¿Por qué los problemas en las tiroides afectan al corazón?

01
de 04

¿Cómo afectan los problemas en la tiroides al corazón?

Tiroides, hipertiroidismo, hipotiroidismo y corazón
La glándula tiroides regula la velocidad del latido del corazón. BSIP/UIG | Getty Images

Como en todo, el secreto está en el equilibrio. Y, así, es como ocurre conlas hormonas.Ya sea por defecto o por exceso, un desequilibro en la producción de hormonas endocrinas, entre las que se encuentran las tiroideas, trastorna el buen funcionamiento de nuestro organismo.

Las hormonas

Nuestras extraordinarias hormonas endocrinas son moléculas elaboradas por unas glándulas especializadas. En pequeñas cantidades son capaces de modificar múltiples reacciones en nuestro cuerpo. Además de ser importantes para nuestra respuesta sexual, las hormonas participan en casi todo lo que somos y hacemos. Podemos mover un dedo porque debido a que una hormona secreta glucosa en la sangre proporcionando la energía que necesita el músculo. También controlan la cantidad de fósforo, calcio y otros minerales que circulan en la sangre y juegan un papel en el equilibrio de electrolitos.

02
de 04

¿Cómo funciona la glándula tiroides?

Glándula tiroides y su efecto en el corazón, hipotiroidismo, hipertiroidismo
Imagen del tejido de las glándula tiroides. A. & F. Michler | Getty Images

La tiroides es una glándula pequeña del sistema endocrino, localizada en el cuello, debajo de la “nuez de Adán”, y cuya forma recuerda a una mariposa. Tiene unos cinco centímetros de diámetro, y excreta hormonas tiroideas, unas sustancias, que contienen yodo, y que regulan la velocidad de las funciones químicas del cuerpo (metabolismo).

El efecto de esta glándula es tan potente que controla el funcionamiento de órganos enteros, activando o retardando la actividad corporal. De esta glándula depende nuestro nivel de energía. Pero con los años, la tiroides va disminuyendo su capacidad de producción, de ahí que con la edad, aumentemos de peso, y que nuestras reacciones sean más lentas, pero más calmadas. En cada lado de la glándula tiroides hay unas pequeñas estructuras, también endocrinas, llamadas paratiroides.

Funciones de la tiroides

La glándula tiroides segrega dos tipos de hormonas: la tiroxina (T4) y la triyodotironina (T3). Mientras que la tiroxina regula la acción de las enzimas que intervienen en el metabolismo basal (consumo de oxígeno) y estimula el crecimiento y la maduración; la tirocalcitonina disminuye la permeabilidad de la membrana celular al calcio la reproducción y el crecimiento.

La paratiroides, otras hormonas endocrinas, controlan la velocidad a la que el calcio es asimilado por los huesos, y depositado en el torrente sanguíneo.

¿Cómo funcionan las hormonas tiroideas?

Las hormonas tiroideas están reguladas en su mayor parte por una estructura cerebral llamada hipófisis, que dispone de un mecanismo de feed-back que permite mantener el equilibrio hormonal.

Así cuando hay una deficiencia de hormonas tiroideas, la hipófisis aumenta la producción de la tirotropina hipofisaria, una hormona que estimula la glándula tiroidea. Esta a su vez, incrementa la creación de hormonas tiroideas y arregla el desajuste. Si por el contrario hay exceso de hormonas tiroideas en sangre, la hipófisis disminuye la producción de tirotropina y la tiroides frena su fabricación para restablecer la normalidad.

La toma de hormonas debe ser estrictamente controlada por el médico, ya que el aporte de hormonas del exterior hará frenar la correspondiente producción de hormonas, por lo que la glándula puede dejar de funcionar y cuando se retira la aportación pueden producirse desequilibrios.

Aunque ni el hipertiroidismo ni el hipotiroidismo son factores de riesgo cardiovascular, pueden afectar al funcionamiento del corazón, ya que las hormonas tiroideas intervienen en el proceso de la contracción o relajación del músculo cardíaco. Además estudios experimentales sugieren fuertemente que estas hormonas participan en vías intracelulares relacionados con la preservación de la estructura cardíaca y del rendimiento del funcionamiento del  corazón, tanto en condiciones normales como cuando hay enfermedad.

