¿Tu perro lo muerde todo?

Qué hacer para que tu perro no destruya tu casa

Perro culpable
 sturti/Getty Images

Los perros muerden los artículos de la casa por muchos motivos: aburrimiento, hiperactividad, ansiedad, molestia de las encías en los cachorros o porque simplemente no saben lo que sí pueden morder. Al perro jamás se le debe castigar por morder algo. Si encuentras un artículo destruido e intentas cambiar este comportamiento con un castigo, tu perro no logrará asociar una cosa con la otra porque habrá transcurrido un intervalo de tiempo.

Cuando captas al perro in fraganti y lo castigas, solo le demuestras que no es nada divertido morder ese artículo frente a ti y lo hará cuando no estés presente. Abstente también de gritarle, regañarlo o decirle que no. Perderás tu tiempo y toda tu energía. Mejor aprende lo que debes hacer para que tu perro en verdad no muerda las cosas.

Casa a prueba de perros

Tener una casa a prueba de perros te ahorrará mucho estrés. No dejes artículos a su alcance. Limita su acceso a distintas partes de la casa si destruye cosas y no lo puedes vigilar. Cierra las puertas de las habitaciones y si tienes que poner una barrera de seguridad en el umbral de la cocina o de los cuartos, hazlo. Supervisa a tu perro.

Jaulas para perros

Las jaulas para perros son excelentes para modificar este mal comportamiento en los cachorros, pero las tienes que saber utilizar. Déjalo en una si necesitas salir o si estás en casa y no lo puedes supervisar, pero jamás la utilices para castigar al perro.

Limita el tiempo en la jaula a unas horas como máximo. Si chilla o ladra cuando esté en la jaula, no le hagas caso ni lo saques si está alterado. La jaula debe ser un espacio donde el perro esté cómodo y seguro, por lo tanto no lo pongas en una si está hambriento o no ha acudido al baño. No uses una jaula para modificar el comportamiento del perro adulto.

Entrenar a tu perro

Combate el aburrimiento y la hiperactividad de tu perro con actividades, entrenamiento y juegos dentro y fuera de la casa. Ejercítalo. Un perro cansado está más relajado y muerde menos. Un perro muy hiperactivo necesitará paseos largos y si es resistente, llévalo a correr. Esto ayudará tanto al cachorro como al perro adulto.

Juguetes para morder

Un perro adulto o un cachorro puede cambiar de comportamiento cuando algo no va de acuerdo con lo que está acostumbrado. Esto le puede causar ansiedad, miedo y cierto sentido de desubicación. Por ejemplo, un perro adulto habituado a vivir solo contigo se puede sentir desubicado si de repente tienes un invitado que se queda a dormir en tu hogar o si adoptas otro perro. Podría empezar a hacer cosas muy peculiares, como morder artículos que jamás haya tocado. Un juguete para morder, como el juguete relleno Kong, puede ayudar a tu perro a adaptarse al cambio. Si tu perro está echando dientes, rellena un juguete Kong y ponlo en el congelador. El frío ayudará a adormecer las encías de tu can. Los juguetes Kong también ayudan a tu perro con la ansiedad y es ideal sobre todo si vas a salir y tu perro se quedará solo.

Vinagre blanco

Puede que tu casa apeste a ensalada después y que tus cojines no se salven, pero cuando no sabes qué más hacer con tu perro, moja los muebles con vinagre blanco.

No mancha y no les hace daño a los perros. La asociación entre los artículos de la casa y el vinagre será suficiente para que tu perro desista.

Aprende a negociar

Negociar con el perro es un arte que todo dueño debe aprender. Cuando encuentres a tu perro mordiendo algo tuyo, tienes la opción de gritar, pero tu perro lo soltará del susto, no porque en verdad entienda lo que le estás diciendo. Mejor usa un imponente “Ah” o un sonido que capte su atención y enséñale lo que sí puede morder. Ten un juguete cerca de ti, acércaselo a la boca, dile “Suelta” y cuando suelte el artículo lo puedes felicitar y darle el juguete. Nunca le des algo tuyo o tu perro no diferenciará lo que es valioso y lo que no lo es.