Una dulce sorpresa: Pico de gallo de frutas a la mexicana

Pico de gallo de fruta
Pico de gallo de fruta - ensalada de fruta mixta, una clásica "street food" en México. foto (c) Robin Grose

Los que han disfrutado la comida mexicana principalmente en los restaurantes mexicanos fuera del país probablemente conozcan al pico de gallo únicamente como una salsa fresca picante a base de tomate rojo, cebolla y chile. Sin embargo, dentro de México este término tiene una dulce segunda acepción —una ensalada o un coctel de frutas—. Se consume como botana o en ocasiones como postre.

Si bien no hay reglas muy fijas sobre cómo se elabora, el pico de gallo generalmente consiste en una combinación de frutas (y muchas veces "verduras" como el pepino y la jícama) cortadas en tiras o en cubos y aderezadas con jugo de limón y chile en polvo.

Los vendedores ambulantes lo venden en vaso desechable o bolsa de plástico en las plazas y calles de todo México, variando los ingredientes según la estación y la geografía. ¡Ah, qué fresca ensalada para un día de calor! Sana y muy práctica para ir comiendo mientras uno camina.

A continuación te doy algunas sugerencias de cómo ir armando tu pico de gallo para que te animes a preparar una de ellas o las uses como punto de partida para crear tu propia combinación y así alegrar tu mesa y tu paladar.

Receta básica para el pico de gallo de frutas

Escoge tres o más frutas que estén maduras pero que aún se conservan firmes. Quita las semillas y córtalas en tiras ("palitos") o cuadros toscos. Mézclalas y sírvelas en tazones o en vasos, como lo hacen los vendedores ambulantes. Cada comensal le pone sal, chile piquín o salsa picante embotellada y jugo de limón al gusto. Se puede comer con los dedos, con tenedor (en el caso de fruta partida en cubitos) o con palillos de dientes.

Combinaciones sugeridas para el pico de gallo:

Nota: Los nombres de los primeros cuatro vienen de Sonora, Michoacán, Jalisco y Yucatán, estados de la República Mexicana.

La sonorense - Utiliza tiras de pepino, piña, jícama y coco. Prepara una especie de salsita floja con chile en polvo (chile piquín o una preparación comercial de chile en polvo), sal, jugo de limón y un poco de agua.

Vierte un buen chorro de la salsa sobre la fruta una vez que esté servida.

La michoacana: Pica cubitos chicos de jícama, pepino, sandía, papaya, mango y melón chino. Sírvela con salsa picante embotellada o chile en polvo y jugo de limón. 

La jalisciense: Corta en trozos pepino y jícama; agrega gajos de naranjas (cortados en dos si son grandes). Adereza la fruta con una combinación de jugos de naranja y de limón. Sazónala con sal y trocitos de chile de árbol tostado.

La yucateca: Corta palitos de papaya, mango y trozos de tuna roja. Agrega gajos de toronja. Báñalo con jugo de naranja agria o de una combinación de jugos de naranja agria y de lima. Esparce sal y chile en polvo al gusto.

La tropical: Pica en tiras o en trozos coco, piña, guayaba, papaya y mango. Aderézalo con sal, chile en polvo y abundante jugo de limón.

La nacional (llamada así por portar los colores de la bandera de México): Escoge las frutas que tengas a la mano que sean de los colores patrios, verde, blanco y rojo, por ejemplo, pepino, tuna verde, jícama, coco, sandía, tuna roja, etc. Báñalas con abundante jugo de limón y esparce al gusto sal y chile en polvo.