta son haberse dado un golpe en el cuello, haber tragado comida sin masticarla bien, así como padecer algún tipo de alergia que haga que se respire por la boca en vez de la nariz, gastritis, o la aparición de unas bolitas blancas en las amígdalas denominadas caseum.

Sin embargo, la causa más frecuente es el estrés o la ansiedad.   

¿Pruebas médicas para un diagnóstico

En mi caso y para que me quedara tranquila, mi médico me hizo algunas pruebas: un análisis de sangre y unas pruebas de imagen para descartar problemas de tiroides, esófago, etc. Cuando volví a la consulta para conocer los resultados, las pruebas corroboraron lo que él sospechaba: no tenía nada. Bueno, sí. Padecía de estrés. 

¿Estrés y sensación de algo atorado en la garganta?

En el esófago tenemos un músculo denominado cricofaríngeo. Se contrae y se relaja de manera natural para permitir el paso de los alimentos. Pero en épocas de estrés puede permanecer demasiado contraído y producir espasmos musculares en la garganta. Esto puede provocar, a la larga, sensación de ahogo y de tener algo atorado en la garganta. 

La prescripción de mi médico para acabar con esta molesta sensación fue: dieta sana, beber agua tibia, ejercicio físico y control del estrés y la ansiedad ya que pueden empeorar el estado de salud. 

¿Por qué me recomendó una dieta sana?

La alimentación juega un papel muy importante a la hora de mejorar el estado de ánimo y calmar los nervios. Hay alimentos que contienen vitaminas que actuan directamente en el buen funcionamiento de unos neurotransmisores que mantienen los nervios bajo control, mejoran la calidad del sueño y el humor.

¿Qué alimentos calman la ansiedad?

Son las vitaminas del grupo B y las puedes encontrar en numerosos alimentos: frutas, verduras, legumbres, granos... la vitamina C también mejora nuestro estado vital y también se encuentra en frutas y hortalizas. Los omega 3 parecen intervenir también en un mejor ánimo, y los encuentras en frutos secos como las nueces y el pescado azul. El triptófano es otra sustancia esencial para estar bien psíquicamente y dormir. Los huevos, las carnes magras como el pollo y el pavo lo contienen.

Todos estos alimentos tienen la propiedad de disminuir las grasas saturadas y grasas trans de nuestra alimentación. Ya hemos dicho en muchas ocasiones que son nocivas para la salud ya que aumentan el colesterol, la diabetes y la obesidad.

El problema es que, por un mecanismo del cerebro que busca obtener una recompensa rápida, cuando estamos estresados nos inclinamos por la comida que peor nos va. Hay que insistir mucho en que hay que comer sano.

Comer bien también prepará tu cuerpo para el frío, aumentará tus defensas y mejorará tu organismo en caso de sufrir resfriados u otras problemas que afectan a las vías altas y que pueden producirte esta incómoda sensación.

Conclusión: 

La sensación de tener algo en la garganta no debe preocuparte pero tampoco debes dejarlo pasar. Lo mejor es que acudas a tu médico para que analice cuál es la causa y pueda poner un remedio que mejore tu calidad de vida.

 

Fuentes consultadas

MedlinePlus - National Library of Medicine

American Cancer Society: Señales y síntomas del cáncer de tiroides. 

National Cancer Institute: Lo que usted necesita saber del cáncer de Tiroides