¿Por qué siento algo atorado en la garganta?

Consulta siempre a tu médico

Algo en la garganta
Glow Wellness / Getty Images

Sentir algo atorado en la garganta es un problema más común del que crees. Usualmente no es síntoma de una enfermedad grave, sino producto de una mala dieta, reflujo gastro-esofágico y, sobretodo, ansiedad. 

Mucha gente acude al médico y luego de un examen general vuelven a casa sin un diagnóstico específico pero también con la certeza de que no es nada grave. Lo que todos los pacientes suelen tener en común es altos grados de estrés y ansiedad, además de una dieta poco saludable.

 

Posibles causas

Estas son algunas de las causas que pueden generar dicha sensación en la garganta: 

  • Reflujo gastroesofágico: el reflujo sucede cuando los ácidos del estómago se devuelven al esófago irritando la garganta y produciendo una sensación de quemazón y a veces de algo atorado en la garganta. Para aliviar los síntomas se recomienda, sobre todo, una dieta en la que se disminuya el consumo de grasas (comidas fritas), alcohol, café, chocolate, ají y comidas muy condimentadas, vinagre, frutas ácidas, té negro, cebolla, ajo y puerros, entre otros. Además, se recomienda dormir con la cabeza en alto (o bien inclinando la cama, o usando almohadas especiales), no tomar siestas, no llevar prendas apretadas en el abdomen, y comer comidas pequeñas varias veces al día en lugar de dos o tres comidas grandes. Si no disminuyen los síntomas con la dieta se debe recurrir a un tratamiento farmacológico.
  • Síndrome de Barret: este es un trastorno en el que el revestimiento del esófago se daña por la exposición a los ácidos del estómago. Cuando comemos, los alimentos pasan de la garganta al estómago dónde los ácidos ayudan a disolver los alimentos. Estos ácidos permanecen en el estómago gracias a una válvula que se abre y cierra y los mantiene dentro. Si estas fibras musculares no se cierran correctamente y los ácidos estomacales regresan al esófago, el recubrimiento de este se desgasta. La gravedad de esta condición es que no tiene síntomas, por eso también se le llama reflujo silencioso. Pero la presencia del ácido, aunque no provoca síntomas como los del reflujo, sí produce la sensación de tener algo atorado. 
  • Problemas en la tiroides: la tiroides es una glándula en forma de mariposa situada en el cuello, justo por encima de la clavícula. Su función primordial es la producción de hormonas que intervienen en el ritmo cardiaco, la presión arterial, la temperatura corporal y el peso. También ayuda a mantener una concentración de calcio saludable en el cuerpo. En la tiroides se encuentran las células tiroideas que crecen, se dividen, envejecen y mueren como las del resto del cuerpo; en ocasiones este proceso natural pierde su balance y se produce una acumulación de células que forma una masa de tejido denominado nódulo (tumor). La mayoría de los nódulos o tumores que aparecen en la tiroides son benignos. Si son malignos se denomina cáncer de tiroides. Los síntomas pueden ser desde la palpación de un bulto o masa en el cuello, inflamación, dolor, ronquera o cambios en la voz, problemas de deglución, dificultad para respirar o tos constante. Si se padecen estos síntomas, es importante acudir al médico inmediatamente para que realice los exámenes necesarios y descartar la presencia de un tumor. Estos bultos generan también la sensación de algo atorado. 
  • Globus Pharyngeus: el globus pharyngeus o globo en la garganta se diagnostica cuando ya se han descartado las causas anteriores y no hay nódulos de ningún tipo. Esta presencia "fantasma" de algo atorado en la garganta se debe a estrés, pero es un círculo vicioso porque la sensación misma causa más estrés y más ansiedad. Muchos pacientes indican que viven con miedo de atorarse; la ansiedad genera resequedad en la boca, y pasar saliva para aliviar la resequedad puede generar una inflamación leve en la garganta y exacerbar más aún la sensación. El tratamiento más recomendado es para bajar los niveles de estrés y ansiedad y reducir así la necesidad de tragar saliva constantemente. 
  • Estrés: En el esófago tenemos un músculo denominado cricofaríngeo. Se contrae y se relaja de manera natural para permitir el paso de los alimentos. Pero en épocas de estrés puede permanecer demasiado contraído y producir espasmos musculares en la garganta. Esto puede provocar, a la larga, sensación de ahogo y de tener algo atorado en la garganta. Va de la mano con todas las condiciones anteriores. 
  • Otras causas que pueden producir la sensación de algo atorado pueden ser golpes en el cuello, un bocado de comida deglutido sin masticar adecuadamente, alergias respiratorias que obliguen a respirar por la boca, gastritis, o también la aparición de unas bolitas blancas en las amígdalas denominadas caseum. 

El remedio es dieta sana y ejercicio

La alimentación juega un papel muy importante a la hora de mejorar el estado de ánimo y calmar los nervios.

Hay alimentos que contienen vitaminas que actúan directamente en el buen funcionamiento de los neurotransmisores que mantienen los nervios bajo control, mejoran la calidad del sueño y el humor.

Las vitaminas del grupo B son claves para combatir el estrés (sardinas, yema del huevo, hígado, frutos secos, legumbres);de igual manera la vitamina C también es un gran antioxidante (cítricos, lácteos, brócoli, mango) y los omega 3 ayudan a mejorar el estado de ánimo (peces, frutos secos). Una dieta baja en grasas saturadas y rica en alimentos frescos ayuda a mejorar la digestión, a mantener un peso saludable, y a mejorar los niveles de estrés. Entre más elecciones saludables hagamos, más nos vamos a sentir mejor y podremos romper el círculo vicioso de comer por ansiedad y de recurrir a alimentos altos en calorías pero vacíos nutricionalmente. 

Respecto al ejercicio, cualquier actividad física diaria ayuda a nuestra salud. Caminar diez minutos en la mañana, diez al almuerzo y diez en la noche nos aportan treinta minutos de actividad. Pequeños cambios todos los días pueden hacer una gran diferencia. Caminar a una parada adicional del bus, parquear lejos del edificio al que vas, o usar siempre las escaleras en lugar del ascensor aportan a nuestra salud cardiovascular. 

Conclusión

Usualmente estas molestias en la garganta suelen no ser un problema de salud grave, aunque sí muy incómodo. Recurre siempre a tu médico si tienes dudas y sométete a todos los exámenes necesarios. Sigue los consejos médicos al pie de la letra y procura comer saludablemente.

Recuerda que pequeños cambios en tu dieta y hábitos de ejercicio pueden hacer una diferencia inmensa en tu estado de ánimo y pueden ayudar a que la sensación en la garganta se alivie. 

Fuentes consultadas

MedlinePlus - National Library of Medicine

American Cancer Society: Señales y síntomas del cáncer de tiroides. 

National Cancer Institute: Lo que usted necesita saber del cáncer de Tiroides