¿Por qué el estrés es malo para el corazón?

Las personas estresadas son más propensas a sufrir una enfermedad coronaria

El estrés- emociones perjudiciales para el corazón
El estrés tiene un efecto alto en el trabajo. Más del 50 % del total de días de baja laboral son de origen psicosocial. Justin Lewis | Getty Images

¿Llevas mucho tiempo sintiéndote estresado? Un consejo, empieza a relajarte. Cada vez son más los estudios que muestran que el estrés crónico podría ser una causa directa de las enfermedades cardíacas. El exceso de estrés a largo plazo no es bueno para la salud de tu corazón. Básicamente porque aumenta el riesgo de sufrir un infarto, debido a que el estrés puede modificar las sustancias químicas del organismo que contribuyen a la enfermedad.

Una investigación, publicada en la revista American Journal of Cardiology, reveló que los participantes estresados eran un 27% más propensos a padecer una enfermedad coronaria, a quedar hospitalizados o a morir por la enfermedad.

Otro estudio, realizado por científicos del Centro Médico de la Columbia University, concluía que el aumento del riesgo cardíaco por el estrés equivale a fumar cinco cigarrillos por día. El efecto podría explicarse debido a que el estrés aumenta el nivel de hormonas en sangre, lo que puede dañar el corazón.

El efecto del estrés en el corazón

Desde hace años se conoce que el estrés produce cambios en nuestro organismo. Cuando estamos estresados los músculos se ponen tensos, eleva la frecuencia cardíaca, se incrementa los valores de la presión arterial, el corazón late más rápido y aumentan las demandas de oxígeno del corazón, lo que hace que el corazón trabaje más.

Esta necesidad de oxígeno puede ocasionar una angina de pecho en enfermos del corazón.

Además se sabe que hay una relación directa entre el aumento de hormonas y el estrés. Ante una situación estresante, el sistema nervioso libera más hormonas -como la adrenalina o cortisol-, que elevan la presión arterial, pudiendo dañar la capa interior de las arterias, endureciéndose o aumentando de grosor, lo que podría derivar en arteriosclerosis.

También hay evidencia de que el estrés podría aumentar los niveles de colesterol en sangre, según varios estudios.

Pero lo que no se sabía es cómo el estrés puede ocasionar infartos en pacientes cardíacos. En el 2006, científicos británicos de la University College de Londres en un estudio, en el que participaron una treintena de hombres que habían sufrido infartos o agudos dolores de pecho como consecuencia del estrés, descubrieron que situaciones de estrés pueden elevar la presión sanguínea durante un período prolongado.

Este aumento de presión origina niveles elevados de plaquetas. Producidas en la médula ósea, estos componentes de la sangre son células que tienen un papel muy importante en la coagulación, pero también pueden ocasionar un bloqueo en una arteria del corazón, produciendo un infarto.

El estrés aumenta el riesgo cardiovascular

Habría que añadir que las personas estresadas además suelen reunir otros factores de riesgo cardiovascularesrelacionados con la falta de hábitos saludables, como fumar o optar por alimentos poco saludables, insomnio o no hacer actividad física.

Lo que parece evidente es que el estrés es más preocupante en las personas que ya han sufrido una enfermedad cardíaca, ya que pueden experimentar dolor de pecho cuando están bajo presión.

Además, si sus arterias están tapadas, es posible que el corazón no reciba la sangre extra que necesita durante la situación de estrés. Esto puede ocasionar que los niveles de oxígeno en el corazón sean inadecuados.

Estrés emocional, afecta más al corazón femenino

Otro estudio del Colegio de Medicina de la Universidad de Pennsylvania, dirigido por Charity Sauder, halló que el estrés emocional afecta más a las mujeres que a los hombres después de los sobresaltos emocionales.

Durante el ejercicio físico, el corazón de los hombres recibe un flujo sanguíneo menor, ya que se contrae más que el de las mujeres, sin embargo, el flujo aumenta durante el estrés mental y emocional. Sin embargo, en las mujeres el flujo sanguíneo no cambia, lo que podría predisponer a alteraciones cardíacas durante el estrés.

Este factor podría explicar por qué las mujeres tienen más problemas del corazón después de eventos estresantes, como la pérdida de la pareja.

Síntomas del estrés

El estrés es la respuesta del cuerpo a cambios, que puede desencadenarse en diferentes situaciones de la vida de una persona (enfermedades, cambios hormonales, situaciones conflictivas familiares o laborales, por excesos de responsabilidades). No todas las situaciones de estrés son malas. Lo importante es controlar el estrés de la manera adecuada.

El síntoma más común del estrés es la ansiedad. Otros síntomas de tipo corporal pueden ser fatiga, dolor en el pecho, llanto, dolor de cabeza, palpitaciones, taquicardia, sensación de muerte inminente, sensación de ahogo, falta de aire o inestabilidad. El estrés también puede provocar alteraciones que afectan a la mente como el déficit de atención, la falta de concentración o de memoria.

La tercera parte de la población en los Estados Unidos vive en un estado de estrés extremo, mientras que cerca de la mitad (48 %) considera que su estrés ha aumentado en los últimos cinco años, según datos de la Asociación Americana de Psicología (APA, por sus siglas en inglés).

Cómo controlar el estrés

Si controlas el estrés podrás mejorar tu salud emocional y física. Seguir las siguientes recomendaciones te ayudará a prevenirlo:

  • intenta reducir las sustancias estimulantes (café, alcohol, tabaco).
  • es mejor que evites los factores estresantes.
  • practica ejercicio físico o sal a caminar.
  • haz descansos regulares.
  • disfruta de música relajante.
  • acostúmbrate a respirar suavemente y de forma relajada, te ayudará a la relajación de los músculos.
  • es mejor que te alimentes bien: reduce los alimentos con grasas, azúcar y sal.

En algunos casos, es posible que el médico considere necesario recetar ansiolíticos, en ocasiones acompañados por antidepresivos. Las técnicas de relajación, como el yoga o la meditación pueden ser muy beneficiosas para rebajar el nivel de estrés en tu vida.

Referencias:

Safiya Richardson, Jonathan A. Shaffer, Louise Falzon, David Krupka, et al. Meta-Analysis of Perceived Stress and Its Association With Incident Coronary Heart Disease American Journal of Cardiology - 12 September 2012 (10.1016/j.amjcard.2012.08.004)

Brydon, L and Magid, K and Steptoe, A (2006) Platelets, coronary heart disease, and stress. Brain, Behav Immun, 20 (2) 113 - 119. 10.1016/j.bbi.2005.08.002.

American Physiological Society (APS) (2012, April 24). Mental stress may be harder on women's hearts.ScienceDaily. Retrieved May 9, 2012, from http://www.sciencedaily.com­ /releases/2012/04/120424205137.htm

Rozanski, A, Bairey, CN, Krantz, DS, et al. Mental stress and the induction of silent myocardial ischemia in patients with coronary artery disease. N Engl J Med 1988; 318:1005.