Por qué no funcionan las dietas

Burrito en un bol
Burrito en un bol. 5WPR

(Esta es la continuación, la segunda parte, del artículo Cómo transitar a una dieta sana. Si te perdiste la primera parte, haz clic aquí.)

El laberinto de las dietas y el conteo agotador de las calorías

La mayoría de la gente cree que la dieta estándar americana es la forma más correcta de comer por varias razones, entre ellas falta de información, y acceso a comidas congeladas, enlatadas y preparadas.

Pero con todo esto, al no lograr resultados óptimos de salud comienzan a eliminar alimentos esenciales como proteínas, grasas, y carbohidratos. o a hacer “dieta” pero aún dentro de los parámetros de la dieta americana estándar. De ahí comienza el ciclo vicioso de contar las calorías sin darse cuenta que lo que realmente los hace subir de peso es la acumulación de toxinas que el cuerpo no tiene oportunidad de eliminar. Y es aquí donde yace el secreto de por qué las dietas no funcionan. Simplemente porque no se concentran ni en nutrición ni en calidad, desvasteciendo así al cuerpo constantemente de nutrientes.

El secreto de toda dieta: Volver a las raíces

Cuando se llega a este punto es cuando muchos se sienten atrapados, sin saber para dónde ir ni qué solución aplicar, sintiendo que han quemado todas las posibilidades luego de “haberlo intentado todo”. Pero este es un punto clave porque, aunque tal vez sin muchas respuestas ni claridad, es cuando se comienza a tomar algo de conciencia de qué algo básico está faltando en la alimentación diaria.

Es cuando muchos, sin tener mucha explicación del sistema, vuelven por instinto a las raíces; a cómo se cocinaba y respetaba la comida en los tiempos de nuestros abuelos. Es lo que muchos le llaman hoy “la cocina de la granja a la mesa” cuando para muchos es como crecieron. Pero para quienes crecieron desconectados de esa forma de vida o se desconectaron en algún momento, esa es la manera más sana y simple de comer.

Es cuando lo simple y fresco comienza a tomar un lugar más relevante en la vida de todos los días, y comenzamos a notar cambios fundamentales en la salud a todo nivel. 

Más allá de ser vegetariano

Si bien ser vegetariano es una causa muy noble en todo sentido, muchos se tornan vegetarianos como derivado de la frustración de no saber para qué lado ir ni en quién confiar cuando de qué y cómo comer se trata. Otros lo hacen para seguir una moda o porque luce bien. 

Pero el tema y el problema aquí es que muchos se tornan vegetarianos (o veganos) creyendo que se sentirán mejor y perderán el exceso de peso, pero sin llegar a entender por completo lo que significa a nivel nutricional. Y cuando ven que tampoco logran resultados, es ahí donde muchos caen en la encrucijada de no entender lo que no funcionó. Sigue leyendo…