¿Por qué estar obeso es malo para el corazón?

El exceso de peso aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardíacas

obesidad y corazon, sobrepeso y enfermedades cardiovasculares
El exceso de peso está relacionado con un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Science Photo Library - ROGER HARRIS | Getty Images

La obesidad es otra de las epidemias del siglo XXI que azota a las sociedades occidentales: más de 1.300 millones de personas en el mundo sufren obesidad- según datos de la ONU-, de las cuales más de tres millones fallecen cada año a causa de enfermedades asociadas a la obesidad.

Actualmente, un tercio de la población estadounidense es obesa. En 2030 se calcula que el 42% de los estadounidenses sufrirá de obesidad, según un estudio reciente de la Universidad Duke, publicado en la revista American Journal of Preventive Medicine.

Y el 11% de la población estará muy obesa, con un sobrepeso de 45 kilogramos (100 libras), es decir, con un índice de masa corporal (IMC) mayor o igual a 40.

A menos peso, más salud

Tener sobrepeso o ser obeso disminuye la expectativa de vida y la calidad de vida. El exceso de peso está relacionado con un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes tipo 2, hipertensión, niveles elevados de colesterol y algunos tipos de cáncer. Lo que significa que las probabilidades de tener un infarto o unaccidente cerebrovascular son muy altas.

¿Qué es el sobrepeso? ¿y la obesidad?

El sobrepeso se produce cuando hay exceso de peso corporal debido a masa muscular, masa ósea, grasa o agua, y la obesidad cuando hay cantidad excesiva de grasa corporal, según la definición del Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones, y la Sangre (National Heart, Lung, and Blood Institute).

Para medir el exceso de peso se utiliza el IMC (Indice de Masa Corporal) o BMI (Body Mass Index (en inglés), que relaciona el peso (libras ) dividido por estatura (pies y pulgadas).

El índice de masa corporal, que permite calcular de forma aproximada la grasa corporal, es un buen indicador del riesgo de sufrir enfermedades cuando hay más grasa corporal.

Índice de masa corporal:

  • Peso normal: IMC entre 18.5 y 24.9
  • Sobrepeso: IMC entre 25.0 y 29.9: se relaciona con diabetes tipo 2, hipertensión, exceso de colesterol, y en definitiva, incrementa el riesgo cardiovascular.
  • Obeso: IMC entre 30.0 y 39.9
  • Obesidad extrema: IMC 40.0 y más

¿Por qué engordamos?

El aumento de peso se produce cuando se ingieren más calorías que las que se consume durante un periodo de tiempo prolongado. Este equilibrio entre la ingestión y la pérdida de calorías es diferente en cada persona. En él intervienen otros factores no modificables como la constitución genética, pero también factores modificables como el exceso de comer, el consumo de alimentos ricos en grasas y la falta de actividad física.

Prevención de la obesidad

Para controlar el peso corporal de forma saludable, es imprescindible seguir una alimentación balanceada y variada, además de baja en calorías. Pero sobre todo debe ser completa, y en la que no falten ningún alimento para asegurar la ingesta de nutrientes necesarios para el organismo (grasas, proteínas, o hidratos de carbono, fibra, vitaminas o minerales).

Pero lo más efectivo para bajar y controlar el peso es aumentar el ejercicio físico en tu rutina diaria. Una dieta baja en calorías combinada con la práctica de ejercicio es mucho más efectiva en adultos mayores obesos, según han demostrado estudios recientes.

Intenta moverte todo lo posible durante el día. Siempre puedes usar las escaleras en vez del ascensor, caminar en vez de manejar, bajarte del autobús un par de cuadras antes y caminar hasta tu trabajo.

¿Qué podemos hacer para adelgazar?

Perder peso no es tarea fácil. Todos hemos intentado bajar esos kilos de más en alguna ocasión. Y lo que cuesta. Aunque para disminuir el peso, la operación es muy sencilla: el organismo necesita un balance energético negativo, es decir, que se gasten más calorías de las que se consumen. Es necesario comer menos (ingieres menos calorías) y moverse más (aumentas el gasto energético).

¿Qué funciona para perder peso?De todos los tratamientos actuales, seguir una dieta hipocalórica -baja en calorías- saludable y equilibrada, junto a la práctica regular de ejercicio físico parece ser lo más efectivo para adelgazar y controlar el peso.

¿Por qué es tan difícil perder peso?

Los científicos hace años que buscan respuestas. Un estudio de la Universidad de California, publicado en Psychosomatic Medicine en el 2010, descubrió que la restricción de calorías favorecía la producción de cortisol, (en inglés).

Esta hormona, relacionada con el estrés, aumenta la grasa en el abdomen. Los resultados de la investigación demostraron que ponerse a dieta alteraba el bienestar psicológico.

Por lo que más que ponerse a dieta durante una temporada, -que por lo visto estresa más que ayuda- lo que sí que funciona a corto y largo plazo es un cambio definitivo en los hábitos alimentarios. Cambiar a una alimentación equilibrada, variada y saludable de por vida, acompañada de ejercicio físico. A grandes rasgos se trata de sustituir las calorías procedentes de nutrientes como carne, el aceite y el azúcar por otras fuentes alimenticias más saludables como la fruta, la verdura y las legumbres, cereales integrales, y pescado o carnes magras (cerdo, pollo). Sin olvidar, la práctica de una actividad física cada día al menos durante media hora.

Puedes leer: ¿Roncas? Cuidado con la apnea del sueño

Referencias:

NIH, NHLBI Obesity Education Initiative. Clinical Guidelines on the Identification, Evaluation, and Treatment of Overweight and Obesity in Adults.

Villareal DT, Chode S, Parimi N, et al. Weight loss, exercise, or both and physical function in obese older adults. N Engl J Med 2011; 364:1218.