¿Por qué la dieta mediterránea es tan sana?

Reduce el riesgo de enfermedades del corazón, diabetes tipo 2 y depresión

Por qué la dieta mediterranea es tan saludable
La dieta mediterránea es mucho más que una manera de entender la comida. Sofie Delauw | Getty Images

¿Hay una postal más idílica que la imagen de una familia que, sentada bajo la sombra de un árbol y reunida alrededor de una mesa repleta de comida, celebra entre risas y felicidad los alimentos del Mediterráneo? Seguramente no. Porque además de disfrutar de la comida en compañía, seguro que esos alimentos son frescos y de primera calidad, y entre los que no pueden faltar el aceite de oliva, fibra, los frutos secos, los vegetales, la fruta y el pescado.

Todos ellos son ingredientes de uno de los patrones alimentarios más saludables del mundo: la dieta mediterránea.

Y es que la dieta mediterránea es mucho más que una manera de entender la comida. No solo nos hace más felices, sino que además nos alarga la vida. Diversos estudios demuestran que seguir una alimentación basada en el modelo alimentario tradicional del sur de Europa protege y reduce el riesgo de numerosas enfermedades, en especial dolencias de tipo crónico como:

  • Enfermedades del corazón

    Consumir aceite de oliva virgen y frutos secos en tan solo 3 meses disminuye la presión arterial sistólica (máxima), el colesterol y los triglicéridos. Además aumenta el colesterol bueno (HDL), según los resultados del estudio científico español PREDIMED (Prevención con Dieta Mediterránea).

    Y no es de extrañar ya que los principales ingredientes de la dieta mediterránea como frutas, vegetales,legumbres, frutos secos y cereales contienen grandes cantidades de fibra, antioxidantes, minerales, proteínas vegetales y vitaminas del grupo B que protegen la salud del corazón.

  • Diabetes tipo 2

    La dieta mediterránea también puede prevenir la diabetes tipo 2. Otra investigación, esta vez de la Universidad de Nápoles (Italia), evidenció que las personas que siguen una dieta mediterránea mejoran el control de su índice glucémico, además de disminuir su riesgo cardiovascular.

  • Cáncer

    Otro de los beneficios comprobados de la dieta mediterránea es la reducción del riesgo de cáncer. Un estudio de la Universidad de Medicina (Atenas) constata que la dieta mediterránea tradicional puede disminuir la aparición de cáncer de colon (hasta en un 25%), de cáncer de pecho (15%) y cáncer de próstata, páncreas y útero (en un 10%).

    Gracias a su elevado contenido en fibra y a unas sustancias antioxidantes, llamadas flavonoides, las frutas y verduras protegen frente a diferentes tipos de cáncer (colon, gástrico y pulmonar).

    El consumo de aceite de oliva, por su contenido en grasas insaturadas, también está asociado a la prevención de cáncer de mama, ovarios, colon y cáncer gástrico. Por otro lado, un consumo alto de frutos secos está asociado a un menor riesgo de cáncer de colon.

  • Obesidad

    Otras investigaciones han demostraron que pautas alimentarias que incluyen frutas y vegetales, como la dieta mediterránea, pueden ayudar a largo plazo a controlar el peso y evitar la obesidad.

  • Depresión

    Las bondades de la dieta mediterránea se extienden al campo neurológico. Otro estudio realizado por investigadores españoles sugiere que en las personas con una mediterránea la incidencia de depresión era hasta un 40% menor. El aceite de oliva y las grasas omega 3 del pescado podrían influir en los neurotransmisores implicados en la depresión (serotonina).

  • Más vitaminas y antioxidantes

    Además, la dieta mediterránea asegura una alimentación rica en vitaminas y antioxidantes. Según el estudio SUN de la Universidad de Navarra (España) las personas que tomaban la dieta mediterránea alcanzaban las recomendaciones nutricionales de vitaminas y minerales, mientras que las que seguían una alimentación diferente tenían menos posibilidades de cubrir los niveles adecuados de nutrientes y más probabilidades de sufrir carencias.

    Otra investigación, llevada a cabo en la región griega de Attica, mostró que las personas que seguían la dieta mediterránea y realizaban una actividad física tenían una mayor capacidad antioxidante que las que no.

¿Por qué la dieta mediterránea es saludable?

Una de las razones por las que la dieta mediterránea es tan beneficiosa para la salud es debido a que incluye muchos alimentos vegetales como pan, pasta, arroz, verduras, hortalizas, legumbres, frutas y frutos secos.

Otro motivo es que se utiliza el aceite de oliva como fuente principal de grasa para cocinar y para aliñar los alimentos. Recordemos que este ingrediente mediterráneo es muy saludable por contener grasas monoinsaturadas.

Es una alimentación que opta por las aves de corral, el pescado, el marisco, los productos lácteos (yogur, quesos) y los huevos como fuentes de proteínas. Y en menor cantidad por las carnes rojas. También aconseja el consumo de vino, pero sobretodo de forma moderada y acompañando a las comidas.

Estas pautas dietéticas convierten a la dieta mediterránea en una alimentación balanceada, variada y completa desde el punto de vista nutricional. Sus beneficios no sólo se deben al bajo contenido en grasas saturadas y elevado en grasas saludables, sino que prioriza los carbohidratos complejos y la fibra, con un aporte importante de sustancias antioxidantes.

Referencias

Perona JS, Covas MI, Fitó M, Cabello-Moruno R, et al."Reduction in systemic and VLDL triacylglycerol concentration after a 3-month Mediterranean-style diet in high-cardiovascular-risk subjects". J Nutr Biochem. 2010 Sep;21(9):892-8. Epub 2009 Dec 4.

Serra-Majem L, Bes-Rastrollo M, Román-Viñas B,at al. "Dietary patterns and nutritional adequacy in a Mediterranean country". Br J Nutr. 2009 Jul;101 Suppl 2:S21-8.

Esposito K, Maiorino MI, Ceriello A, Giugliano D."Prevention and control of type 2 diabetes by Mediterranean diet: A systematic review". Diabetes Res Clin Pract. 2010 Aug;89(2):97-102.

Trichopoulou A, Lagiou P, Kuper H, Trichopoulos D. "Cancer and Mediterranean Dietary Traditions. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev." 2000 Sep;9(9):869-73.

Vioque et al. "Intake of Fruits and Vegetables in Relation to 10-year Weight Gain Among Spanish Adults" Obesity, 2008; 16 (3): 664 DOI: 10.1038/oby.2007.121

Sánchez-Villegas A, Delgado-Rodríguez M, Alonso A, et al. "Association of the Mediterranean Dietary Pattern With the Incidence of Depression". Arch Gen Psychiatry 2009; 66: 1090-1098

Kavouras SA, Panagiotakos DB, Pitsavos C, Chrysohoou C, et al. "Physical Activity and Adherence to Mediterranean Diet Increase Total Antioxidant Capacity: The ATTICA Study". Cardiol Res Pract. 2010 Oct 20;2011:248626. na ás