¿Por qué se produce la anorexia?

El extremado culto al cuerpo tiene consecuencias negativas en la salud

Causas de la anorexia
La anorexia afecta más a las mujeres. El perfeccionismo y la obsesión por la delgadez están entre sus causas. Eric Audras / Getty Images

Aquí descubrirás por qué se produce la anorexia, sus riesgos, cómo averiguar si tu hija la padece y verás un vídeo subido por Change.org en el que se denuncian las páginas que la promueven.

¿Por qué se produce la anorexia?

La anorexia es un problema de salud grave. Se encuadra dentro de los trastornos de la conducta alimentaria. El paciente deja de comer y se producen carencias nutricionales. En casos muy graves podría acabar con el fallecimiento del paciente.

La causa general y obvia es el miedo a engordar o padecer un trastorno dismórfico corporal,  una visión distorsionada del propio cuerpo. El paciente se ve gordo cuando en realidad su peso está por debajo de lo que se considera saludable.

Sin embargo, detrás de estos problemas pueden esconderse otros. Por ejemplo, según la Guía Práctica de Psicología, dirigida por el doctor y psiquiatra J.A Vallejo-Nágera hay distintas teorías sobre qué conduce a las pacientes a dejar de comer: 

"Los psicoanalistas lo atribuyen a un rechazo inconsciente a la feminidad . Muchos casos se inician tras un periodo de obesidad y la preocupación de la familia o de la paciente por recuperar la línea. El conflicto con la familia, especialmente con la madre, es otro de los elementos constantes que se observan tras la anorexia. Los organicistas atribuyen la anorexia mental a un trastorno hormonal previo o un déficit hipotalámico. Los conductistas a que no han aprendido la sensación de hambre y sencillamente no comen. No está comprobada ninguna de estas interpretaciones".  

 

¿Cuándo se produce la anorexia?

La anorexia puede comenzar en torno a los 13 y 16 años, en la pubertad, aunque también se dan casos en edades más avanzadas. La sufre, preferentemente, la mujer, pero los hombres también pueden padecerla debido a la presión de la sociedad por la delgadez. 

El valor exagerado al cuerpo es debido a que lo consideran como el único camino a la perfección y al éxito y de su aspecto depende su bienestar y seguridad.

Tiene efectos muy graves en la salud y los patrones de conducta se pueden trasladar a otros compañeros, amigos o incluso a otros miembros de la familia.

¿Qué factores influyen?

Algunas características pueden influir en el padecimiento de esta enfermedad. Estos son el perfeccionismo, la autoexigencia, muy baja consideración personal, que pueden haberse desencadenado por malas experiencias, aprendizaje o modelos sociales o familiares. Obvia decir que la propia sociedad y su culto al cuerpo y a unas determinadas medidas corporales ha hecho un flaco favor a la lucha contra esta patología.

Según el el profesor Luis Rojo, catedrático de Psiquiatría de la Universitat de Valencia y Jefe de Sección de Psiquiatría Infanto-Juvenil y de Trastornos de la Conducta Alimentaria del Hospital Universitario La Fe de Valencia, “los factores familiares, las rigideces, la excesiva valoración de todo lo concerniente a la imagen y al cuerpo, son un factor más que ayuda a que estos trastornos se manifiesten, pero en ningún caso se debe hacer gravitar todo el peso de la causalidad de una patología tan compleja en el comportamiento de la familia”, añade.

¿Cómo saber si mi hija padece anorexia?

Asimismo, explica que en muchas ocasiones es en el centro escolar donde empiezan las sospechas, ya que en casa se mantienen más las formas o se disimulan las restricciones alimentarias con excusas.

 

El síntoma más evidente de la anorexia es la pérdida de peso y la obsesión por estar delgados. Pero también se puede sospechar si se observa irritabilidad, exceso de ejercicio, si evitan comer en familia, si juegan con la comida del plato, agobios frecuentes, cambios en la sensación térmica (les afectan los contrastes de temperatura y sienten más frío), aislamiento social, beber un exceso de agua sobre todo si van a ir al médico y se les va a pesar es necesario acudir al médico para que haga un diagnóstico. 

Además, puedes pedir asesoramiento y ayuda en las asociaciones de pacientes

¿Qué repercusiones tiene?

La pérdida de peso tiene repercusiones notables no sólo sobre el estado físico sino sobre el funcionamiento psicológico. “Afectación del humor, irritabilidad, dificultad de concentración y atención, lentitud alimentaria, selección extraña de alimentos, obsesión con la comida, inadecuación social y aislamiento, son algunas de las repercusiones que puede tener una pérdida de peso sobre los individuos”.

Las peligrosas webs de apoyo a estos problemas

En este tipo de problemas, la persona que los padece no tiene una sensación de pérdida de control. Todo lo contrario. Se premia por no comer. Incluso hay foros y lugares de encuentro en Internet en los que las pacientes se animan unas a otras para conseguir su objetivo. Esto es algo muy peligroso y debe detectarse a tiempo para frenar y erradicar este comportamiento tan nocivo.

A través de la plataforma Change.org se han lanzado denuncias para prohibir estas páginas web. En países como Francia son ilegales. 

Ayudemos a erradicarlo 

De ahí que sea muy importante que los padres se percaten de este problema puesto que es difícil que la paciente, por sí sola, se de cuenta de hasta dónde puede llegar su deseo de no comer y su difícil relación con la comida. 

Si los padres, tutores o profesores sospechan que su hija puede padecer anorexia, es esencial que se pongan en manos de un especialista. Generalmente, la persona que trata a los problemas de la conducta alimentaria es un experto en salud mental, un psiquiatra. 

Cómo se trata la anorexia

Según el Dr. Rojo, ”el abordaje de este trastorno debe ser casi siempre multidisciplinar. Es una enfermedad mental, de carácter grave, que genera carencias importantes en los sujetos, que desvía a las jóvenes que la padecen de sus objetivos vitales previos que muchas veces no pueden volverse a retomar”.

En cuanto a la orientación del tratamiento, el Dr. Rojo concluye señalando que “la debe tener un especialista, psiquiatra, que contará con el apoyo del psicólogo clínico y la ayuda del nutriólogo, endocrinólogo y otros especialistas médicos en caso necesario”.

Si este artículo te ha resultado interesante, compártelo para que otras personas sean conscientes del peligro de la anorexia y de la necesidad de evitar estas conductas en las y los jóvenes.