03
de 04

Hipotiroidismo y corazón: síntomas y tratamiento

Hipotiroidismo y enfermedad del corazón
El hipotiroidismo no tratado, en casos graves, puede derivar en insuficiencia cardíaca. ADAM

El hipotiroidismo se desencadena cuando la glándula tiroides no segrega suficiente hormona tiroidea. Esta afección enlentece las actividades de nuestro organismo haciendo que funcionen más despacio.

Síntomas de la tiroides baja

Algunos síntomas de esta afección son: cansancio, fatiga, aumento de peso, somnolencia, disminución de la actividad intestinal y estreñimiento, aumento de la sensibilidad extrema al frío, cara y ojos hinchados y piel, uñas y cabellos frágiles y finos.

Esta alteración por deficiencia de hormonas tiroideas produce un descenso de la presión arterial, pudiendo provocar bradicardia, es decir, hace que el latido del corazón sea más lento de lo normal. Además favorece el aumento de peso yla retención de líquidos, ya que el metabolismo no quema calorías a un ritmo adecuado, propiciando una sensación de cansancio. Si el hipotiroidismo no es tratado, puede causar una insuficiencia cardíaca.

Tratamiento del hipotiroidismo

El estudio de las hormonas tiroideas determinará si el problema es que la hipófisis no interpreta bien la cantidad de hormonas en sangre o si la tiroides ha dejado de fabricarlas porque han aparecido quistes o inflamación. Así, aunque haya más hormonas tirotropinas en el torrente sanguíneo, la glándula tiroides no puede responder adecuadamente a los estímulos enviados desde el cerebro debido a que este ha enfermedado.

El aporte de la hormona tiroidea es el tratamiento más común aunque, en ocasiones, se acompaña de cirugía como en el caso del “bocio” (un crecimiento excesivo de la tiroides que antiguamente era muy frecuente por falta de iodo) sobre todo cuando es grande y puede hasta dificultar la respiración.

04
de 04

Hipertiroidismo y corazón : síntomas y tratamiento

Hipertiroidismo y arritmia
El hipertiroidismo puede provocar que el corazón entre en taquicardia. Ron Levine | Getty Images

El hipertiroidismo es un trastorno que se produce porque la glándula tiroides secreta demasiada cantidad de hormona tiroidea. En general, el hipertiroidismo hace que las funciones del organismo se aceleren.

Síntomas del hipertiroidismo

Este trastorno hace que el latido del corazón sea mucho más rápido (taquicardia), pudiendo desarrollar una arritmia, especialmente en personas de edad avanzada. También es común que se dispare la presión arterial, y aumenta su sudoración, pérdida de peso, nerviosismo, ansiedad, insomnio, irritabilidad y cambios de carácter.

Tratamiento de la tiroides alta

Este exceso de hormona tiroidea está producido, en general, por un nódulo que se ha vuelto hiperactivo, segregando más hormona de la que se necesita, y no responde a la hormona enviada desde el cerebro. Estos nódulos que se detectan en las gammagrafías (absorción de iodo radiactivo que se inyecta en sangre en pequeñas cantidades) donde aparecen con una gran concentración de radiación, requieren una intervención quirúrgica o tratamiento con yodo radioactivo.

El yodo radiactivo se utiliza para reducir las células hiperactivas y, por lo tanto, disminuir la producción hormonal. Según el resultado del tratamiento y la especificidad del paciente, deben administrarse otros medicamentos. Los más frecuentes son hormonas tiroideas hasta que el tiroides vuelva a la normalidad y, en algunas ocasiones, se recetan fármacos betabloqueantes para reducir la frecuencia cardíaca, el temblor y la ansiedad.

Referencias:

Klein I, Ojamaa K. Thyroid hormone and the cardiovascular system. N Engl J Med 2001 Feb 15;344(7):501-9.

Hipotiroidismo. Medline Plus. Biblioteca Nacional de Medicina de EEUU. Accedido: 10 de febrero de 2014 http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/hypothyroidism.html

Hipertiroidismo. Medline Plus. Biblioteca Nacional de Medicina de EEUU. Accedido: 10 de febrero de 2014 http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/hyperthyroidism.html