Plantas medicinales para fortalecer el cabello

01
de 03

Tés de hierbas para tener el pelo más fuerte y sano

Infusión para fortalecer el cabello
Infusión para fortalecer el cabello. Frank P wartenberg/Getty Images

El cabello sufre multitud de agresiones, algunas naturales como el viento, el sol, frío o calor intenso, y otras veces lo sometemos a cargas fuertes por cuestiones de higiene y estética como secador, plancha, algunos tipos de peinados con recogidos, lavados frecuentes con champús inadecuados, lacas, tintes, mechas y demás productos que, en muchas ocasiones, nos resecan y encrespan el pelo.

En cualquier caso el problema principal no estriba en la parte externa sino en su nacimiento. 

En el caso de que el pelo se estropee no hay mucho inconveniente si nos nace nuevo, sano y abundante. Lo realmente grave es cuando se pierde y no se recupera con la misma frecuencia. 

Pues bien, una de las formas más importantes para cuidar el cabello es hacerlo desde el interior, aunque también se puede utilizar de forma externa, como ya veremos.

La alimentación, bebidas y suplementos adecuados pueden ayudarnos a mantener o conseguir un pelo fuerte y sano.

La naturaleza también nos puede ayudar en esta cuestión y existen algunas plantas medicinales que aportan vitaminas y minerales muy indicadas para que el cabello se mantenga sano y fuerte. Siempre es recomendable se tomen las plantas junto a una dieta equilibrada con muchas frutas, verduras y pescado azul, entre otros alimentos básicos.

02
de 03

La alfalfa o mielga, planta para el cabello

Alfalfa-jessicareeder.jpg
La alfalfa, planta medicinal para estimular el crecimiento del cabello. Imagen © jessicareeder

Medicago sativa, alfalfa o mielga es una planta medicinal de la que interesan sus partes aéreas por su contenido vitamínico. Es muy rica en sales minerales: calcio, potasio, fósforo y hierro; isoflavonas; carotenos  y gran cantidad de vitaminas: K, D, E y sobre todo la C.

Por su rica composición te puede ayudar desde el interior a estimular el crecimiento del cabello y tenerlo más bonito y abundante.

La puedes tomar en infusión, para elaborarla añades una cucharada de postre con la planta por taza de agua. También puedes comer sus brotes germinados en ensaladas o como se te ocurra.

03
de 03

La avena, el alimento del cabello

Avena-Matt-Lavin.jpg
Avena, planta medicinal muy nutritiva y vitamínica. Imagen © Matt Lavin

Es uncerealde la gran familia de las gramíneas, que contiene más de 2000 especies diferentes. De la planta nacen granos encerrados en una cáscara, que es lo que habitualmente se utiliza.

Contiene altas cantidades de vitaminas y sales minerales: silicio, hierro, calcio, magnesio, fósforo, cinc, potasio; vitamina A, B1, B2, PP, E y D. Además de lo anterior, aporta fibra e hidratos de carbono, de absorción lenta, muy saludables.

La forma principal de utilizarla, para poder beneficiarte de todas sus propiedades, es por vía interna, ahora bien, la avena es antiinflamatoria y, por tanto, muy útil por vía externa para elaborar cremas, geles de baño o champús en casos de alergias, prurito y pieles muy sensibles. También está la famosa agua de avena muy efectiva para la piel como suavizante.

Cómo tomar la avena por vía interna

Puedes elaborarla en decocción de sus semillas sin pelar. Para ello, toma 15 gramos de grano para un litro de agua y lo hierves durante media hora. También puedes realizarla con copos de avena, en este caso pon una cucharada sopera por vaso de agua y déjala hervir unos cuatro o cinco minutos. Después deja reposar un par de minutos y cuélala.

Asimismo, puedes tomarlo, como cualquier otro cereal, en forma de copos de avena, o como magnifico y saludable sucedáneo a la leche de vaca, como bebida vegetal de avena.

 

Cómo utilizar la avena por vía externa

La avena también la puedes utilizar por vía externa para beneficiarte de sus propiedades antiinflamatorias y suavizantes. Puedes utilizar champús con avena que existen en el mercado, pero asegúrate que sean naturales y ofrezcan todas las garantías. También puedes realizarlo en casa. Esta sería la mejor opción para tener la certeza que los ingredientes son de total confianza.

Otra forma es hacer una especie de mascarilla con harina de avena y aplicártela al cabello durante unos minutos, después enjuagas bien. También puedes hacer decocción o agua de avena y utilizarla para verter sobre el cabello al finalizar el lavado. Estos remedios sirven, entre otras cosas, para fortalecer el cabello débil.