¿Por qué la compra de un SSD debería de ser tú próxima actualización?

teclado.jpg
Copyright Getty

Quizás has escuchado hablar o leído sobre los discos SSD, todo parecen ventajas, y te estés preguntando qué son y si merece la pena adquirir uno de ellos para tu PC. Sigue leyendo y encontraras respuestas a qué son esta clase de dispositivos y por qué deberías de ir corriendo a comprar uno.

Una unidad SSD es la evolución de las memorias flash que nos encontramos tanto en pendrive como en tarjetas de memoria de las cámaras de fotos.

Estamos hablando por tanto de una memoria que no pierde información aunque no esté alimentada y por tanto viene a cubrir la misma funcionalidad que ya hacían los discos duros rígidos o convencionales.

Pero los discos duros convencionales tienen problemas. Estos tienen varios discos en su interior, de ahí su nombre, donde la información era almacenada usando campos magnéticos. Son girados a gran velocidad y varias cabezas lectoras y escritoras se encargan de actualizar los datos. Debido a su modo de funcionamiento nos encontramos con:

Son ruidosos. Cada vez que se lee o se escribe se hace necesario que los discos den vueltas y estos emiten ruido. Con los años han mejorado pero es algo inherente a esta tecnología.

Hay que buscar la información y por lo tanto lentos. Si la cabeza no está donde queremos leer tenemos que esperar a que el disco de una vuelta hasta ofrecernos esa información. Como comprenderás esto enlentece mucho su funcionamiento.

Hay que tener cuidado con los golpes. Otro inconveniente derivado de tener partes móviles, aunque los discos duros rígidos con los años se han vuelto más resistente a todo tipo de golpes y vibraciones la realidad es que si mueves un equipo con un disco duro dentro con la suficiente fuerza puedes provocar.

Tiene problemas con las lecturas no contiguas. Como ya te he comentado debido a su funcionamiento, los discos están continuamente girando y las cabezas solo pueden acceder a los datos que están sobre ellas, la velocidad sufre. Pero este problema es peor de lo que te imaginas, si en algo se caracterizan los equipos actuales con sistemas operativos pensados para sacar el jugo de procesadores que pueden trabajar con varias aplicaciones al mismo tiempo es que las lecturas son ante todo aleatorias, es decir no contiguas y en este caso la velocidad disminuye muchísimo.

¿Por qué deberías de comprar un disco SSD?

Si en vez de ahora mismo estuviéramos hablando de este tema hace cinco o seis años, no habría discusión, sencillamente los discos SSD eran demasiado caros y los discos duros demasiado baratos para que ni siquiera te pudieras plantearte reemplazarlos.

Pero la situación ha cambiado, ahora ya puedes adquirir un disco, quizás algo más pequeño que el disco duro rígido correspondiente pero que te puede servir para almacenar tu sistema operativo.

Además la información es muy fácil de pasar. Existen varias aplicaciones como Gparted y algunas que te ofrecen los propios fabricantes de los discos SSD con la que puedes pasar toda la información sin problemas.

Estoy hablando de volver a usar tu información, sin tener que volver a instalar las aplicaciones.

Te quitas algunos de los tedios de usar un PC, como es que el equipo se quede a veces que no puede con su alma. Arranque más rápido, las aplicaciones y todo el sistema se mueve de manera más ágil. Se nota sobre todo en equipos antiguos.

¿No tienen ningún inconveniente comprar un disco SSD?

Al ser tan caros puede ser que acabes comprando uno de menor capacidad que el que tienes y que no te quepan los datos. Lo que se hace en estos casos es tener un disco SSD para el sistema operativo y las aplicaciones y un disco duro convencional para los datos. No es una mala opción si quieres obtener la velocidad que estos son capaz de dar.

Por último indicar que aunque haya escrito anteriormente que es sencillo pasar la información siempre es deseable una instalación limpia para que todo funcione de manera correcta.